"En Goya he encontrado la dimensión grotesca que es el alma de Basile"  

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2015

Asistimos a la rueda de prensa de Matteo Garrone, director entre otras de películas como Gomorra, quien presenta en el Festival de Cine de Sevilla su última película "El cuento de los cuentos" que se estrena en cines el próximo 11 de diciembre. 

“El sueño de la razón produce monstruos” proclamaba Goya en uno de sus caprichos, esos grabados magistrales que inspiran la estética del último trabajo del director de Gomorra o Reality. En Goya, Matteo Garrone ha encontrado “la idea figurativa” para su última película: “El cuento de los cuentos”, basada en el libro del napolitano Giambattista Basile.

Los grabados de Goya le han proporcionado al director, en sus propias palabras, la “capacidad de mezclar lo real con lo fantástico, lo trágico con lo cómico, aquella dimensión grotesca que es el alma de Basile”.

Para Calvino, los cuentos de Basile parecían el sueño de un deforme Shakespeare. Escritos en el s.XVII, contienen muchas de las historias que han configurado nuestro imaginario: Cenicienta, El gato con botas o La bella durmiente. Y con esta película, Garrone quiere rendir un pequeño homenaje al autor, padre intelectual de los que vendrían después como los hermanos Grimm, para que lo conozca la mayor cantidad de público posible.

Pero, nada hay de esa dulzura e inocencia por la que han pasado estas historias tras ser adaptadas por Disney. “Puede haber un equívoco porque cuando se habla de fábulas se tiene una imagen edulcorada, más dulce; pero no podemos olvidar que en el siglo XVII, los cuentos, los cuentos mágicos, no se escribían para los niños, porque no existía la literatura para niños en aquella época; eran simplemente historias que eran escritas para entretener al público”, aclara el director.

Al contrario, en “El cuento de los cuentos” encontramos la violencia como eje vertebrador de la vida. “Me fascinaban los personajes, me gustaba la idea de que la moral no fuese nunca verdaderamente clara, el hecho de que hay una zona gris entre el bien y el mal, como en la vida”, dice Garrone. “Y, seguramente son cuentos que tienen una matriz medieval”, continúa, “por lo tanto, tienen una violencia que siempre es actual porque el ser humano es violento y este último período me parece que es una vuelta al medievo”.

Las mujeres cobran especial importancia en la película. “Al final, hemos escogido hacer una película femenina que cuenta el punto de vista de las mujeres en las distintas edades. Pero no ha sido fácil porque había unos 50 cuentos, así que hemos probado también con otros cuentos y al final debimos hacer una elección un poco dolorosa”, aclara el cineasta, que confiesa que en Basile hay material para hacer un proyecto más amplio en forma de serie de televisión.

“El cuento de los cuentos” es una transgresión constante. Garrone se mueve entre géneros como pez en el agua: “mis películas precedentes partían de la realidad para después transfirgurarlas en una dimensión fantástica. Esta vez he hecho el recorrido inverso. He partido de los cuentos y los he llevado a una dimensión de realismo”. Pero también es un hermoso homenaje al potencial visual de los orígenes del cine. “El inglés podía darle a este texto una mayor universalidad y no debemos olvidar que en los cuentos de Basile el diálogo es apenas un 10%, el gran trabajo ha sido el de transformar en imágenes estas historias. Por tanto, cuando lo hemos rodado, lo hemos rodado casi como si fuera una película muda. Un homenaje a los orígenes del cine, partiendo de Méliès. Buscábamos una película con un componente espectacular que intentase asombrar y maravillar al espectador como en los orígenes del cine”, afirma Garrone.

Objetivo conseguido.