¡Engreídos europeos!

Artículo publicado el 18 de Junio de 2008
Artículo publicado el 18 de Junio de 2008
Una nueva victoria futbolística de los italianos frente a Francia, su eterno rival, que les permite pasar a cuartos de final del Euro2008. Los italianos tienes motivos para tener el ego hinchado. Europa está llena de engreídos…

Un sondeo de finales de mayo realizado por el diario italiano La Repubblica daba a conocer un aumento de la popularidad de Silvio Berlusconi. El reelegido Presidente del Consejo italiano cuenta ahora con una cota de aprobación del 56%. De ahí que tenga motivos para vanagloriarse o, como dicen los italianos, montarsi la testa, literalmente, subirse la cabeza, parecido al subírsele a la cabeza español.

Pero, ¿más allá de los Alpes? ¿Cómo podrían definir nuestros primos franceses las manías de grandeza de su Presidente, Súper-Sarko?

Siguiendo con la idea de la cabeza, podemos oír la expresión prendre la grosse tête, algo así como ‘ponerse la cabeza grande’, o la más refinada s’envoyer des fleurs (enviarse flores). Menos elegante, por el contrario, es el avoir les chevilles qui enflent, o sea, que se te hinchen los tobillos.

Parece que el origen de esta última expresión viene de Edipo, mitológico rey de Tebas. Su nombre, en efecto, significa ‘pies hinchados’, y el jovenzuelo parecía destacar por darse aires de grandeza: aunque claro, es cierto que resolver los enigmas de la esfinge ¡no es trabajo para cualquiera!

Los alemanes e ingleses piensan en la nariz: to stick one’s nose up (in air) (levantar la nariz al aire) es semejante al alemán die Nase hoch tragen (llevar la nariz alta), en referencia a ese gesto de superioridad de levantar la cabeza y enseñar los orificios nasales al personal, físicamente necesario para poder mirar por encima del hombro a los demás.

Los españoles, sin embargo, se inclinan por el humor: ¡Tú no tienes abuela! Porque, ¿quién cubre de elogios a los queridos nietecitos? Ahora bien, si la persona en cuestión se las apaña solita en eso de elogiarse, es quizá para llenar un vacío… De ahí, la otra expresión italiana, chi fa da sé, fa per tre, o sea, que uno se sobra y se basta. Vamos sobrados