Entre Felipe VI y la III República

Artículo publicado el 3 de Junio de 2014
Artículo publicado el 3 de Junio de 2014

Tras la ab­di­ca­ción del rey de Es­pa­ña, Juan Car­los I, miles de per­so­nas sa­lie­ron ayer a las plazas de todo el país para reivin­di­car el de­re­cho ce­le­brar un re­fe­rén­dum que sirva para afian­zar la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria o im­plan­tar la III Re­pú­bli­ca en el país. ¿Es­pa­ña, ma­ña­na, será re­pu­bli­ca­na?

Nada más co­no­cer­se la no­ti­cia de la ab­di­ca­ción de Juan Car­los I, Rey de Es­pa­ña, tras 39 años en el cargo, nu­me­ro­sos co­lec­ti­vos so­cia­les y fuer­zas de la iz­quier­da ha­cían un lla­ma­mien­to para salir a la calle a reivin­di­car la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum sobre el mo­de­lo de es­ta­do y que los es­pa­ño­les pue­dan de­ci­dir si su país con­ti­núa sien­do una mo­nar­quía o se trans­for­ma en re­pú­bli­ca. 

Lo cier­to es que la gran ma­yo­ría, en torno al 70% de los es­pa­ño­les, nunca han vo­ta­do si que­rían o no rey. Don Juan Car­los asu­mió la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do en 1975, pos­te­rior­men­te, la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la de 1978 lo ra­ti­fi­có en el cargo, pero nin­gún ciu­da­dano hoy menor de 54 años votó la Carta Magna. En Es­pa­ña el tema de la Co­ro­na es un de­ba­te re­cu­rren­te, no tanto entre mo­nar­quía o re­pú­bli­ca, que tam­bién, sino entre re­pú­bli­ca y juan­car­lis­mo: mucha gente apoya a Juan Car­los, pero no el sis­te­ma mo­nár­qui­co ni la su­ce­sión en su hijo, el Prín­ci­pe Fe­li­pe. Los es­cán­da­los que han gol­pea­do al mo­nar­ca en los úl­ti­mos tiem­pos (cazas de ele­fan­tes, sa­li­das de tono, aman­tes) su­ma­dos a los que han pro­ta­go­ni­za­dos miem­bros de su fa­mi­lia (Caso Nóos con su hija, la In­fan­ta Cris­ti­na y su yerno, Iñaki Ur­dan­ga­rín, in­ves­ti­ga­dos por la jus­ti­cia) no han hecho sino me­drar su cre­di­bi­li­dad y re­du­cir su apoyo po­pu­lar, que por otra parte aún es fuer­te.

¿Debe el Reino de Es­pa­ña trans­for­mar­se en una Re­pú­bli­ca?

La de­ci­sión del rey s se tomó  el pa­sa­do 5 de enero, el día de su 76 cum­plea­ños. In­for­mó en­ton­ces de su ab­di­ca­ción al pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Rajoy y al líder de la opo­si­ción y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba. Pero el se­cre­to se ha man­te­ni­do hasta la ce­le­bra­ción de las Elec­cio­nes Eu­ro­peas, para que su mar­cha no in­ter­fi­rie­ra en la cam­pa­ña.

El pro­fun­do va­ra­pa­lo que las dos for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que sus­ten­tan el bi­par­ti­dis­mo en Es­pa­ña, PP y PSOE, han co­se­cha­do en los co­mi­cios del 25 de Mayo, pa­re­ce un buen mo­men­to para el re­le­vo. Ambas for­ma­cio­nes se des­plo­ma­ron en las eu­ro­peas (per­die­ron en con­jun­to 5 mi­llo­nes de votos) pero man­tie­nen más del 80% de los es­ca­ños en el Par­la­men­to na­cio­nal. Ambos, PP y PSOE, son los ba­luar­tes de la ins­ti­tu­ción de la mo­nar­quía en Es­pa­ña (sus lí­de­res se han apre­su­ra­do en de­fen­der la fi­gu­ra del Rey y la del Prín­ci­pe) y quie­ren dejar bien atada la su­ce­sión en su hijo Fe­li­pe, algo que con­si­de­ran prio­ri­ta­rio. Las dos for­ma­cio­nes temen un des­ca­la­bro en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, unido al auge de los par­ti­dos de iz­quier­da, ma­ni­fies­ta­men­te an­ti­mo­nár­qui­cos, y pien­san que re­tra­sar el re­le­vo lle­va­ría a Es­pa­ña a una grave cri­sis ins­ti­tu­cio­nal.

