En España la crisis no es un juego de niños

Artículo publicado el 28 de Julio de 2014
Artículo publicado el 28 de Julio de 2014

Es­pa­ña es el se­gun­do país de la Unión Europea con una tasa de po­bre­za re­la­ti­va más alta, solo por de­trás de Ru­ma­nía. De los casi 20 mi­llo­nes de niños eu­ro­peos en ries­go de po­bre­za, más de un 13% son es­pa­ño­les. Hablamos con dos de las ONG que día a día luchan para dar voz a aquellos a quienes menos se escucha. 

Casi el 30% de los niños de Es­pa­ña está en ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial. Lo dice ahora el es­tu­dio de Uni­cef  La in­fan­cia en Es­pa­ña 2014, aun­que ya en 2007, cuan­do no exis­tía la "ex­cu­sa ofi­cial" de la cri­sis, la tasa ya su­pe­ra­ba el 26%. "Es cier­to, la cri­sis no es la única cul­pa­ble de la po­bre­za in­fan­til", ex­pli­ca a Ca­féba­bel Al­ber­to Ca­sa­do, coor­di­na­dor de cam­pa­ñas de Ayuda en Ac­ción. "Como tam­bién ocu­rre en otros ám­bi­tos socioeco­nó­mi­cos, la cri­sis ha ser­vi­do para des­nu­dar las de­bi­li­da­des del sis­te­ma ac­tual en el que la vara de medir prin­ci­pal han sido -y to­da­vía son- el con­su­mo y el cre­ci­mien­to. Cuan­do estos dos mo­to­res se han pa­ra­do todos, en mayor o menor me­di­da, lo hemos sen­ti­do."

A fi­na­les de marzo va­rias ONG die­ron la voz de alar­ma: Es­pa­ña ocu­pa­ba ya la se­gun­da po­si­ción entre los miem­bro de la Unión Eu­ro­pea (UE) con mayor ín­di­ce de po­bre­za in­fan­til, tan solo por de­trás de Ru­ma­nía. "La po­bre­za in­fan­til no tiene pa­sa­por­te. Ac­tual­men­te casi 27 mi­llo­nes de niños y niñas están en ries­go de po­bre­za o ex­clu­sión so­cial en Eu­ro­pa. La cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra ha afec­ta­do se­ve­ra­men­te a niños y niñas en todos los paí­ses eu­ro­peos, in­clu­so en los tra­di­cio­nal­men­te igua­li­ta­rios paí­ses nór­di­cos", ex­pli­ca Ester Asin Mar­tí­nez, di­rec­to­ra y re­pre­sen­tan­te ante la Unión Eu­ro­pea de Save the Chil­dren.

El go­bierno es­pa­ñol reac­cio­na­ba por fin a me­dia­dos de julio ante esta no­ti­cia des­ti­nan­do un fondo ex­tra­or­di­na­rio de 17 mi­llo­nes de euros para com­ba­tir la po­bre­za in­fan­til en el país, pero la po­lé­mi­ca no se ha hecho es­pe­rar de­bi­do al de­sigual re­par­to entre las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Por ejem­plo, An­da­lu­cía re­ci­bi­rá unos 1,9 euros por cada menor en ries­go de ex­clu­sión fren­te a los 55 en el caso de La Rioja o 148 en Me­li­lla. Y es que, según de­nun­cian las con­se­je­rías en po­lí­ti­cas so­cia­les, el re­par­to per­ju­di­ca es­pe­cial­men­te a las co­mu­ni­da­des con mayor po­bla­ción.

Tras las que­jas de va­rias re­gio­nes como Ca­ta­lu­ña o As­tu­rias, el mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha acep­ta­do fi­nal­men­te re­vi­sar los cri­te­rios uti­li­za­dos para la dis­tri­bu­ción. Para Save the Chil­dren se trata de una señal de buena vo­lun­tad po­lí­ti­ca aun­que in­su­fi­cien­te, y ad­vier­ten de la exis­ten­cia de 1.807.700 ho­ga­res con todos sus miem­bros ac­ti­vos en paro. "Esto obli­ga a rea­li­zar ajus­tes drás­ti­cos en los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res que tie­nen se­rias con­se­cuen­cias en la vida co­ti­dia­na de los niños y las niñas. Son estas si­tua­cio­nes las que han dis­pa­ra­do las ci­fras de los in­di­ca­do­res sobre ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial, el em­po­bre­ci­mien­to de una parte de la po­bla­ción que ha pa­sa­do de una si­tua­ción "nor­ma­li­za­da" a aña­dir­se a la cifra de per­so­nas en ries­go de po­bre­za o ex­clu­sión so­cial. Por otra parte quie­nes se en­con­tra­ban pre­via­men­te en esta si­tua­ción han ex­pe­ri­men­ta­do un de­te­rio­ro de sus con­di­cio­nes de vida en los úl­ti­mos años", ad­vier­ten en su in­for­me sobre Po­bre­za In­fan­til y Ex­clu­sión So­cial en Eu­ro­pa.

Al­ber­to Ca­sa­do ex­pli­ca que en el caso de la in­fan­cia nunca ha exis­ti­do un sis­te­ma fuer­te de pro­tec­ción so­cial lo que ha obli­ga­do siem­pre a apo­yar­se en las redes fa­mi­lia­res a las que se les ha de­ja­do el peso prin­ci­pal del bie­nes­tar de la in­fan­cia y la fa­mi­lia. Según los úl­ti­mos in­for­mes, Es­pa­ña de­di­ca un 1,4% del PIB a las po­lí­ti­cas de in­fan­cia y fa­mi­lia, una cifra cla­ra­men­te in­fe­rior a la media de la UE que se sitúa en el 2,2%. "Ade­más, desde 2007 la in­ver­sión en estas po­lí­ti­cas se ha re­du­ci­do en un 15%. Igual­men­te no ha ha­bi­do un aná­li­sis del im­pac­to que otras po­lí­ti­cas tie­nen di­rec­ta­men­te en la in­fan­cia, como las po­lí­ti­cas de em­pleo, de con­ci­lia­ción o edu­ca­ti­vas". Ca­sa­do pone un par de ejem­plos para es­ce­ni­fi­car la si­tua­ción. Por una parte la reali­dad de la his­tó­ri­ca­men­te alta tasa de des­em­pleo en Es­pa­ña, in­clu­so antes de la cri­sis, y que per­ju­di­ca es­pe­cial­men­te a los ho­ga­res con niños. Por otra, el caso de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas: "las su­ce­si­vas re­for­mas no han con­so­li­da­do una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va só­li­da de con­sen­so que haya sido capaz de fre­nar el fra­ca­so es­co­lar que es una fuen­te cons­tan­te de ries­go de ex­clu­sión".