Elecciones en Turquía: una cara vieja y nuevos retos

Artículo publicado el 26 de Agosto de 2014
Artículo publicado el 26 de Agosto de 2014

Mientras Erdogan es reelegido, los jóvenes turcos reflexionan sobre el futuro de su país y su relación con la Unión Europea.

Recep Tayyip Erdoğan ha ganado las primeras elecciones presidenciales de la nueva era republicana turca. Una vez más, ha demostrado ser una figura política competente y carismática, muy apreciada por su firmeza para guiar el país. Siendo uno de los políticos más influyentes desde Mustafa "Atatürk" Kemal ("Padre de los Turcos") y el primer ministro del país durante doce años seguidos, Erdoğan ha hecho posible que Turquía se haya desarrollado desde el punto de vista económico, llevándola a ser la decimoséptima economía en el mundo y, por lo tanto, que forme parte del G20 por primera vez.

Como las leyes de su partido, el Partido de la Justicia y el Desarrollo, no le permiten presentarse por cuarta vez a primer ministro, ha decidido optar a la presidencia. Erdoğan, que ya ha ganado el apoyo político de aproximadamente el 52% de los votantes en la primera ronda de las elecciones celebradas el 10 de agosto, tiene la intención de guiar el país hacia un sistema más presidencial en el que el presidente se convertirá en la posición más influyente, reemplazando al primer ministro.

Bodgan Pavel, periodista de Cafébabel, entrevistó a dos jóvenes turcos antes de las elecciones. Tanto Efehan como Ismail están socialmente comprometidos con la organización YASOM (Infomal Education Youth Centre) en Estambul. En esta entrevista, les pregunta sobre los retos más importantes a los que se deberá enfrentar Turquía en el futuro.

Cafébabel (CB): ¿Creéis que los jóvenes sienten de alguna manera que no tienen ningún poder después de las protestas que realizaron en Turquía en 2013 y 2014?

Efehan (E): Turquía tiene una de las poblaciones más jóvenes del mundo y los jóvenes aquí son muy diversos. Hay un grupo que está satisfecho con el camino que está tomando el país y con las mejoras que ha habido recientemente en la calidad de vida y que piensa que Turquía está en auge. Por otra parte, hay otro grupo que no está satisfecho, especialmente por el crecimiento del autoritarismo. Pero, para mí, es difícil decir que no tienen esperanza. Lo podemos ver en las protestas que se hicieron hace poco en el Parque Gezi u otras iniciativas civiles, como "Vote and Beyond", que apareció durante las elecciones de marzo de 2014, que recluta y entrena a voluntarios para que sean observadores electorales de manera imparcial y que ha tenido el apoyo de 30.000 voluntarios en Estambul.

Ismail (I): De hecho, las protestas han conseguido dar esperanza a los jóvenes que se sentían oprimidos por culpa del gobierno; la mayoría elige apoyar al gobierno por ignorancia y falta de educación o por fines económicos.

CB: Según el Eurobarómetro más reciente (julio de 2014), el desempleo, en concreto EL de los jóvenes menores de 25 años, es la segunda preocupación principal de los ciudadanos de la Unión Europea. ¿Cuál es la situación en Turquía?

E: El desempleo de los jóvenes es un problema en Turquía (con una tasa del 17% en 2013, según el Euroestat) pero no es tan grave como en otros países del sur de Europa. Claramente, el empleo y las perspectivas de futuro resultan inquietantes para muchos jóvenes, pero el crecimiento económico que Turquía ha estado experimentando durante los últimos años ha hecho que hasta ahora la tasa de desempleo sea relativamente baja.

I: La gente está desesperada y no se preocupa por la educación; al contrario, la mayoría está intentando trabajar para el Gobierno (como funcionarios de bajo rango, etc.) porque creen que es la garantía de obtener un salario para toda la vida. En el sector privado, las condiciones de trabajo son muy malas y los sueldos son tan bajos que muchos jóvenes piensan que no van a poder tener una profesión decente en ese sector. 

BP: ¿Qué pensáis acerca de las relaciones internacionales de Turquía en la actualidad? ¿Creéis que querrá ser miembro de la UE o por el contrario se va decantando por Asia?

E: El hecho de que Davutoglu (Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía) no tuviese problemas con la política de vecindad al principio supuso un ejercicio de gran ambición, pero ahora mismo se ha estancado por los desafíos de seguridad en su vecindad más grande, de Ucrania hasta Irak. Desde mediados de junio, ISIS ha secuestrado a 49 diplomáticos y ciudadanos turcos en Mosul, y este es el problema más importante que hay que resolver. Veo a Turquía como miembro de la Unión Europea a largo plazo. En mi opinión, ambas partes no están preparadas para tratar la otra como miembro.

I: Ese es el mayor dilema. Nuestra economía está a punto de colapsarse y nuestra gente se niega a mejorar. Por una parte quieren convertirse en miembro de la UE y por otra no. Así que, a no ser que haya un gran cambio en Turquía, es probable que la situación continúe como está durante 20 o 30 años más.

El gran reto de Turquía para el futuro puede que sea el poder dominar de manera armoniosa su propia ambición. Aunque el país ha mejorado de manera efectiva su situación económica, su sistema de gobierno democrático todavía debe reforzarse.  Este cambio es sumamente necesario si el país quiere convertirse en miembro de la Unión Europea y le dará una imagen más receptiva y empática de cara a sus ciudadanos.