En tierra de Lukashenko (I): El autócrata que cambió su cumpleaños

Artículo publicado el 18 de Octubre de 2010
Artículo publicado el 18 de Octubre de 2010
Desde 1994, Aleksandr Lukashenko domina Bielorrusia mediante la represión y la manipulación electoral. Hasta las próximas elecciones presidenciales el 19 de diciembre, la periodista francesa Claudine Delacroix denunciará los aspectos más absurdos de la última dictadura europea. He aquí el primer capítulo: de cómo el autócrata cambió su cumpleaños.

Los comicios de diciembre en Bielorrusia se celebrarán bajo unas condiciones totalmente distintas: la Unión Europea, tras endurecer su posición en los comicios de 2006, se decantó en el 2009 por integrar a Minsk en el Partenariado Oriental. Ahora, Bruselas exige transparencia como condición para que continúe dicha colaboración. Además el régimen soporta desde hace meses el tono duro, casi hostil, de Rusia. Los observadores ven ahora la oportunidad de impulsar cambios reales en Bielorrusia; si no durante las elecciones en sí, al menos en un futuro de protestas.

Blues de cumpleaños

Aleksandr Lukashenko cambió recientemente su fecha de nacimiento del 30 al 31 de agosto de 1954. Este tipo de casos se ha dado en algunos personajes históricos como Joseph Haydn, cuya llegada al mundo se tiene que calcular en función de su fecha de bautismo. Pero lo de Lukashenko va mucho más allá que una confusión administrativa... La propia Historia nos enseña que en las dictaduras predomina un grado particularmente elevado de orden y control; para cambiar una fecha de nacimiento de un día a otro habría que pasar por diversas trabas administrativas y presentar alegaciones. Semejante esfuerzo tiene que estar justificado por algo...

Nadie sabe por qué, pero el autócrata bielorruso ha modificado un día su fecha de cumpleaños¿Por qué lo ha hecho Lukashenko? ¿Por qué ahora, a sus 56 años? La versión oficial asegura que la madre de Lukashenko fue ingresada en la sala de partos un 30 de agosto, pero que no dio a luz hasta pasadas 24 horas. Un motivo tan vago sólo ha generado especulaciones.

¿Quizás la razón sea que sólo dos Jefes de Estado, el venezolano Hugo Chávez y el armenio Serzh Sargsyan, felicitaron al dirigente bielorruso por su cumpleaños? Ninguna palabra de aliento por parte del Kremlin, pese a que Bielorrusia fue reconocida como estado hermanado y mantiene estrechos lazos con Moscú en la CEI y la Unión Aduanera. ¿Es este aplazamiento una oportunidad para que los gobernantes puedan felicitarlo un día más?

Otro motivo puede ser el paternal: Lukashenko iguala así su fecha de nacimiento con la de su hijo de seis años Nikolai, apodado Kolya (que tuvo con una doctora, no con su esposa), quien le acompaña siempre en audiencias y desfiles militares. Puede ser un paso más en este hábito "hiper-paternal" de llevar al pequeño incluso a visitas de Estado con otros mandatarios, una estrategia que, según algunos analistas, busca enternecer la imagen pública del mandatario.

Sea por el motivo que sea, ha generado una indudable confusión: mientras que en el Palacio Presidencial hay un Aleksandr Grigórievich Lukashenko nacido el 31 de agosto de 1954, los documentos oficiales dicen que Aleksandr Grigórievich Lukashenko, alumbrado el 30 de agosto de 1954, es Presidente de la República de Bielorrusia y candidato a las próximas elecciones. ¿Un detalle sin importancia o más bien una señal?

Entrevista de Cafebabel.com en 2007 con Aleksandr Milinkevich

Ilustración: ©Adrian Maganza/ adrianmaganza.blogspot.com; Alexander Lukashenko (cc) Socialism Expo/ Flickr