En lampedusa se vive, y no se tierra solamente.

Artículo publicado el 21 de Julio de 2016
Artículo publicado el 21 de Julio de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Ha sido llamada, alternativamente, isla de la verguenza o de la acogida, degradada o elogiada. Por eso se ha ententado entrar de puntillas en un microcosmo de las dìnamicas mucho màs complejas de las que se leen desde el exterior, dejando hablar aquellos que viven en Lampedusa, y no la contan. Y si lo hacen es siempre sin mitificación o clichés.

Lampedusa te acoge con los colores calientes de la tierra àrida que se extiende a lo largo de la pista de aterrizaje del aeropuerto. Y con un viento seco, ardiente: serà Sirocco, pero inmediatamente viene a la mente el ghibli, el viento che sopla desde el desierto del Sahara, màs hùmedo porque llega a travès de las aguas del Meditèrraneo. . Los empleados de transferencia de los hoteles, que esperan los nuevos visitantes delante de la puerta de las llegadas, son ahora muy burdos conmigo «vino a decir la belleza de la isla o para hblar un otra vez màas de los migrantes?». Este serà el hilo conductor de los cinco dìas de estancia en la isla.  «Estamos cansados de la retòrica: Lampedusa se ha convertida en una pasarela, una plataforma de visbilidad», asì dicen muchos. «Políticos, periodistas, personas que vienen, "toma" y se aleja, sin dejar nada, ninguna ayuda real». Esta situaciòn es tan especialmente por el  2011, cuando Lampedusa fue  en el centro de los medios  para las llegadas masivas que siguió a las primaveras árabe: màs de 62mil personas  principalmente de  Libia y Tunisia (Relaciòn  Ocse "International Migration Outlook" – Perspectivas sobre las migraciònes internacionales 2013). 

Askavusa

No muy lejo de los muelles hay un lugar llamado PortoM, un espacio de exposición permanente que cuenta historias a través de objetos. A crearlo ha sido Askavusa ("descalzo", n siciliano), un colectivo nacido en  2009, durante las protestas contra la apertura de los CIE ( Centro de Identificaciòn y Expulsiòn) querido por Roberto Maroni, Ministro del Interior  en esos años. Zapatos con suelas gastadas que cuelgan del techo, paquetese de cigarillos, casetes, discos compactos Biblia y Corán, en  inglés o arábe, con las páginas arrugadas como  el papel  que se humedece y luego se seca. Son todos elementos que pertenecían a los miles náufragos aterrizados en Lampedusa, que se recogen y llevan por los chicos de Askavusa. Desde cuando en el 2005 Giacomo Sferlazzo  ha encontrado un texto árabe y pedazos de madera de un barco con el cual hizo su primera ópera, "Verso Lampedusa". «Entrar en contacto con esas personas para mí fue la apertura de un nuevo alfabeto, un lenguaje mudo y sin reglas» escribe Giacomo en el blog del colectivo. «Tenía la impresión de haber que lidiar con algo mucho más grande, como si hubiera empezado a tirar de los cables que estaban conectados a miles y miles de personas».

Pero PortoM es solo uno  solo uno de los muchos proyectos en los que se  rechaza la participación de Askavusa: le nos dice  Francesca Del Volgo. Tienes los ojos de ira, porque «Lampedusa es ahora una guarnición militar, una plataformadel valor estratégico y defensivo, con su 4 radar e i 450 oficiales estacionados en la isla, incluidos militares, policiía y guardacostas.  Su ubicación geográfica la condenó a convertirse en una tierra de exilio, desde la época de los Borbones, durante el período fascista y, por fin, ahora mismo. Los migrantes están "confinados", porque sobre todo en verano " no es agradable" que los turistas los vean. Como si fueran leprosos que se le mantenga en cuarentena. A veces tengo que oírme decir: estás todo el día junto con los turcos», dice Francesca.

Don Mimmo

Don Mimmo Zambito es el pastor de la isla . Llegó en el 2013, poco después de la tragedia del 3 octubre 2013, cuando a pocas millas de la costa murieron 366 person, tragados por el mar. «Lampedusa es un lugar de contradicciones» dice Don Mimmo. Para nos explicar mejor el concepto cuenta dos historias:«La primera es de una mujer abiertamente racista, que por casualidad estaba en el barco que la terrible mañana  de la muerte a principios de octubre,  se encontró en el ahorro de decenas de migrantes. Por instinto, sin ninguna duda.  La segunda habla de un militar del norte de Italia, un chico "fascista" cuyo posiciones ideológicas colapsaron en el momento en el cual ha tomado la celebración de un bebé apenas escapado de la muerte».

excepto en estos casos extremos, «No hay integración entre los residentes y los migrantes» sigue Don Mimmo. Los migrantes salen a menudo desde el centro de Contrada Imbriacola, un lugar donde no querían ser y del cual no pueden esperar para escapar. Un grupo de jóvenes de Eritrea se sienta en los pasos fuera de la iglesia: tiene entre 19 y 21 años , una de ellas está embarazada y sólo espera llegar pronto a su marido, que logró llegar a Suiza. Lampedusa ha pasado de ser un lugar de tránsito rápido (come debe ser de acuerdo con las intenciones de la UE) en un  espacio de detención por tiempo indefinido.Especialmente por los migrantes que que se niega a presentar sus huellas dactilares: este procedimiento podría condenarlos a permanecer en Italia, el país de la primera llegada, mientras que la mayoría de ellos tienen como único objetivo reunirse con sus familiares en el norte de Europa.

Costantino 

«Hemos recogido los cuerpos de los náufragos uno tras otro. Tengo una imagen clara de sus ojos blancos, anchos y aterrorizados, y sus brazos agitándose en el mar». Costantino Baratta, lampedusano adquirido a partir de los años 70 y ayudante por el caso, por la mañana temprano de octubre estaba en el mar con su barco de pesca deportiva en fibra de vidrio, un poco más de 5 metros. «Vengo de una familia grande, una casa siempre lista para recibir a la familia que emigró en Alemania. La acogida es algo que forma parte de mi historia» nos confiesa, casi en tono de disculpa que no había hecho nada especial. Los migrantes rescatados de este constructor  de casi sesenta años por profundos ojos azules fueron llamados"el grupo de los salvados por el pequeño bote blanco". Uam è una de ellos, conoció Costantino durante la ceremonia de conmemoración de los cientos de víctimas, lo abrazó diciendo: «Es él quien me ha salvado!». Y luego Robel, que arregló para escapar de Libia después de ser arrestado y obligado a pasar ocho meses en prisión, torturados, siendo testigo de las escenas de violencia cotidian: militantes que dispararon contra los inocentes, incluso los niños. El "niño con ojos tristes", así lo llama la esposa de Constantino. ¿Cómo ha cambiado su vida que el 3 de octubre, Constantino? «Ahora tengo un poco más de fe», responde.

"Vogliono rimandarci, chiedono dove stavo prima,  quale posto lasciato alle spalle.  Mi giro di schiena, questo è tutto l’indietro che mi resta" (Erri De Luca, Racconti di uno)