Charlie Hebdo: una breve historia

Artículo publicado el 9 de Enero de 2015
Artículo publicado el 9 de Enero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

CaféBabel te ofrece una breve historia de Charlie Hebdo, la revista semanal francesa que fue víctima de un atentado en París el pasado miércoles 7 de enero.

La historia de la colaboración entre los editores, ilustradores y redactores de Charlie Hebdo salvajemente asesinados en París el 7 de enero por la mañanan se remonta a los años sesenta, cuando los ilustradores Cabu y Georges Wolinski se unieron a la recién creada revista mensual Hara-Kiri. En 1969 la revista comenzó a publicarse de forma semanal. Pero Hara-Kiri Hebdo pronto se vio censurada por el gobierno francés tras ridiculizar la muerte de Charles de Gaulle con el titular «Baile trágico en Colombey: un muerto».

La Charlie Hebdo semanal no tardo en aparecer y dejó de publicarse en diciembre de 1981, pero en 1992 «resucitó». El Frente Nacional y la extrema derecha se encontraban a menudo en el punto de mira de la revista, a quien el Frente Nacional llevó varias veces a juicio por difamación.

En 2006 la revista se convirtió de nuevo en el centro de todas las miradas con la publicación de las ya censuradas caricaturas de Mahoma, que habían aparecido originariamente en Dinamarca.

La irreverente Charlie Hebdo se caracteriza por los mordaces dibujos que aparecen en portada cada semana. Estos se han burlado por igual de la Iglesia católica, el Islam, el Zionismo y el Frente Nacional. Una portada con el titular de «El Papa dimite», mostraba al Papa Benedicto fundido en un abrazo aparentemente homosexual con un guardia suizo loco de amor diciendo: «¡Por fin libre!». A esta le siguieron otras dos publicaciones llamadas «Shoah Hebdo» y «Sharia Hebdo». En esta última aparecía un dibujo de un religioso islámico advirtiendo: «100 latigazos si no te mueres de risa». Asimismo, muchas de sus portadas representan al presidente de Francia en posiciones un tanto humillantes.

En 2011 las oficinas de la revista fueron bombardeadas y por ello los editores se desplazaron a una ubicación más discreta. Pero a pesar de que sus atacantes  confundieron la entrada del periódico en enero de 2015, la nueva dirección y la presencia de un guardaespaldas del director editorial Charb no fueron suficientes para salvar a los empleados del atentado terrorista.