Empaquetados que rompen moldes: Los supermercados que evitan el plástico

Artículo publicado el 5 de Octubre de 2015
Artículo publicado el 5 de Octubre de 2015

Desde Heidelberg hasta Berlín y Colonia, pequeñas tiendas y supermercados que evitan el uso del plástico están apareciendo por toda Alemania en una tendencia creciente. ¿Qué piensan los jóvenes alemanes sobre hacer todas sus compras en estas tiendas? ¿Son realmente ecológicos estos supermercados? Maria Wokurka de Cafébabel fue a averiguarlo.

Sabrina se maravilla mientras entra en el supermercado Original Unverpackt en el barrio Kreuzberg de Berlín. Ella ha vivido en el centro de la ciudad en un apartamento compartido durante casi tres años, estudiando un Máster en Sociología y ganándose la vida con trabajos como camarera. Para Sabrina, Original Unverpackt no está a la vuelta de la esquina, pero dice que vale la pena hacer el viaje hasta sus puertas: "Me gusta mucho la atmósfera en el supermercado. Es más bien pequeño y acogedor".

Vidrio para el vino, envases de papel para condones veganos

Según Sabrina, uno puede comprar muchas cosas pero definitivamente no todo. Original Unverpackt es principalmente una tienda vegana: sin carne, sin lácteos y sin dulces. Productos como trigo, cereales, pasta, té, cuscús y especias pueden ser embotellados. Dos barriles de vino invitan a los clientes a embotellar su vino también. Más de la mitad de los productos se embalan, sobre todo con vidrio. Algunos productos se embalan en papel – como los condones veganos. "La mayoría de los productos que vi están eco-certificados o tienen la etiqueta orgánica. Además tienen productos regionales, tales como miel de Neukölln. Creo que es genial tener menos desechos cuando se trata de plástico. Pero realmente echo de menos cosas como el queso y el yogur”. 

Steve Horn es un periodista de investigación sobre energía, clima y medio ambiente en Estados Unidos y un investigador en el proyecto ganador del Premio DeSmogBlog, que investiga y expone campañas que atacan a la ciencia del cambio climático. Según Horn, supermercados como Original Unverpackt son una tendencia lenta pero creciente en ciertos nichos del mercado en los países desarrollados. "En Estados Unidos, por supuesto, somos los más grandes emisores de carbono en el planeta y los principales usuarios de plásticos y otros productos petroquímicos. Alemania es algo así como un pionero, pero no un llanero solitario. Por ejemplo, hay una tienda como esta en Austin, Texas, y otras en otros países desarrollados a nivel mundial".

Un nicho principalmente en los países desarrollados

Tiendas como Original Unverpackt, por ejemplo, pueden encontrarse en Austria, Italia y España. Mientras que todos esos supermercados puede que tengan diferentes políticas e implementaciones sobre lo que realmente significa generar menos residuos, aún comparten la misma visión: La reducción del uso de plástico y de los residuos de alimentos. Ésto puede ocurrir automáticamente si más personas hacen sus compras en supermercados como estos.

Como las porciones de los productos son pequeñas y muchos productos pueden ser embotellados, los consumidores podrían desarrollar una tendencia a comprar menos, que—ojalá— puede resultar en menos desperdicios. Para ser justos, aparte de frutas y verduras frescas, la mayoría de los productos que se pueden comprar en Original Unverpackt tienen una larga fecha de caducidad de todos modos (pasta, frutos secos, cereales, etc).

Mouna, de 24 años, vive a la vuelta de la esquina. Comparte un apartamento en Berlín-Kreuzberg junto con otras dos personas. Ella se mudó a Berlín hace ocho meses y comenzó a estudiar su maestría. Durante la semana, también trabaja en restaurantes y bares. Piensa que la idea y la intención de este tipo de supermercados es grandiosa, pero ella está —a pesar de vivir cerca de Original Unverpackt— más bien indecisa. "Los productos lácteos son algo que personalmente extraño. Así como el pan". Mouna es vegetariana, pero dice que, a pesar de que la tienda sea vegana, para algunos productos uno tiene que ir a otro supermercado de todos modos: "No vi ningún Tofu o Seitán. Tal vez es porque los productos sólo pueden venderse en envases de plástico".

