Empleo joven, el nuevo capítulo en la novela de ficción de la UE

Artículo publicado el 29 de Mayo de 2013
Artículo publicado el 29 de Mayo de 2013
El martes 28 de mayo se reunieron en París los grandes jefes políticos de toda la Unión Europea. Desde Hollande a Mario Monti, de Schäuble a Mariano Rajoy. La excusa era la presentación de un plan para favorecer el empleo joven, una de las lacras de esta crisis. Los líderes hablaron de un total de 6.
000 millones de euros para activar la economía y conseguir que los menores de 25 años tengan un empleo. Por el momento sólo hablaron, y no se espera que hagan más.

En la Europa de los 27 hay 5,96, millones de jóvenes menores de 25 años que no tienen trabajo, un millón más que la población de toda Irlanda, estos datos sólo cuentan con los que están registrados en las listas oficiales de desempleados de cada país, la cifra será más alta sin contásemos con los que no lo están. El número es alarmante y con la urgencia que da un fuego como este, los líderes europeos se reunieron este martes 28 de mayo en París para presentar sus salidas a esta crisis.

El presidente español, Mariano Rajoy, se preguntaba que por qué la UE es la única región del mundo en la que su economía no crece, al tiempo que François Hollande hablaba de la necesidad de adelantar el crédito a las pequeñas empresas para generar empleo lo más rápido posible. Palabras y más palabras.

De ahí que al presidente español le esperaran a la salida de una conferencia en París un grupo de jóvenes españoles para protestar, pasaportes y títulos universitarios en mano, por la situación de desempleo que según ellos han traído las políticas de la UE y que les han obligado a emigrar fuera de su país.

Importancia discreta

Horas antes Hollande se reunió con el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, para aprobar y presentar un plan para luchar contra el desempleo juvenil. Se hablaba de 6.000 millones de euros para frenar en seco ese "paro excepcionalmente elevado, una catástrofe generacional" en palabras del Presidente francés. Resulta difícil de creer que estos políticos estén demasiado preocupados por el paro juvenil cuando esos 6.000 millones sólo representan el 0,005% del PIB de la UE. ¿No sería mejor movilizar más activos para tan importante causa?

Además de lo dudoso del montante, si hubiera que repartir esos fondos europeos entre los casi 6 millones de jóvenes que están sin trabajo, cada uno recibiría 150,5€ al año. Cifra que realmente parece corta para poder, ya no sólo encontrar trabajo, sino, por ejemplo, apuntarse a cualquier curso de formación.

Neolengua, "1984"

De todos los países de la UE, uno de los más afectados por el desempleo juvenil es España, y por eso acudió a hacerse la foto el presidente español Mariano Rajoy. De las diez regiones con peores tasas de paro entre los menores de 25 años de toda la UE, 5 son españolas, Ceuta 70,6%, Canarias 62,6%, Andalucía 62,5%, Extremadura 61,6% y Melilla 60,4%. El presidente Rajoy, un experto en utlizar la neolengua como en el libro de Orwell, hablaba de "crecimiento económico en negativo" para referirse a la situación de la zona euro, mientras decía que las reformas llevabas a cabo en Europa y auspiciadas por la cancillera alemana, Angela Merkel, van en la buena dirección, aunque no sabemos si su buena dirección es la de conseguir que toda una generación no logre nunca independizarse y convertirse en ciudadanos de pleno derecho.

El pasado martes 28 de mayo muchos líderes políticos hablaron de otros tantos líderes, muchos nombres propios pero nadie le puso nombre a todos esos jóvenes, 5,96 millones en la UE, que no pueden trabajar.

Foto: Cortesía de ( Principal) España en París página oficial en Facebook y en texto @ManuTomillo