Elecciones en el extranjero: Debate (generacional) Picchi-Biagini

Artículo publicado el 14 de Abril de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 14 de Abril de 2008
“Sí a las parejas de hecho, no al indulto”. “Flexiguridad contra la precariedad. Yo hago una campaña europea”. Dos jóvenes candidatos, del PDL (conservador de Berlusconi) y del PD (socialistas italianos), cara a cara en París.

El debate público puede ser arriesgado para los oradores, porque se exponen a las preguntas libres de los presentes. El riesgo aumenta si el tema principal es la falta de empleo y de oportunidades para los jóvenes en Italia. Si además se organiza en el extranjero y los oyentes son, en su mayoría, jóvenes que no han encontrado un trabajo decente en Italia, el resultado es una discusión al rojo vivo, pero interesante. A la italiana.

Cafebabel.com organizó un debate público con ocasión de las próximas elecciones italianas. El espíritu del periodismo ha impuesto la elección de los candidatos y el perfil de la discusión: «Jóvenes inmigrantes en el extranjero: ¿inmigrantes o eurogeneración?». Los invitados, dos jóvenes candidatos a la Cámara en la circunscripción europea: Guglielmo Picchi, 35 años, ex Erasmus, del Partido de las Libertades de Berlusconi; y Beatrice Biagini, 33 años, del socialista Partido Democrático.

¿Emigración o movilidad?

Biagini ve una clara diferencia entre movilidad y emigración, sobre todo entre movilidad dentro de la UE y en los países de fuera de la Unión: “Europa cuenta con acuerdos bilaterales entre países gracias a los que se resuelven muchos problemas. Hay que estar en Europa sin desconfiar de la integración europea”. La movilidad dentro de la UE no debería ni siquiera considerarse inmigración.

Picchi piensa que, si bien la calidad de la inmigración ha cambiado, el motivo por el que se deja el país sigue siendo el mismo: “Yo fui a Inglaterra porque no tenía trabajo. Intenté hacer un doctorado en Italia, pero al no estar en la universidad con el profesor adecuado me quedé atascado”.

«¿Por qué en casa no existen las oportunidades que encontramos en el extranjero?»

Los problemas de Italia para Guglielmo Picchi: Gerontocracia, ausencia de meritocracia y un peso excesivo de los sindicatos: “El sindicato especula con el trabajador y no ayuda a la competitividad de las empresas. Tenemos la red de sindicatos más anti-meritocrática y parasitaria de Europa. En Alemania, en el periodo de crisis de Wolkswagen, los sindicatos redujeron sus sueldos y horarios de trabajo para evitar despidos. Si no lo solucionamos –como hizo Margaret Thatcher– no habrá ley ni Gobierno que pueda solucionar los problemas de los italianos”.

La insatisfacción de los presentes por la situación política italiana es palpable: desde el trabajador italiano en Francia desde hace veinte años hasta el estudiante Erasmus. Les une una pregunta: “¿Por qué en casa no existen las oportunidades que encontramos en el extranjero?”. ¿Y la precariedad?¿Y la crisis económica?

Biagini es sincera: “Decir que la precariedad desaparecerá es una tontería. Lo que hay que hacer es ofrecer ayudas y derechos e invertir en investigación”.

Picchi tiene dos propuestas: eliminar los impuestos de las pagas extraordinarias para aumentar los ingresos disponibles. Importantísimo, completar la Ley Biagi en lo que se refiere a las amortizaciones sociales, incluyendo el subsidio por desempleo que existe en todo Europa excepto en Italia.

Alitalia mía, no te conozco

Durante estos días se juegaba la batalla de las negociaciones entre Alitalia y Air France-Klm, y aquí en París no se podía obviar.

“La culpa del fracaso es de los sindicatos que se sentaron a la mesa con los franceses. Han impuesto condiciones inaceptables. La empresa se ha ido a pique y nos encontramos en unas condiciones dramáticas. Solo en Italia los sindicatos pueden hacer saltar una negociación tan importante como ésta. Además, nos imponen una reforma de las pensiones que costará diez mil millones de euros al año. Somos el único país de los considerados ricos en los que la jubilación puede llegar a los 58 ó 59 años, cuando en Alemania se jubilan a los 67. El sindicato es un obstáculo para el desarrollo del país y para todos los jóvenes que quieren desarrollar una carrera”, dice Guglielmo Picchi.

Biagini responde: “El problema de Alitalia ha nacido con Malpensa, porque el Varesotto estaba perdiendo actividades económicas. Se realizaban vuelos entre Linate y Malpensa y entre Fiumicino y Malpensa para llevar a los trabajadores de Alitalia, y luego se quejaban de que no había suficientes pasajeros. Las sociedades que tienen un administrador o un consejo de administración que funciona terminan cerrando. No se entiende por qué las públicas deben seguir en funcionamiento”.

¿Parlamento limpio?

Los jóvenes del público tienen curiosidad. Un joven con marcado acento siciliano no duda en exponer una curiosidad: “¿Y los condenados con sentencias firmes presentes en las listas? ¿Estáis contentos de tenerlos?”

Biagini: “Si el Partido Democrático ha presentado a esas personas lo ha hecho porque cree que son representativas de lo que sucede en Italia. De todas formas, son unos pocos”. El público, más que quedarse atónito, explota en una carcajada. En las listas del PDL aún aparece el nombre de Marcello Dell’Utri.

Picchi responde: “Estoy en contra de la candidatura de Marcello Dell'Utri. Quien tiene una sentencia firme en contra no debería entrar en la sala parlamentaria. Me hago responsable de mis opiniones, pero cuando la Unión podía haber echado a los sentenciados no lo hizo. Sobre los demás, yo no he votado el indulto”.

Una joven se levanta y pregunta: “¿Cómo ha considerado su partido (Forza Italia) su candidatura?”. “Me ha presentado como la número ocho por la circunscripción extranjero a pesar de haber sido representante en la primera legislatura”.

¿Y respecto a la igualdad? Italia no reconoce las parejas de hecho aunque son una prioridad en Europa. Picchi, a pesar de pertenecer a una coalición que defiende la familia heterosexual basada en el matrimonio, está a favor de los derechos de las parejas no casadas, también del mismo sexo, pero no de la adopción. Claro está, son consideraciones a título personal.

Biagini está a favor de la adopción por parte de parejas homosexuales y de la reproducción asistida en el matrimonio homosexual. El PD se muestra menos claro en estos temas.

Foto: en portada (foto cuorhome/flick), foto del texto: Los participantes del debate, Beatrice Biagini y Guglielmo Picchi, de Giovanni de Paola; foto del público de Jean Sébastien Lefebvre