Energías renovables: Europa es la más verde

Artículo publicado el 21 de Abril de 2010
Artículo publicado el 21 de Abril de 2010
La interrupción del suministro de gas natural a 18 países europeos en enero de 2009 debido a la trifulca entre Rusia y Ucrania fue una gélida manera de abrirnos los ojos a la realidad de la dependencia energética: un historiador y ejecutivos del sector nos explican más al respecto

El historiador especializado en energía John Perlin ve la historia de la civilización como una larga lucha por los recursos naturales y cuando le preguntan por cualquier asunto contemporáneo siempre responde que lo mismo ya pasó antes: “Hace 3.000 años el Faraón llegó al Líbano, donde crecían miles de árboles, y exigió quedarse con la madera. El príncipe se rió de él y le dijo: ‘Eres tú quien necesita mi madera, yo no necesito nada de lo que tú tienes’. Exactamente igual que la situación en Europa con Rusia y el gas natural: el grifo de las cosas de las que dependemos siempre puede cerrarse”.

"Si no hacemos nada, cada vez tendremos que importar más energía de regiones no estables políticamente"

“Según todos los pronósticos, esta dependencia aumentará”, añade Bo Diczfalusy, máximo responsable de la dirección de energía sostenible de la Agencia Internacional de la Energía en París. “Si no hacemos nada, cada vez tendremos que importar más energía de regiones no exactamente estables a nivel político. El problema de la seguridad del suministro es un factor político a la hora de encontrar soluciones renovables”. Diczfalusy ya ve un futuro de energías renovables en Europa: “Cuando tú y yo volvamos a hablar de aquí a 10 o 20 años, el sistema energético europeo será totalmente distinto: las renovables formarán una parte importante de ese sistema”. A pesar de las bajas expectativas tras el resultado de la conferencia de la ONU en Copenhague en diciembre, Diczfalusy afirma que los ánimos estaban altos en la Semana de la Energía Sostenible de la UE celebrada en marzo y en la que participó como conferenciante. “Oír ese optimismo es algo emocionante”, afirma. “Hace un año el principal mensaje era que el crecimiento y la tecnología verde eran los objetivos a alcanzar en Copenhague. Ahora se habla de ellos como un medio para alcanzar una recuperación económica significativa”.

Cómo ha demostrado Europa que está por delante en renovables

Hasta la fecha, Europa ha jugado con ventaja en el sector de las renovables. Para los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín, una empresa alemana (Odersun) fabricó las células fotoeléctricas para los techos del Parque Olímpico. La mayoría de las subvenciones destinadas a proyectos eólicos en el paquete de ayudas de Obama de 2009 se las llevó la española Iberdrola y, una porción menor, Horizon Wind Energy, propiedad de la portuguesa EDP Renováveis. Asimismo, la italiana Enel Green Power obtuvo más de 61 millones de dólares por sus plantas geotérmicas de Nevada. En marzo, Friends of the Supergrid se anunció como “una oportunidad mundial para que las empresas europeas exporten energía sostenible”. Este grupo de diez líderes del sector, que incluye el conglomerado energético alemán Siemens, planea aumentar la presión para lograr la regulación necesaria a fin de crear una red eléctrica paneuropea basada en energías renovables. “El problema que afrontamos para que este proyecto funcione no es un desafío tecnológico, sino de integración internacional”, explica Alfons Benzinger, de Siemens. “En este momento, no sería posible transportar la energía eólica marina producida en el Reino Unido a Alemania. Los sistemas no encajan y necesitan armonización, pero ya contamos con la tecnología necesaria para hacerlo realidad”.

“Existe el riesgo obvio de que Europa sea adelantada en los próximos años”, afirma Diczfalusy. “En cuestión de volúmenes, China y EE.UU. son impresionantes. Pero Europa sigue siendo el líder mundial en tecnología verde”. Mientras que los euroescépticos tienden a ver su composición plurinacional como su principal debilidad, Diczfalusy ve en estas “diferencias artísticas” la mayor fortaleza de Europa. “Distintos países han sido líderes en distintos sectores: Dinamarca en energía eólica, España en energía solar, Suecia en biomasa… Esto ha permitido el crecimiento del mercado y la competencia, en lugar de fomentar un centro de poder que intenta ser el primero en todo. Espero que este tipo de liderazgos pueda integrarse”. Se muestra optimista con respecto a que la energía renovable pueda representar una oportunidad para que Europa se convierta en una “potencia importante, si no una superpotencia, en la escena mundial”. “Es cierto, no podremos competir en materia de producción en masa, como China y la India. El mercado de las energías renovables necesitará mucha tecnología y buenos sistemas de innovación; pero también la voluntad cultural, la conciencia de los consumidores, la gente y los políticos. Esta es la oportunidad de Europa”.

Pero John Perlin ya ha leído todo esto antes: “César pensaba que los bosques centroeuropeos eran inagotables y los estadounidenses y los ingleses pensaban que los bosques de Norteamérica eran inagotables, pero no era así. Este ‘espejismo’ es la historia de la civilización: la única solución es desarrollar energía renovable, que no se agote”. Esta vez, la tecnología puede hacer que la historia tenga un final diferente…

Fotos: ©squacco; ©Malu Green!/ambas cortesía de Flickr