En 2010, Europa lucha contra la pobreza y la exclusión social

Artículo publicado el 19 de Abril de 2010
Artículo publicado el 19 de Abril de 2010
En el lanzamiento de la Estrategia de Lisboa, en marzo de 2000, los jefes de Gobierno de los países de la UE declararon su voluntad de dar “el empuje decisivo para la eliminación de la pobreza”. Diez años más tarde, con la peor crisis económica desde 1929 como telón de fondo, se celebra el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. ¡Ya era hora!

En Europa, la pobreza no es exclusiva de los países menos industrializados. Bueno, algunos salen de ella mejor que otros: el índice de pobreza de las regiones escandinavas, Países Bajos y Austria oscila entre el 11 y 12%. Por contra, los ‘pobres’ representan en Rumania y en Bulgaria, respectivamente, el 23 y 21% de la población. Pero hasta en el seno de las locomotoras económicas de la UE, las situaciones son diversas: ¡el 13% de la población es pobre en Francia, el 15% en Alemania y hasta el 19% en el Reino Unido!

Pobreza del Este, pobreza del Oeste

En los países más desfavorecidos, los pobres sufren menos la exclusión. El sociólogo Serge Paugam habla de "pobreza integral"

Las realidades que rodean al término ‘pobreza’ varían de un país a otro. Para evaluarlo, la Unión Europea se basa en la siguiente definición: es pobre quien recibe menos del 60% de la renta media nacional. 79 millones de personas, es decir, el 16% de los europeos, lo sufre. Según las estadísticas, recuerda el Observatorio de las Desigualdades, el umbral de pobreza fijado está en 967 euros en Inglaterra y ¡cae a 159 euros en Rumania! Conclusión absurda del organismo independiente de información y análisis sobre las desigualdades: "Los pobres de los antiguos países del este son mucho más pobres que los del oeste..." Por ello, hablar de pobreza en Europa está sujeto a debate.

Las tres pobrezas

Una vez se ha hablado de la pobreza económica, queda hablar del hambre. El sociólogo francés Sergio Paugam completa esta definición: la pobreza ha creado una situación de dependencia y su realidad depende de cada estructura social. El especialista distingue entre la "pobreza integrada", que azota más bien a los países pobres; la "pobreza marginal", donde los pobres son poco numerosos, y la "pobreza descalificativa", la más dramática y que toca cada vez a más países ‘ricos’ cuya economía está en crisis. La pobreza, que afecta a 84 millones de europeos, es pues un fenómeno dispar. Y en la UE, el trabajo no protege forzosamente de la exclusión: el 8% de los obreros están afectados, de alguna u otra forma, por la pobreza. Los niños no se salvan: 20 millones corren peligro de ser alcanzados por la pobreza después de las transferencias sociales, antes eran 30 millones. Para este año 2010, la UE se dirige pues a los grupos particularmente "vulnerables", como los menores, los sin techo, los ancianos, los minusválidos y los inmigrantes. Se están desplegando estrategias basadas en la "inclusión activa", que "ofrecen empleo al mayor número de personas, garantizando condiciones decentes de vida a los que no pueden acceder al mercado del trabajo".

‘Método Abierto de Coordinación’

Augustin Legrand, director de la asociación, se unió a Europe Ecologie en 2010Como si se tratara de un jefe de equipo, la UE establece los objetivos y fija los indicadores a los Estados miembro para la elaboración de sus políticas de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Una base que permite, por tanto, coordinar las políticas nacionales: cada Estado puede comparar sus resultados con los países vecinos e inspirarse en recetas que funcionan en otros lugares. Además de la evaluación realizada al nivel estatal, las ONG, las asociaciones, los agentes sociales y las autoridades locales están también allí para vigilar las políticas nacionales desplegadas de cara a los olvidados del modelo social europeo. El riesgo de este “método de coordinación” es que cada Estado haga según sus medios le permitan; por ello, "los pobres más pobres" no saldrían más afectados.

Al menos 26 millones de euros, de los que 17 proceden de la UE, se destinarán a este objetivo a lo largo del año. En Francia, por ejemplo, se invertirán 1,5 millones de euros. La UE financiará la mitad de las medidas destinadas a remediar la exclusión social, es decir 750.000 euros. No obstante, lo lamentable es que sólo 850.000 euros sean destinados a los "proyectos locales y regionales"… Para hacer balance y analizar todo, la cita, el próximo 17 de diciembre en Bruselas, en la ceremonia de clausura del Año Europeo.

Fotos: principal ©zeynep'arkok/Flickr; Bucarest: ©RudiRoels/Flickr tiendas de campaña: ©degrés 360/Flickr