En busca de... lo que hace felices a los europeos “veintialgoañeros”

Artículo publicado el 20 de Octubre de 2011
Artículo publicado el 20 de Octubre de 2011
Las chicas probablemente pensamos que las actitudes de macho, hacer dinero y tener éxito es lo que hace feliz a los hombres. Después de todo, ¿por qué es tan difícil conseguir que compartan la “felicidad”? Aparentemente, no lo es. Ganar un juego, no hacer nada, beber, el ultimo aparato tecnológico, amigos, chicas.
Una selección paneuropea de chicos confiesa qué les hace sonreír y por qué las chicas son diferentes. Vox pop.

“Como chico, intentar explicar qué te hace feliz es prestarle demasiada atención a tus sentimientos (algo que no está muy bien). ¡No es algo que nos haga felices! A lo mejor no queremos hablar de lo que nos hace felices porque sentimos que eso destruye nuestra idea de que simplemente hacemos lo que nos apetece.

“Me hace feliz pelear por algo que quiero conseguir, ya sea en un partido duro de fútbol, un proyecto o algo en lo que necesite ponerme a prueba. Eso es lo que realmente me lleva a hacer cosas, sentir que puedo hacer una diferencia y estoy haciendo todo lo que puedo. A veces es más la carrera que la meta lo que hace que esté de buen humor. También me gusta relajarme y sentirme bien con amigos, una novia, compañeros de clase, sentirme a gusto y no tener preocupaciones ni chismorreos, estar con gente que conozco muy bien y con los que me puedo divertir sin tener que preocuparme por pequeñas cosas. Tener una Buena comida, salir a ver un espectáculo, ir a la playa, viajar. Siempre y cuando sea un buen grupo de personas.

Ulrik, 24 años, Copenhague

“Chicos, hombres o como os guste llamarnos, seguimos siendo los mismos niños a los que les gusta seguir haciendo las mismas cosas que hacíamos en el colegio. Las cosas que me encanta hacer son las mismas que hacía cuando era un inconsciente (de lo social y de las mujeres, claro) y cuando mis únicas responsabilidades eran los deberes. Me gustaba jugar con mis amigos, pasar tardes enteras hablando con ellos, corriendo y saliendo por el pueblo en busca de chicas guapas a las que mirar. Crecí viendo películas como Stand By Me y The Goonies. De adolescente me encantaba El guardián entre el centeno, que creo que es lo que mejor describe y hace a los niños-chicos felices: la Amistad y una vida libre. No estoy describiendo un pasado idealista. Simplemente soy afortunado porque tengo amigos con los que compartí esta experiencia de juventud y que siguen siendo amigos cercanos, quizás lo sean para toda la vida”.

Giacomo, 28 años, Turín

“Las mujeres son más exigentes. Por eso buscan más la felicidad. Tienden a estar más insatisfechas, mientras que los hombres son criaturas más simples, más felices. Cosas simples en la vida de las que nos olvidamos me hacen feliz, como amigos cercanos y los buenos momentos que pasamos juntos. Como actor, mi felicidad también es estar en el escenario y ser visto. A lo mejor la felicidad es algo infantil, pero estoy a favor de ser el eterno niño, eso no me molesta”.

Manuel, 24, París

“Todo el mundo tiene su propio disparador de la felicidad y eso no tiene por qué depender necesariamente del sexo de la persona. Algunos se sienten felices cuando están con su familia; otros, resolviendo un puzzle o ganando competiciones. La felicidad suele venir de estar con amigos y puede no tener sentido (o que el único sentido sea que nos divirtamos). Es importante ser consciente de los momentos que te hacen feliz. Como dijo el escritor americano Kurt Vonnegut de manera brillante : Os insto a daros cuenta de cuando sois felices y exclamar o murmurar o pensar en algún momento: “si esto no es bonito, no sé qué es”.

Andras, 27 años, Budapest

“Lo que me hace feliz haría feliz a todo el mundo, a una chica o a un chico. Es mi pequeño sobrino cuando jugamos, mi abuela esperándome cada viernes sentada en la ventana, un amigo con una cerveza fría, un día soleado pero frío, perder kilos después de unas vacaciones, encontrar dinero en mi chaqueta de invierno”.

Aldin,24 años, Sarajevo

“Cuando voy al cine, los pocos segundos de silencio y de oscuridad antes de la película. Despertarme por la mañana sabiendo que puedo dormir una o dos horas más. Un buen discurso. La sensación de estar solo y libre y lejos. El primer sorbo de una cerveza fría. (Casi) todo que venga de Martin Scorsese. Agudas (pero educadas) observaciones. Una larga ducha antes de salir un viernes por la noche. Escuchar Radio Nova. Últimamente, un buen Gin Tonic que he descubierto y ver la primera escena de un episodio de The Wire”.

Aníbal, 27 años, Barcelona

“La felicidad es la naturaleza- hacer autoestop en el bosque-, es la tecnología, todos los aparatos tecnológicos, espacios vacíos, whiskey Long John cuando llueve, una buena atmósfera en un club de jazz, buena gente, leer un libro, viajar, nadar en el mar, buenos conciertos, una comida caliente, ciencia…”

James, 17 años, Belgrade

“Las chicas comparten con los chicos los mismos sentimientos sobre la felicidad básica, una mirada o un abrazo que te arregla el día. Pero en la era de la expansión de la tecnología todo el mundo se satisface fácilmente con el último artilugio. Ese tipo de cosas nos hacen felices a corto plazo, como una felicidad infantil. Los estilos de vida modernos hacen que la felicidad sea más difícil; ahora necesitamos mucho más de nuestros compañeros, del trabajo etc. Somos más egoístas y ni siquiera reconocemos ya que las pequeñas cosas son las que nos hacen felices”.

Boris, 29 años, Skopie

“Me hace feliz ser tío por primera vez, reunirme con viejos amigos esta noche, vivir con la mujer que amo y seguir el despertar del movimiento #Occupywallstreet”.

Thomas, 27 años, Aarhus

“Es necesario un equilibrio entre estar interesado y estimulado (libros, películas, música, conversación, aprender). Necesitas disfrutar de cosas por pura diversión (bailar alocadamente toda la noche, beber como un loco, buena comida, relajarme). Todo esto necesita un aspecto social para hacer de estas cosas lo que son, así que puedes añadir amigos cercanos y familia para hacer la mezcla. Pero si el equilibrio no está ahí y solo tienes un aspecto, ese único aspecto dejará de hacerte feliz (como salir cada noche)”.

Robert, 20 años, Edinburgo

“La única diferencia en cuanto a sexos es que las mujeres saben mejor que los hombres lo que la felicidad es para ellas y cómo buscarla. Los hombres se preocupan tanto como las mujeres, pero para ellos es algo más aleatorio lo de estar felices; ellos no se quieren volver locos buscando la felicidad. Ésta son buenas momentos; tu novia o un niño sonriéndote, tu equipo marcando un gol, caminar por una ciudad nueva con música en tus oídos, conseguir algo en el trabajo, un pequeño momento de fama, disfrutar de una película maravillosa. Pero este sentimiento nunca te rodea, solo te golpea de vez en cuando”.

Nicola, 26 años, Cerdeña