Entendiendo la guerra del aceite de palma

Artículo publicado el 5 de Mayo de 2017
Artículo publicado el 5 de Mayo de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Aceite de Palma es un tema muy controversial en el Mundo Occidental y está vinculado principalmente a la Deforestación, las Emisiones de CO2 y Orangutanes, que la UE trata de abordar. Sin embargo, la gente indonesia y productores de aceite de palma lo asocian con una injusta Política de la UE, en orden de proteger sus propios intereses y mercados del lubricante líquido barato.

Hoy en día las personas asocian el Aceite de Palma con la destrucción de la selva tropical en Indonesia Malasia. Mucho antes de que los europeos empezaran a usar Aceite de Palma y las ONG empezaran campañas en su contra, personas ya estaban comerciando el aceite altamente productivo, que estaba en el cinturón de África Occidental desde Angola hasta Costa de Marfil.

Fue alrededor del año 1849 que los Holandeses y los Británicos salieron con la idea de importar las semillas del árbol de aceite de palma desde África Occidental hasta su respectiva colonia en Indonesia Malasia, donde tomó al rededor de 60 años más hasta su primera venta comercial. La segunda mitad del siglo XIX fue la época en que los Holandeses, Británicos y Franceses importaron muchos productos a sus colonias en el Sudeste Asiático. Los árboles de Aceite de Palma estaban creciendo perfectamente en el clima tropical.

Cuando Malasia fue fundada como un estado independiente, el gobierno estaba desarrollando programas para extender la producción de aceite de palma y reemplazar el cultivo de hule y madera naturales. Desde entonces, Indonesia, el vecino más grande de Malasia, ha superado a la antigua colonia británica y se ha convertido en el productor de Aceite de Palma más grande del mundo. El cliente más grande de procuctos de Aceite de Palma de Indonesia ha sido UE en los últimos años; que también ha pasado a negociar un tratado de libre comercio con Indonesia en este momento. Uno de los principales puntos de contencion dentro de las negociaciones es la directiva de energía renovable, que también tiene un impacto en futuras importaciones de aceite de palma de Indonesia.

Importaciones de Aceite de Palma y la Huella Ecológica

El Aceite de Palma puede ser usado para producir biomasa. La Directiva de Energía Renovable (2009/28/EC) del 2009 introdujo cantidades mínimas de energía renovable que debe ser integrada a la energía doméstica de cada Estado miembro y también establece criterios de sustentabilidad para la energía renovable. En 2015, se modificó la directiva para reducir el cambio indirecto del uso de la tierra para biocombustibles y biolíquidos ((EU)2015/1513), que basicamente trata de prevenir la conversión de cultivos alimenticios en cultivos productores de energía. Una prohibición especifica de aceite de palma no está incluida en la directiva pero los criterios de sustentabilidad indirectamente prohiben su uso, con consecuencias de gran alcance para las importaciones indonesias de Aceite de Palma: "la UE es el mayor consumidor mundial de Biocombustibles" declaró la Comisión Europea éste año. Haciendola un mercado potencial para el aceite tropical barato y la Industria de Aceite de Palma en Indonesia está poniendo mucha presión en su gobierno para apoyar futuras exportaciones. Y el gobierno Indonesio desesperadamente necesita mas exportaciones para alcanzar el objetivo de crecimiento económico del 7%.

Muchos indonesios sospechan que la mencionada directiva no es nada más que un intento de la UE para protejer sus mercados de importaciones indonesias. La narrativa generalizada en Indonesia llega incluso a evocar que las ONG, como Greenpeace, difamaron el Aceite de Palma indonesio, que están en confabulación con la UE:

Defendiendo el Aceite de Palma Indonesio

El académico indonesio Shofwan Al-Banna Choiruzzad realizó varias entrevistas con ONGs, políticos y representantes de la Industria de Aceite de Palma sobre los orígenes de la narrativa del aceite de palma en Indonesia. Para él: "la Industria de Aceite de Palma ha creado una narrativa de comercio de guerra como mecanismo de defensa contra la difamación de Greenpeace sobre el Aceite de Palma Indonesio".

Gapki (Gabungan Pengusaha Kelapa Sawit Indonesia), la Asociación de Aceite de Palma de Indonesia, publicó números que demostraban cómo la cuota de mercado de aceite de palma ha marginado el aceite de soja estadounidense y  el aceite de girasol y de colza de la UE desde 1980 y estos números están de hecho correctos. Además presentaron el argumento de que la Asociación Americana de Soja en los US ya ha logrado influir en el gobierno de los US en el pasado. En los 80 difundió la narrativa de que el aceite de palma tenía impactos severos sobre la salud humana y por lo tanto debía ser prohibida. Esto llevó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos a imprimir advertencias sobre productos que contenían aceite de palma.

En 2011, Gapki terminó su afiliación de la mesa redonda sobre el Aceite da Palma sostenible y fortaleció sus vínculos con el Ministerio de Agricultura de Indonesia. Cuando la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos bajo la administración de Obama excluyó igualmente el aceite de palma como fuente de biocombustibles, Gapki vió más evidencia para su teoría. Gapki ​empezó a organizar talleres para periodistas y estudiantes en Java Kalimantan para convencer a las personas. En sus eventos, demostraban también de que el Aceite de Palma necesita menos tierra para producir más aceite y es por lo tanto mucho más amigable con el ambiente. Sin embargo, olvidaron mencionar el problema que viene cuando los campos estan siendo preparados para el crecimiento de aceite de palma: las consecuencias altamente polémicas de la tala y quema de la selva tropical.  La mayoría de los nutrientes de la selva tropical no están en el suelo, sino en las plantas. Si un pedazo de tierra ha sido arrancado por fuego, será nutrido por las cenizas de las plantas por algunos años, ya que las cenizas todavía contienen los nutrientes de las plantas quemadas.  Sin embargo, después de un tiempo corto, los nutrientes se habrán ido, y el ecosistema previamente intacto es dañado. El suelo en sí no puede compensar esta perdida, por lo que la regeneración de la selva tropical ya no es posible, por lo que hace que ya no sea utilizable para el uso agrícola. Otros efectos son inmensos incendios forestales. Sin ser industrializada, Indonesia ha sido perseguida por estos incendios, y empeora y empeora. Indonesia contribuye de manera importante a emitir más CO2 a la atmósfera, a través de grandes cantidades de carbono almacenado que se libera de los árboles y que después se mezcla con oxígeno.

La situación está arraigada, ya que una gran mayoría todavía cree que los efectos no son serios y que la UE no es la mejor entidad para decir a los Indonesios ​qué hacer. Especialmente porque la UE sigue siendo vista como una cuerpo dividido, con poco poder. Quizá más importante: perseguida por su pasado colonial y sus propios pecados climáticos le dan a la UE poca credibilidad para contarle a Indonesia lecciones morales. Medidas como los criterios de sustentabilidad parecen ser la única respuesta posible, pero Indonesia está ya buscando nuevos mercados para el aceite de palma, y Sudáfrica, IndiaChina están felices de comprarlos.

Camille Nessel for Eyes On Europe. This article was originally published on the official website of Eyes on Europe. 

* | 

* | 

Eyes On Europe

Eyes On Europe

* | Eyes On Europe

Creado en 2004 por un grupo de estudiantes, Eyes On Europe es una organización que se ocupa de asuntos europeos. A través de su revista y su sitio web, promueven la ciudadanía europea y el diálogo. Para más información, consulta su página de Facebook.