En España, las fallas retratan la corrupción y el franquismo

Artículo publicado el 10 de Junio de 2014
Artículo publicado el 10 de Junio de 2014

Va­lencia está de fies­tas. Los tu­ristas eu­ro­peos que ven­gan po­drán ad­mi­rar las fa­mo­sas fallas. Este año, más sa­tí­ri­cas que nunca, se hacen eco de un mo­vi­mien­to de in­dig­na­dos que cada vez se deja notar más en esta fies­ta po­pu­lar.

Del 15 al 19 de marzo la Co­mu­nidad Va­lenciana ce­le­bra las Fal­las, esas escul­turas que sa­tirizan el sis­tema po­lí­tico, eco­nó­mico y so­cial res­pec­ti­va­mente cor­rompido, gan­grenado y an­ti­cua­do. El ob­je­ti­vo es sen­ci­llo: ex­po­ner en el día de San Juan (pa­trón de los car­pin­te­ros) los males de esa so­ciedad trai­cio­na­da, de­sen­ga­ña­da y en­fer­ma en las cua­tro es­qui­nas de la ciu­dad, y que­mar­los la noche del 19 de marzo, noche de la Cremà ("quema" en va­len­ciano), con la i­no­cente es­pe­ran­za de ver cómo las lla­mas se lle­van con ellas esas des­gra­cias.

La fi­gu­ra es­tre­lla de este año 2014 es, sin lu­gar a dudas, el yerno del rey Juan Car­los: el "señor" Iñaki Ur­dan­ga­rin, duque de Palma y es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na. Este per­so­na­je está en boca de todo el mundo desde su impu­tación el 21 de di­ciem­bre de 2012 por co­rrup­ción, mal­ver­sa­ción de fon­dos ­públicos, frau­de fis­cal, fal­si­fi­ca­ción y uso de do­cu­men­tos fal­sos (¡Olé!). Ca­rac­te­ri­za­do por dif­e­rentes ar­tistas-escul­tores como un pre­so, tam­bién se le puede ver en las proxi­midades de un "trono" que, por des­gra­cia para él, no es el trono real, y de­di­cán­do­se a su ac­ti­vidad preferida­ en estos úl­ti­mos años... Hay que decir que el señor Ur­dan­ga­rin lo hizo bur­da­men­te y ahora es pre­sun­to cul­pa­ble de haber mal­ver­sa­do 6.1 mi­llo­nes de eu­ros con la ayuda de su socio y cóm­pli­ce Diego To­rres, quien ha con­fe­sa­do y ha re­co­no­ci­do la par­ti­ci­pa­ción de la in­fanta Cris­tina en este des­vío de di­ne­ro. El caso de co­rrup­ción de­no­mi­na­do Noos (por el nom­bre del Ins­ti­tuto de Even­tos De­por­ti­vos Noos, di­rigido por Ur­dan­ga­rin y To­rres) uti­li­za como ta­pa­de­ra la organi­za­ción de even­tos de­por­ti­vos para colec­ti­vi­dades pú­blicas (en Va­lencia y en Ba­leares), desde donde una parte del di­ne­ro pú­blico des­tinado a la or­ga­ni­zación de di­chos even­tos se des­vió a la cuen­ta de una so­ciedad (la so­ciedad Ai­zoon) pro­pie­dad de su al­te­za la in­fanta Cris­tina e Iñaki Ur­dan­ga­rin.

Aun­que du­ran­te mucho tiem­po este caso apa­re­ció en pri­me­ra pá­gi­na de los dia­rios fran­ce­ses y na­va­rros y acabó por dar asco a un pue­blo es­pa­ñol in­dig­na­do, esto no debe ocul­tar la mag­ni­tud de lo que ha lle­ga­do a ser el de­por­te na­cio­nal. De hecho, este caso es uno más de una larga lista de casos de corrup­ción que han sa­li­do a la luz estos úl­ti­mos meses en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. Cabe pre­gun­tar­se si las 762 fal­las de este año serán ­suf­i­cientes para al­ber­gar los casos Ma­laya, Bru­gal, Palma Are­na, To­tana, Dívar, Gürtel y el otro gran caso, el caso Bár­ce­nas. Nadie se libra: po­líticos, fa­milia rea­l, el juez del Tri­bu­nal Su­premo, em­pre­sa­rios de­di­ca­dos a la cons­truc­ción de obras públicas­... Para los in­di­gnados y ar­tistas falle­­ros la res­puesta a esta pre­gun­ta es cla­ra: "No hay pan para tanto cho­rizo".

