¡En Sant Jordi nos decimos «sí»!

Artículo publicado el 27 de Mayo de 2015
Artículo publicado el 27 de Mayo de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El 23 de abril no es un día cualquiera en Cataluña. Es Sant Jordi, un auténtico San Valentín español. Para los catalanes, es la ocasión de celebrar el día de su patrón en honor al amor. 

En Cataluña, el día de los enamorados no es el 14 de febrero, día de San Valentín, sino más bien el 23 de abril. Sant Jordi es el día en el que las parejas celebran su amor. Según la tradición, los hombres regalan a las mujeres una rosa y estas a ellos, un libro. La rosa representa el amor y el libro, la leyenda de Sant Jordi. Durante este día, los vendedores de rosas se agolpan en las calles y las librerías instalan puestos para vender sus libros. 

La leyenda relata la historia de un pequeño reino amenazado por un dragón. Cada semana, el dragón se comía los rebaños de ovejas del reino, hasta que no quedar ningún animal. Así, el dragón decidió empezar a comerse a las jóvenes más bellas del reino y eligió al azar a la princesa, que era la más hermosa de todas. Sin embargo, al día siguiente, se presentó en el castillo un valeroso y apuesto caballero llamado Jordi, que decía ser un matadragones. El rey, animado por la idea de salvar a su hija, decidió confiar en él.

Así pues, Jordi ideó una estrategia con el fin de matar al dragón y, cuando la princesa fue llevada ante la bestia, apareció el caballero espada en mano a lomos de su blanco corcel. Un gran combate tuvo lugar, del que Sant Jordi salió victorioso tras haberle asestado al dragón un golpe mortal en el corazón. De la sangre que se vertió del monstruo por el suelo, creció un rosal y Sant Jordi, enamorado, cortó una rosa y se la entregó a la princesa como muestra de su amor.

Dessin par Silvia Sartorio Coral