En tierra de Lukashenko (II): Blog ruso vs. "spam" bielorruso

Artículo publicado el 2 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 2 de Noviembre de 2010
Tras describir cómo el autócrata cambió su cumpleaños, la periodista francesa Claudine Delacroix presenta la segunda entrega de su crónica del absurdo en Bielorrusia, una dictadura europea a punto de afrontar elecciones. En esta ocasión, Aleksandr Lukashenko fuerza las tensiones con Rusia a través de una comunicación poco ortodoxa: mediante carta abierta en un diario comunista.
Estas son las reacciones.

¿Comunicación entre jefes de Estado o diálogo de absurdos? Como ciudadanos medios, si queremos decirles algo a los políticos tenemos claramente menos posibilidades que los propios políticos. Nos hemos de conformar con manifestaciones, colectas de firmas y cartas abiertas. Ellos tienen al embajador, los consulados y, finalmente, la línea directa de Presidente a Presidente. Sin embargo, el intercambio de los últimos meses entre el mandatario ruso, Dimitri Medvedev, y su homólogo bielorruso, Aleksandr Lukashenko, echa por tierra estas presunciones.

Carta abierta vs. Blog

Ahora sabemos que Lukashenko se presenta como un líder cercano al pueblo. A lo mejor esta es la razón de que, el pasado mes de junio, en plena guerra del gas con Moscú, empleara una carta abierta en el periódico Pravda (órgano oficial del comunismo) para criticar duramente los procedimientos rusos. Quizás la línea directa con Medvedev estaba ocupada y Lukashenko, un hombre de acción que no permite ninguna dilación en los asuntos importantes, quiso transmitir su petición así, con espíritu pragmático.

¿Y entonces por qué la reacción de Medvedev ha sido tan dura? Citamos: “Lukashenko podría, si es tan amable, dejar de enviar ese tipo de spam en el futuro”. Parece bastante claro que la línea directa no se vio perjudicada por fallos técnicos.

Para aquellos que directamente no admitiesen esta interpretación y a quienes ni siquiera les convenciera la utilización de los medios rusos por Lukashenko, el presidente Medvedev tomó medidas a principios de octubre: en su videoblog critica abiertamente lo que él llama la batalla anti-rusa de Lukashenko, y demanda categóricamente que se ocupe menos de la destitución del alcalde de Moscú y amigo personal, Yuri Luzhkov, y más de sus propios asuntos de estado, como por ejemplo la inexplicable desaparición de su adversario en las urnas.

¿Qué podemos extraer de todo esto?

1) El Medvedev bloguero supera al Lukashenko escritor de cartas, demuestra su dominio impecable de la red y abre una nueva página en la historia de la comunicación entre jefes de Estado.

2) Incluso al más escéptico debería quedarle ahora claro que Lukashenko no debería esperar nada más de Rusia, que ya financió su régimen durante años.

3) Cuando las relaciones entre Estados llegan a tal nivel de absurdidad, ¿hay acaso algún candidato adecuado para la presidencia que se mueva en el ciberespacio con ironía? Habría que seguir más de cerca el destino de Vladimir Nekyayev, el escritor que, con la campaña Gavari Pravdu (“Di la verdad”), quiere presentarse a las próximas elecciones presidenciales de Bielorrusia, el 19 de diciembre.

Así lo sugiere la siguiente anécdota: después de que se dijese que la ejecución ficticia de un gato en una de sus novelas tenía un transfondo autobiográfico, la televisión estatal bielorrusa cuestionó su integridad moral en una campaña destinada a sacar sus trapos sucios. Pero Neklyayev respondió con un gesto irónico muy eficaz para la opinión pública: él y Kater Barsik suscribieron un memorándum en el que humanos y gatos llegan a un entendimiento para trabajar de manera conjunta, en un ambiente amistoso y constructivo.

Quizás Medvedev y Lukashenko puedan superar sus diferencias y, de paso, aprender un poco de ironía.

Lea aquí la primera columna quincenal: En tierra de Lukashenko (I): El autócrata que cambió su cumpleaños.

Ilustración: ©Adrian Maganza/ adrianmaganza.blogspot.com; Video: ©Russia Today/ Youtube