Nues­tros ami­gos fal­le­ros se pre­gun­tan sobre las di­li­gen­cias ju­di­cia­les de estos casos, re­pre­sen­tándolo me­dian­te la fi­gu­ra ses­ga­da de Te­mis [diosa grie­ga de la jus­ti­cia] lle­van­do lin­go­tes de oro en un pla­ti­llo de su ba­lan­za y fajos de bi­lle­tes ver­des (de 500 euros) en el otro. Ca­rac­te­ri­za­da por ser lenta e ir con re­tra­so, la jus­ti­cia aban­do­na a los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les, eclip­sa y en­tie­rra las ani­mo­si­da­des del pue­blo hacia estos "cho­ri­zos".

No obs­tan­te, ¿pue­den ol­vi­dar los es­pa­ño­les que Luis Bár­ce­nas (otro per­so­na­je mi­se­ra­ble re­pre­sen­ta­do en las fa­llas), ex­te­so­re­ro del Par­ti­do Po­pu­lar, par­tido que go­bier­na, impu­tado el 27 de junio de 2013 por frau­de fis­cal, cor­rup­ción y blan­queo de di­ne­ro, po­see­dor to­da­vía hoy de 48 mil­lones de eu­ros en cuen­tas en Suiza, ad­mi­tió el 15 de julio de 2013 haber lle­va­do un re­gistro de con­ta­bi­lidad B en el seno del PP en la que apa­recen pagos de com­ple­mentos sa­lariales en efec­ti­vo a­cor­dados con altos di­ri­gen­tes del PP du­ran­te casi vein­te años? Este tur­bio caso re­vela la culpa­bi­lidad de Ma­riano Rajoy, quien ha­bría per­ci­bi­do 25 200 euros a­nuales entre 1997 y 2008, es decir, 302 400 € apro­xi­ma­da­men­te según el pe­rió­di­co El Mundo. Estos com­plementos­ sa­lariales pro­vienen, tal y como sos­tie­ne el pe­rió­di­co, de las co­mi­sio­nes de em­pre­sa­rios a cam­bio de la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos pú­blicos.