Pre­ci­sa­men­te tres de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que más fuer­za han ga­na­do en los co­mi­cios del 25-M: Iz­quier­da Unida (IU), Po­de­mos y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) han sido las más ac­ti­vas desde la no­ti­cia de la ab­di­ca­ción del Rey. Cayo Lara, coor­di­na­dor fe­de­ral de IU, ha ma­ni­fes­ta­do que es el mo­men­to de un re­fe­rén­dum para que "el pue­blo de­ci­da si quie­re mo­nar­quía o Re­pú­bli­ca", al tiem­po que ha ase­gu­ra­do que "es in­con­ce­bi­ble en el siglo XXI se­guir ha­blan­do del de­re­cho de san­gre". El líder de Po­de­mos, Pablo Igle­sias, ha re­cla­ma­do un re­fe­rén­dum sobre la mo­nar­quía "si el Go­bierno cree que Fe­li­pe de Bor­bón cuen­ta con la con­fian­za de la ciu­da­da­nía, debe so­me­ter­lo a las urnas" ha de­cla­ra­do. ERC lla­ma­ba a todos los re­pu­bli­ca­nos de Ca­ta­lu­ña a ma­ni­fes­tar­se pa­cí­fi­ca­men­te en las pla­zas de sus pue­blos y ciu­da­des. Desde los gru­pos con­ser­va­do­res na­cio­na­lis­tas vasco y ca­ta­lán, Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vasco (PNV) y Con­vergència i Unió (CIU), tam­bién se ha­bla­ba de un nuevo tiem­po de cam­bios.

Ese es el es­pí­ri­tu que mu­chos jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes en Es­pa­ña reivin­di­can: que se le dé al pue­blo la opor­tu­ni­dad de ele­gir. En toda Es­pa­ña y mu­chas ca­pi­ta­les eu­ro­peas se ce­le­bra­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes a favor de la Re­pú­bli­ca y en favor del de­re­cho del pue­blo a de­ci­dir su mo­de­lo de es­ta­do. Al grito de "los bor­bo­nes a los ti­bu­ro­nes", "Juan Car­los Pri­me­ro, de Fran­co es he­re­de­ro" o el ya clá­si­co "Es­pa­ña, ma­ña­na, será re­pu­bli­ca­na", miles y miles de per­so­nas se con­gre­ga­ron en la ma­dri­le­ña Puer­ta del Sol, así como en más de 60 ciu­da­des de la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Al­gu­nos de ellos se­ña­la­ban para Ca­fé­Ba­bel sus de­seos.

 An­drés, ar­qui­tec­to de 29 años,  in­di­ca­ba que "los es­pa­ño­les te­ne­mos que poder de­ci­dir en una con­sul­ta si que­re­mos que el Prín­ci­pe Fe­li­pe sea nues­tro rey", una opi­nión que re­su­me el pen­sar ge­ne­ra­li­za­do de la ma­ni­fes­ta­ción que llenó la Puer­ta del Sol de Ma­drid, en pleno cen­tro de la ca­pi­tal. Por su parte, Ma­til­de, es­tu­dian­te de 22 años, ase­gu­ra­ba que es­ta­ba allí por­que quie­re ele­gir al Jefe del Es­ta­do, aun­que apoya a Juan Car­los: "Yo era juan­car­lis­ta por mi madre y por­que creo que el Rey ha hecho mucho por la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña, pero ahora llega el turno de que de­ci­da­mos quién con­ti­nua­rá con esa tarea". Jaime, otro ma­ni­fes­tan­te, apor­tó un punto de vista di­fe­ren­te: "se puede per­mi­tir que en el siglo XXI la je­fa­tu­ra de un país que se hace lla­mar de­mo­crá­ti­co pase de pa­dres a hijos, que­re­mos la Re­pú­bli­ca ya".  An­to­nio, in­ge­nie­ro de 31 años, ma­ti­za­ba que "yo vo­ta­ría a Fe­li­pe como Pre­si­den­te de la III Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la, lleva toda la vida pre­pa­rán­do­se para go­ber­nar, pero quie­ro tener ese de­re­cho a de­ci­dir". 

Este es uno de los gran­des con­tra­sen­ti­dos de la so­cie­dad es­pa­ño­la: unos quie­ren re­pú­bli­ca, otros quie­ren mo­nar­quía, pero so­bre­to­do entre los más jó­ve­nes, hay una co­rrien­te que aboga por so­me­ter­lo a re­fe­rén­dum, aun­que el pró­xi­mo Pre­si­den­te de la III Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la aca­ba­ra sien­d0 Fe­li­pe VI. Pero lo que la ma­yo­ría quie­re y es lo que han sa­li­do a ex­pre­sar en las ca­lles, es tener el de­re­cho a de­ci­dir.