Empleo, gripe, medio ambiente... Suecia toma las riendas de la UE

Artículo publicado el 7 de Julio de 2009
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 7 de Julio de 2009
Conseguir una Europa más efectiva... es el leitmotiv de la recién estrenada presidencia sueca que va a situar en la urgencia económica y medioambiental su máximo empeño. Una UE fuerte -dice- podría afrontar mejor los retos presentes y futuros. Y si algo no le va a faltar al ejecutivo de Fredrik Reinfeldt son precisamente retos. Emerger de la crisis es el más urgente.
Al toque de atención dado a los bancos y a los "paraísos fiscales" durante la presidencia checa han de seguir medidas que contrarresten el impacto negativo de la crisis en los déficits públicos y sobre todo en el empleo. Los suecos prevén nuevos aumentos del paro en otoño y trasladan su preocupación a su programa. Quizá por eso el primer encuentro ministerial informal que se celebra en Jönköping entre los días 6 y 9 de julio centrará parte de sus debates en la necesidad de evitar la exclusión social de los desempleados. A la urgencia económica se suma la urgencia sanitaria y una hasta hace poco desconocida gripe A se cuela también en las discusiones de esta semana en Jönköping. La rápida extensión de la pandemia que en la UE ha afectado ya a más de diez mil personas provocando hasta el momento cuatro defunciones obliga a los socios comunitarios a revisar cuán preparados están para hacerle frente.

Economía y Sanidad al margen, la Presidencia sueca sitúa como prioritaria una de las "marcas de la casa", la lucha contra el cambio climático. La UE ha sido uno de los actores capitales a la hora de promover la reducción de las emisiones de CO2 a nivel global y pretende seguir siendolo con la vista puesta en la Cumbre del Clima de Copenhague de la que se espera que salga el próximo mes de diciembre el acuerdo que sustituya al Protocolo de Kyoto.

En lo institucional será bajo la Presidencia sueca cuando se forme el nuevo Parlamento Europeo (entre el 14 y el 16 de julio) y cuando acabe su mandato la actual Comisión. Esto último sucederá en octubre. Será precisamente en otoño cuando todas las miradas estén se dirijan a Irlanda y al sentido del voto de sus ciudadanos que se pronunciarán por segunda vez en referendum sobre el Tratado de Lisboa. De que gane el sí y la entrada en vigor del texto reciba finalmente "luz verde" depende que se simplifiquen los procesos decisorios y que la UE gane mayor personalidad y visibilidad. Muy en la linea de la efectividad que pretende la Presidencia sueca cuyo legado recibirá la española en el primer semestre de 2010.

Texto: Mónica M.