"Twelve Points": Eurovisión, festival kitsch

Artículo publicado el 11 de Mayo de 2017
Artículo publicado el 11 de Mayo de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Todos los años desde 1956, Europa se enfrenta en una guerra del kitsch que cada año supera más los límites del buen gusto. Entre folclore, futurismo carca y "pero ¿qué co*?" (WTF): repaso de varias actuaciones que han marcado el festival de Eurovisión. 

"Epic sax guy": Moldavia, 2010

En 2010, dejó huella el saxofonista de Moldavia, que inundaría la web en forma de meme. Violín futurista de neón, corte de pelo directamente sacado de los 90, ritmo electro-cutre y trajes plateados: una actuación que recoge ella solita todo el kitsch del concurso. ¿Tienes un amigo que nunca ha visto Eurovisión? Enséñasela: lo resume todo. 

Psicodelia y bola de espejos: Ucrania, 2007

En 2007, Verka Serduchka, personaje travesti, representó a Ucrania, aportando una dosis de absurdo típica del concurso. En Ucrania, algunos criticaron la elección del artista, pero Verka quedó segunda en la clasificación final: una patada en el culo a sus detractores.

 Monstruoso: Finlandia, 2006

Un año antes, Finlandia había decidido promover el heavy metal patrio, eligiendo a Lordi para representarla con Hard Rock Hallelujah. Buena idea: con sus disfraces mezcla de orco, zombi y muñeca siniestra ganaron el concurso. 

 

Un Drácula castrati: Rumanía, 2013

¿Os preguntabais si era posible mezclar canto lírico, dubstep, un vampiro y bailarines en slips? Sí. Rumanía lo hizo en 2013. No está tan claro si fue una buena idea, teniendo en cuenta que el país quedó vigesimocuarto (de 26).

Babushki discotequeras: Rusia, 2012

En 2012, echó mano del terruño con seis abuelas horneando pan con trajes típicos. Un homenaje a las tradiciones rusas que obtuvo el segundo puesto y el récord de las concursantes de más edad de toda la historia de Eurovisión.

Vintage kitsch: Austria, 1977

Ya en 1977, el «pero ¿qué co*?» (WTF) era una tendencia estable de Eurovisión. La prueba: los representantes de Austria, con sus trajes de doble cara, agitándose como marionetas y su "poética" letra: «boom boom, boomerang [...] kangaroo, boogaloo, boogaloo, digeridoo.»

Barba y vestido de corte sirena: Austria, 2014

¿Cómo hablar de Eurovisión sin mencionar a Conchita Wurst? El personaje de la mujer barbuda, auténtico fenómeno de la edición de 2014, causó un escándalo en Rusia, que amenazó con no retransmitir la ceremonia. Ganó en concurso y se convirtió en icono gay del derecho a la diferencia. 

 

De propina: "Love, love, peace, peace" o la canción definitiva de Eurovisión

Ironía. En 2016, los presentadores de la velada anunciaron que habían descubierto la receta para ganar Eurovisión, condensando las actuaciones más memorables del concurso. Si eres capaz de reconocer todas las referencias, eres un experto en Eurovisión.