Emel Mathlouthi, la rebelde de Jazmín

Artículo publicado el 27 de Febrero de 2012
Artículo publicado el 27 de Febrero de 2012
A sus 30 años, Emel Mathlouthi destila su rabia a través de la música desde hace 10 largos años entre Francia y su tierra natal, Túnez. La cantante acaba de sacar su último disco y ya se prepara para viajar por Francia en una gira que durará, como mínimo, un año. La música y la militancia se entremezclan en Emel, por eso entrevistamos a este emblema de la Revolución del Jazmín.

“Somos gente libre que no tiene miedo. Somos secretos que nunca mueren. Somos la voz de aquellos que resisten”. Este canción, titulada Kelmti Horra (Mi voz es libre) fue cantada por primera vez en el escenario del Baile Africano organizado en la plaza parisina de la Bastilla en 2007 y después se convirtió en el himno de la revolución tunecina. En aquel entonces, la televisión y la radio emitían esta dulce melodía una y otra vez convirtiéndola en la banda sonora de la gente que provocaría la caída de Ben Ali. La voz detrás del micro era la de Emel Mathlouthi.

cafebabel.com: Empezaste a cantar Kelmti Horra en 2007, cuando nada parecía predecir la salida del poder de Ben Ali. ¿De dónde vino la letra de esta canción?

Emel Mathlouthi: Un amigo me la escribió en 2007. Se trata de un regalo precioso que no solo dedico a Túnez, sino a todos los países oprimidos. Creé una melodía optimista para compensar el fondo de esta canción, que me representa a la perfección. El estado de mi país siempre me ha deprimido, echaba tanto de menos la libertad cuando era más joven que nunca he podido quedarme sin hacer nada. Cantar era la única forma de expresarme con libertad.

cafebabel.com: ¿No fue duro seguir tu vocación artística bajo el régimen de Ben Ali?

Emel Mathlouthi: Claro que sí. Me di cuenta muy pronto de que me faltaba espacio para crear. Nunca me han prohibido cantar, pero actuaban de una forma más sutil. Te encontrabas con la imposibilidad material de hacerlo si no formabas parte de la pequeña lista de músicos aprobados por el poder. Ninguna sala quería programar mis conciertos, nadie quería contratarme, ni siquiera tenía quien me organizase las giras.

cafebabel.com: ¿Crees que eres un emblema de la revolución?

Emel Mathlouthi: Un poco. Estaba allí, en plena gira con mis músicos, cuando empezó todo. Mi perfil de Facebook, que seguían 30.000 personas, fue eliminada. En ese momento, un periodista me llamó para decirme que se habían eliminado mis canciones de su emisora de radio. Me dije que esta vez iba en serio, Túnez iba a cambiar de verdad. Decidí apoyar el movimiento y dedicar a la revolución mi concierto en Sfax (segunda ciudad y pulmón económico de Túnez). Solo hacía una semana que Mohamed Bouazizi se había inmolado.

Febrero 2012

cafebabel.com: ¿No tuviste miedo?

Emel Mathlouthi: La gente todavía dudaba; sin embargo, yo estaba tranquila. Trabajo por la libertad en todas mis letras, milito para que mi pueblo sea libre por fin. Todo lo que estaba pasando no estaba pensado. Fue una cuestión de supervivencia porque siempre he sido una revolucionaria, casi melancólica. Estaba asqueada de lo que veía en la televisión, ya que nos hacía creer que vivíamos en un buen país. Me daba ganas de vomitar, la realidad era que nos aterrorizaba la idea de cruzarnos con la policía en la calle. Era indignante.

cafebabel.com: Entonces, ¿por qué volviste a Francia después de ese concierto en Sfax?

Emel Mathlouthi: Tenía que volver a Francia para continuar trabajando en mi proyecto, el disco que sale en este momento y que es el disco de mi vida. Adopté un nuevo espíritu, con una música más trip hop. Estaba narrando toda la historia de Túnez a través de mis letras, trabajando a contrarreloj porque estaba decidida a acabarlo a tiempo para apoyar a los manifestantes.

cafebabel.com: ¿Cómo viviste todos los momentos de la revolución desde Francia?

Emel Mathlouthi: Sorprendida…me quedé muy sorprendida con los políticos. Frédéric Mitterrand, Michèle Alliot-Marie… todos. Una vez que pasó la revolución, todos perdieron interés por este tema. He intentado por todos los medios hacer uso de mi escasa fama para que se hable de las masacres, ya que los medios de comunicación franceses son una forma importante de presión contra el poder. Junto al colectivo Action Tunisienne, organicé un concierto en el conocido teatro Elysée-Montmartre. Sin embargo, muy pocos artistas franceses se han movilizado por esta causa. Finalmente, cuando pasó lo de Fukushima, comprendí que era lo que más les importaba.

cafebabel.com: Con respecto a eso, ¿crees que los artistas deben comprometerse?

Emel Mathlouthi: En el arte no existe un punto medio. El equilibrio es para los mediocres, no para los artistas. Mi música me permite ayudar a los otros a mi manera, penetrar en los seres humanos. Por eso pienso que mi mensaje es universal y no se dirige a mi país específicamente. Los derechos humanos se menosprecian en todas partes. A mis 30 años sigo siendo tan revolucionaria como antes.

cafebabel.com: ¿Qué piensas de la elección de Ennahda, el partido islamista, en Túnez?

Emel Mathlouthi: No sorprendió a nadie. Siempre aparece un movimiento de este tipo cuando hay una crisis social. Ahora lo importante es ver si son capaces de salvarnos del retraso económico. Creo que los integrantes de Ennahda saben que la religión nunca ha alimentado al pueblo. Además, Túnez siempre ha sido un país muy abierto aunque no figure como un país laico sobre el papel.

cafebabel.com: La salida de tu nuevo disco, una gira que comienza muy pronto y la atención que te han proporcionado los medios, ¿son una forma de revancha para ti?

Emel Mathlouthi: El escenario es una revancha, porque anteriormente me había costado mucho trabajo. El hecho de que cante sobre todo en tunecino y de que sea una mujer no siempre pone las cosas fáciles para tratar con los músicos. A pesar de ello estoy muy orgullosa de seguir adelante con este proyecto. A veces tengo la impresión de que un diablillo interior me anima a continuar.

Lee también la crónica sobre el concierto en París de Emel Mathlouthi en La Parisienne de cafebabel.com

Fotos : portada y Emel pintando © AlbimAzza Béji & Gaith Arfaoui , Texto : concierto © Tao Zemzemi, portada álbum © cortesía de la página de fans de Facebook de Emel Mathlouthi   ; Vídeo : linguisticmed/YouTube