Scoop, la deliciosa ligereza de Woody Allen

Artículo publicado el 31 de Octubre de 2006
Artículo publicado el 31 de Octubre de 2006
Una juvenil Scarlett Johansson y el retrato mordaz de la aristocracia británica son lo mejor de la última producción del director de origen judío lejos de su querida Nueva York.

Londres. Alta sociedad. Scarlett Johansson. Estos eran los tres elementos clave de Match Point (2005) y vuelven a ser los que definen Scoop, la nueva película de Woody Allen. ¿Es esta película una repetición de la fórmula exitosa del año pasado? ¿Una constatación de la falta de ideas del genio de Manhattan desde el cambio de siglo? Por fortuna, ni una cosa ni la otra. Scoop es una película ágil y divertida. Una obra que sólo comparte con Match Point el entorno y la actriz protagonista.

La trama comienza con una aparición. La de un fantasma periodista de éxito que de camino al purgatorio recibirá su última exclusiva: la identidad del asesino que atemoriza a los londinenses. Testarudo hasta después de la muerte, el reportero se aparecerá a una inocente estudiante de periodismo (Scarlett Johansson) para revelarle el secreto…

Ésta no es la primera película de Allen en la cual se incluyen elementos fantásticos en la narración. Con anterioridad, el cineasta ya había utilizado personajes irreales para dar más juego a las ya de por sí complicadas relaciones humanas que retrata. Recordemos obras como La rosa púrpura del Cairo (1985), en que un personaje cobraba vida y salía de la pantalla del cine, o La última noche de Boris Grushenko (1975), película en que la figura de la muerte, equipada con una daga, perseguía a los protagonistas.

Humor Inteligente

Aunque, para ser sinceros, si tuviéramos que encontrar una película con la que emparentar Scoop, ésta sería Misterioso asesinato en Manhattan (1993), una obra brillante donde no hay lugar para la fantasía. Scoop comparte con aquella película el ritmo rápido y el tono de comedia ligera. Además, incluye la aparición del propio Allen como actor que, por enésima vez, hace su clásico papel de escéptico, parlanchín y paranoico.

La diferencia principal la encontramos en la calidad de las dos películas. Si Misterioso asesinato en Manhattan es una clásica comedia moderna con diálogos brillantes y un final memorable, Scoop no es más que una agradable película menor para reír durante noventa minutos. Esto decepcionará a los que esperen de Allen una obra a la altura de Match Point, pero hará recuperar la sonrisa de aquellos que hayan disfrutado con comedias ligeras y de suspense como La maldición del escorpión de Jade (2001) o Todo lo demás (2003).

Aristocracia inglesa

Uno de los grandes alicientes para los seguidores europeos del cineasta judío es que la trama tiene lugar en Inglaterra. Aunque parezca mentira, Allen apenas había rodado fuera de su barrio. Desde Match Point, el neoyorquino parece tener ganas de recorrer toda Europa. El judío estadounidense está montando en la actualidad otra comedia que rodó en Londres el verano pasado con Collin Farrell y Ewan McGregor. Pero la vena europea del neoyorquino no se limita a la capital británica: Allen anunció que el año que viene rodará otra película, esta vez en Barcelona, y que ya había tomado contacto con Penélope Cruz para protagonizarla.

Con Scoop vuelve a Londres, pero también lleva la cámara hasta los fantásticos chalés de los ricos británicos, donde rueda escenas exteriores en plena naturaleza, casi inéditas en su filmografía. La vena europea del neoyorquino no se acaba aquí: los próximos platós de Allen serán un barrio obrero de Londres y Barcelona.

Sin embargo, los aristócratas ingleses no son para Allen muy diferentes de los norteamericanos: unos y otros sólo se diferencian en el carácter, el acento y las aficiones. Sabemos que Allen tiene simpatía por Europa, pero muchos de los personajes que viven en Scoop y Match Point siguen siendo igual de hipócritas y cínicos que los americanos de sus producciones anteriores. Y es que, a estas alturas, es difícil que Allen cambie su visión desencantada de los seres humanos; aunque la protagonista sea una inocente y despistada Scarlett Johansson, un papel inédito para esta fructífera actriz.

Scoop se estrenó oficialmente en el Festival de Cine de Sitges. Se podrá ver en las pantallas de España a finales de octubre, en Francia, el 1 de noviembre y en Alemania, el 16 de noviembre.

Título: Scoop (2006)

Director: Woody Allen

Casting: Hugh Jackman (Peter Lyman), Scarlett Johansson (Sondra Pransky)

Género: Comedia

Duración: 96 min

País: Reino Unido / EE UU