Por otro lado, es difícil de creer que tantos supermercados vendan yogur y leche en botellas de vidrio. Además, Mouna se pregunta cómo llegan los productos al supermercado antes de que los clientes los compren. Le preguntamos hace unas cuatro semanas a Original Unverpackt sobre los productos lácteos y cómo sus productos llegan a la tienda, pero hasta el momento no han comentado nada.

Un indicio de un futuro alternativo

A pesar de que aún hay algunas preguntas sin respuesta, Horn está convencido de que estos supermercados tienen mucho sentido y de que pueden funcionar: "Esta es la manera en la que la mayoría del mundo obtiene su comida. De los mercados sin plástico ni cajas. Esos materiales sólo sirven para que las industrias de aceite, gas y madera generen miles de millones de dólares en ganancias anualmente. Es como todos deberíamos estar consumiendo nuestros alimentos. De pequeños agricultores". Por desgracia, el statu quo de los patrones de consumo y producción seguirá siendo el mismo. Para cambiar esto, el mundo necesita cambiar la lógica completa del sistema económico. Aún así, Horn cree que las tiendas nicho proporcionan un buen ejemplo de cómo podría verse un futuro alternativo. "Sin embargo, no me atrevo a decir que es revolucionario, porque es muy probable que la comida vendida en estas tiendas todavía provenga de mano de obra barata y de granjas del Sur Global".

Hablando en términos de medio ambiente, supermercados como Original Unverpackt están dando un paso en la dirección correcta. La mitad de los productos se envasan en vidrio. Y el vidrio es 100% natural, compuesto de arena, sosa y piedra caliza: cuando una botella de vidrio llega al final de su vida, es 100% reciclable. Lo que queda después de que se funde el vidrio se utiliza para producir vidrio. Fuera de este ciclo, el vidrio no absorbe materiales perjudiciales para el medio ambiente.

¿Es una cuestión de dinero?

Para que este concepto de supermercado sea exitoso, tanto los consumidores como los proveedores deben estar a bordo. Los consumidores necesitan convencerse a dedicar más tiempo y a invertir más esfuerzos. Por otro lado, los proveedores probablemente deban encontrar una solución cuando se trata de ciertos productos que los clientes podrían comprar en otro lugar. Mouna es honesta: "No estoy segura de si me gustaría ir a dos o tres supermercados distintos para conseguir todo lo que necesito". Sabrina compraría determinados productos si el supermercado estuviera más cerca de su apartamento: "Es genial cuando se trata de té y especias, me gusta comprar sólo la cantidad que necesito".

Mouna y Sabrina dicen que los precios son similares tanto en las tiendas orgánicas y supermercados como en Original. El dinero podría ser una razón para que algunas personas no vayan a esos supermercados. A muchos jóvenes les gustaría comprar sólo comestibles orgánicos y de comercio justo pero simplemente no pueden permitírselo.   Horn se mantiene firme acerca de lo que necesita ser cambiado. Los supermercados sin plástico son un comienzo, nada más. "La respuesta corta es que necesitamos un nuevo sistema económico impulsado por las necesidades sociales de las personas y no por las necesidades de crecimiento sin fin y la acumulación de capital". Entonces, ¿es Original Unverpackt sólo una gota en el océano? Sí y no. Depende de si el vaso está medio lleno o medio vacío (de quinoa, sin duda). Si nadie tiene la iniciativa para llevar a cabo ideas como Original, nada cambiará. Ya tenemos envases más ecológicos y condones veganos, pero todavía hay un largo camino por recorrer.

-

Maria Wokurka es una periodista freelance alemana centrada en política, conflictos, sociedad y cultura. Se graduó del programa de Erasmus Mundus Master Internacional en 'Periodismo, Medios y Globalización' y trabaja para la Agencia de Prensa Alemana. María ha trabajado para varias emisoras de difusión nacional en Alemania, como SPIEGEL TV y otras producciones hechas por ARD & ZDF. En agosto de 2014, ella fue uno de los 18 periodistas en todo el mundo en asistir al 'Seminario sobre Conflicto en los Medios de Comunicación' anual en Israel.