¿Ol­vi­da­rán tam­bién que Fran­cisco Cor­rea (ín­ti­mo amigo del an­tiguo pre­si­den­te del go­bierno José María Aznar) ha di­rigido una ver­da­de­ra red de cor­rup­ción  en el caso lla­ma­do "Gur­tel"? El dis­po­si­tivo cri­mi­nal era un ver­da­dero juego de niños: du­ran­te años, em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos en su ma­yo­ría al sec­tor de la cons­truc­ción de obras pú­bli­cas y a em­pre­sas de se­gu­ri­dad in­gre­sa­ron can­ti­da­des de di­ne­ro a po­lí­ti­cos lo­ca­les a cam­bio de la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos pú­bli­cos, prin­ci­pa­l­mente en mu­ni­ci­pios gober­nados por el PP (Ma­drid, Va­lencia y Cas­tilla y León). Pero este caso va más lejos. Es­ta­ba sien­do ins­truido por el juez Bal­ta­sar Gar­zón, el hom­bre que per­si­guió al ge­ne­ral Pi­no­chet por ge­no­cidio, luchó con­tra el ter­ro­rismo vasco, acabó con dif­e­rentes redes de cor­rup­ción, ani­qui­ló a los gru­pos an­ti­ter­ro­ristas ile­ga­les al ser­vi­cio del gobier­no... La lista es lar­ga. Una vez más, este emi­nente ma­gis­trado se at­revía con po­lí­ticos ávi­dos de di­ne­ro fácil, pero esta vez era de­ma­sia­do. De hecho, Gar­zón fue re­cu­sa­do del caso Gürtel por la je­rar­quía  ju­di­cial y des­pués fue in­culpado y con­de­na­do a una pena de once años de in­ha­bi­li­ta­ción pro­fe­sio­nal más la ex­pul­sión de la ca­rre­ra ju­di­cial. El es­cul­tor de la falla "jus­ti­cia es­pa­ño­la amor­da­zada" se pre­gun­ta por qué este hom­bre fue con­de­na­do en lugar de los "cho­ri­zos" que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas en Es­pa­ña y cuál es el de­li­to de Gar­zón. La res­pues­ta es haber au­to­ri­za­do es­cu­chas te­le­fó­ni­cas entre los impu­tados por co­rrup­ción y sus abo­ga­dos "que vio­lan el de­re­cho de la de­fen­sa a un jui­cio pú­bli­co con todas sus ga­ran­tías" (de­li­to de pre­va­ri­ca­ción, re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 446-3º del Có­di­go Penal es­pa­ñol). En de­fi­ni­ti­va, el ex­juez co­me­tió el de­li­to de que­rer re­unir prue­bas de­ma­sia­do rá­pi­do y, hoy en Es­pa­ña, tener prue­bas con­tra la co­rrup­ción cuan­do se es juez es un de­li­to im­per­do­na­ble que equi­va­le a hacer pe­da­zos una ca­rre­ra ejem­plar.

No ol­vi­de­mos tam­po­co que el jui­cio de Gar­zón se ins­cri­be en un con­tex­to de vuel­ta al poder de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res, in­clu­so sim­pa­ti­zantes del fran­quismo. Gar­zón se opuso du­ran­te mucho tiem­po a la Ley de Am­nis­tía de 1977, ley que pro­te­ge los crí­me­nes del fran­quismo. En re­la­ción con esto, en 2008 abrió una in­ves­ti­ga­ción sobre las desa­pa­ri­cio­nes acae­ci­das du­ran­te la Gue­rra Civil y du­ran­te el ré­gi­men fran­quis­ta. Sin em­bar­go, su ex­pul­sión de la ca­rre­ra ju­di­cial fue ra­ti­fi­ca­da por los miem­bros del Con­se­jo Ge­ne­ral del Poder Ju­di­cial el 23 de fe­bre­ro de 2012 con vein­te votos a favor y uno en con­tra. Re­cor­de­mos que esta ve­ne­ra­ble ins­ti­tu­ción es­ta­ba pre­si­di­da en esa fecha por el juez Dívar, nom­bra­do juez bajo la dic­ta­du­ra de Fran­co y que des­pués tuvo que di­mi­tir de su cargo en junio de 2012 tras las re­ve­la­cio­nes de la pren­sa acer­ca de pre­sun­tos actos de mal­ver­sa­ción de di­ne­ro pú­bli­co. ¿Cómo tener con­fian­za en un sis­te­ma al­te­ra­do por la des­com­po­si­ción de cada una de sus ins­ti­tu­cio­nes? En este país donde la co­rrup­ción está en todas par­tes, lo que está en pe­li­gro no es otra cosa que las sen­ten­cias ju­di­cia­les.

Va­ya­mos a Va­len­cia, donde nues­tros "fal­le­ros" se per­miten iró­ni­ca­men­te soñar con la vuel­ta del más allá de un Fran­co sal­va­dor para de­nun­ciar las de­ri­vas ar­bi­tra­rias de ese es­ta­do ne­cro­sa­do. Por des­gra­cia para ellos, el 19 de marzo los pe­que­ños y grandes­ ni­nots, esos per­so­na­jes y ca­ri­ca­tu­ras que ador­nan sus fal­las, irán todos a la ho­gue­ra para que la llam­a ben­di­ta y pu­ri­fi­ca­do­ra pueda la­var­ por fin todos los males de ese sis­tema po­lí­tico mor­tí­fero.