En marcha a favor de una Agencia de Derechos Humanos

Artículo publicado el 18 de Julio de 2005
Artículo publicado el 18 de Julio de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Europa siempre dando lecciones. Aunque en su suelo se cometan violaciones de Derechos Fundamentales. Para luchar contra estas infracciones, Bruselas va a lanzar una Agencia de aquí a 2007.

Desde el Tratado de Roma y la ratificación de la Carta Europea de Derechos Fundamentales (CEDH) en 2000, los Derechos Humanos representan para la Unión Europea un asunto de primer orden en sus relaciones con otras regiones del planeta. Tras el Tratado de Maastricht, el incumplimiento de estas normas por un país tercero se ha traducido en suspensión de concesiones comerciales y en disminución de subvenciones. En concreto, ¿qué hace Europa para garantizar el respeto de estos principios esenciales?

Un observatorio que establezca estrategias

La atención se centra sobre todo en peticionarios de asilo y en inmigrantes. Europa se compromete también a combatir el racismo, la xenofobia y otros tipos de discriminación hacia las minorías. Una tarea que gestiona a través del Observatorio de Fenómenos Racistas y Xenófobos (OEDT), cuya principal misión consiste en suministrar a los Estados miembro datos sobre dichas prácticas, tras estudiar con minuciosidad sus causas y sus efectos. El observatorio se encarga también de difundir ejemplos de medidas eficaces en materia de integración de inmigrantes y de minorías étnicas y religiosas. Dotado con un presupuesto global de cien millones de euros para el periodo comprendido entre 2001 y 2006, el observatorio se ocupa además del control de la situación general en el seno de la Unión Europea y prevé una evaluación de las acciones tomadas país a país.

Una agencia que no sea sólo una base de datos

Las misiones de la OEDT se antojan a veces limitadas. Este es uno de los motivos que ha conducido a la transformación del observatorio en una Agencia de los Derechos Fundamentales. En noviembre de 2004, el Presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, presentó este proyecto a los comisarios responsables del ámbito de los Derechos Fundamentales. El grupo, que inició sus trabajos en diciembre se encargará de garantizar la coherencia de las iniciativas de la Comisión que conciernan a los principios fundamentales como la lucha contra la discriminación, la igualdad de oportunidades y la integración social de las minorías.

Según Franco Frattini, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Justicia, Libertad y Seguridad, la agencia tendría que estar operativa a partir del 1 de enero de 2007. La Comisión Europea, en apoyo a los trabajos de creación de la Agencia, tendrá en cuenta los resultados de una consulta exhaustiva lanzada en octubre de 2004 con el objetivo de conocer la opinión de la calle, del Parlamento Europeo y de los Estados miembro. Casi el 90% de los encuestados se han declarado favorables a la toma de medidas rigurosas contra la discriminación, a la vez que se han quejado de la lenta aplicación de las normas ya existentes en cada Estado miembro.

De hecho, según varios representantes de ONG, la eficacia de una agencia para los Derechos Fundamentales no se garantizará a menos que la Comisión nombre a un representante especial, que goce de verdadera independencia política y que no se limite a ofrecer resúmenes informativos siempre sobre los mismos principios. El verdadero desafío consistirá en pasar de las palabras a los hechos. Dispuestos a intervenir con sanciones adecuadas en caso de trasgresión.