Entre la comprensión y la hostilidad: Ser ruso en la unión europea

Artículo publicado el 8 de Agosto de 2014
Artículo publicado el 8 de Agosto de 2014

Justo cuando la Unión Europea y Rusia permanecen bloquedas en una crisis internacional que empeora por momentos centrada en el conflicto de Ucrania ¿cuál es el impacto sobre los miles de ciudadanos rusos que viven en la Unión Europea? 

Alexandra Ovchinnikova, 27 años, estudiante en la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich. Alexandra está acabando su segunda carrera en ciencias económicas. Ella se graduó antes de su primera carrera, Periodismo Internacional, en el Instituto de Relaciones Internacionales del Estado de Moscú (MGIMO) y ha trabajado como periodista desde los 18 años. Antes de venir a Alemania, Alexandra dirigió una organización no gubernamental junto con sus amigos de la universidad para ayudar a huérfanos y ancianos sin familia en el área de Moscú. Alexandra lleva en Múnich alrededor de tres años y medio. Habla ruso, inglés, alemán, italiano y ahora está estudiando árabe. Le interesa la ayuda humanitaria y el desarrollo. 

cafébabel: ¿Cuál es tu opinión sobre la difícil situación que atraviesa la relación entre Rusia y la Unión Europea?

Alexandra Ovchinnikova: Para responder a la pregunta, deberíamos primero definir qué significa "difícil situación". Entiendo que que está habiendo un fallo en crear un modelo adecuado de relaciones entre Rusia y la Unión Europea (UE) que debería ajustarse a ambas partes después del desmantelamiento de la Unión Soviética. En este sentido, yo destacaría que estas dificultades no son algo reciente, sino que es un fenómeno que nació hace casi quince años. Creo que es una pena todo el tiempo que se ha perdido. Sin embargo, el clímax de estas dificultades que estamos viendo ahora me está dando la esperanza de que por fin tendrá lugar un diálogo serio y nos llevará en la buena dirección.  

CB: ¿Afectó esta situación a tu vida en Alemania?

AO: En los últimos tres años, me he acostumbrado a ser una embajadora no oficial de mi país. Recibo muchísimas preguntas sobre Rusia por parte de mis amigos extranjeros y de gente con la que me encuentro de manera ocasional, y se lo agradezco. Primero, por intentar ir un poco más allá, aprender más, recoger información de diferentes fuentes. También estoy muy agradecida porque sus preguntas me ayudan a entender mejor a mi propio país y a dilucidar en qué cosas los rusos se parecen o se diferencian a los europeos. La situación en Ucrania me está haciendo plantearme muchas cuestiones en este momento. 

CB: ¿Cuál es tu experiencia al hablar con la gente de la Unión Europea sobre el conflicto con Ucrania? 

AO: Hay de todo. Mis amigos estudian relaciones internacionales así que intercambiamos impresiones y estamos al día de las noticias. ¿En qué estamos de acuerdo? En que el clima político y de los medios de comunicación no facilita un mutuo entendimiento ni la búsqueda del compromiso, ni en Ucrania, ni en Rusia ni en Europa. En que debería encontrarse una solución en lugar de culparse unos a otros. Y aún hay otro tipo de experiencia. ¿Conoces a Elizabeth Lotus, la famosa psicóloga amerciana especializada en explorar la construcción de la memoria humana? Los americanos son bastante buenos en este campo normalmente. Pues bien, la sra. Lotus ha hecho un gran avance recientemente y ha probado que es bastante fácil manipular la memoria humana. Ella ha conducido experimentos donde ha expone a la gente hechos que nunca ocurrieron. Todos los participantes empezaron a recordarlos, describiendo cómo sucedieron, añadiendo incluso algunos detalles particulares. No paro de pensar en la tesis de Lotus estos días.  

CB: ¿Cuál es tu punto de vista sobre el conflicto de Ucrania?

AO: Se ha cobrado muchas vidas, traído demasiadas tragedias a la gente, tanto a los prorusos como a los antirusos en Ucrania e incluso para aquellos que no tienen ninguna relación ni con Rusia ni con Ucrania. Creo que es horrible. Y también siento miedo. Cuando leo publicaciones en Facebook de ciertos políticos y soy testigo del odio y de la división que tratan de expandir entre la gente, ¡es increíble! Es complicado imaginar que todo eso pueda estar escrito por humanos. Estoy estupefacta por la pérdida de humanidad de nuestra era. El aniversario del comienzo de la I Guerra Mundial sucedió hace poco y siento decirlo, pero no creo que nuestra generación haya aprendido nada de los errores de nuestros ancestros. 

CB: ¿Qué piensas de las reacciones de Rusia y de Ucrania?

AO: A nivel humano, estamos en el mismo bando. Mi padre está alojando ahora a unos amigos ucranianos en nuestra dacha (casa de campo). Mis amigos alemanes están ayudando con donaciones. A nivel político, creo que las noticias sobre las "nuevas sanciones" han tapado las noticias de los humanos que sufren y cómo podemos resolver su situación. Curiosamente, no hay apenas ninguna mención de que el principal efecto de las sanciones podría conllevar el daño de las vidas de la población civil del país afectado. Creo que las sanciones arruinan las vidas de algunos de mis compatriotas, personas normales con sus vidas diarias y sus sueños. Y esto me preocupa mucho. 

CB: ¿Qué opinas de los medios europeos y rusos que cubren el conflicto?

AO: Trabajé como periodista durante años así que preferiría no comentar sobre el trabajo de mis colegas. Sin embargo, estoy siguiendo muy de cerca los medios rusos, europeos, estadounidenses e incluso árabes y entiendo la dificultad que sus audiencias están experimentando. A veces está todo demasiado expuesto a interpretaciones de hechos y acontecimientos. ¿En quién deberíamos confiar? Como periodista, tomo en consideración la opinión de mis colegas, pero estoy particularmente interesada en las fuentes que usan. En la era de Internet es muy fácil seguirles el rastro. Así que veo vídeos de las ruedas de prensa en el Departamento de Estado de los Estados Unidos y de Barack Obama. Escucho las entrevistas con Sergey Lavrov y Vladimir Putin; Angela Merkel y David Cameron están en mi lista también. Menos éticas pero bastante perspicaces son las filtraciones que se prueban como creíbles. Y entonces, por supuesto, la historia, la economía (déjame ponerlo en negrita), "quid prodest" ("¿quién va a sacar beneficio de esto o de aquello?") y el sentido común. Basándome en todo eso, intento pensar: ¿Cómo podría resumir toda la información que tengo? ¿Qué artículo escribiría si tuviera que hacerlo?