Entre protesta y arte urbano: Ruído de bombas sobre Berlín

Artículo publicado el 20 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 20 de Noviembre de 2015

El colectivo urbano Turn the Tide ha decidido presentar su propuesta artística en un barrio berlinés, en un ambiente casi bélico, para tratar de sensibilizar a los habitantes de la zona sobre la realidad de los conflictos en Oriente Medio. Ruído de balas, sirenas y muchos gritos... Bienvenidos a Damas.

Muchos de los que se encontraban el pasado 3 de noviembre en el barrio berlinés de Oberbaumbrücke se sobresaltaron por el sonido de las balas y las bombas. Los fusiles no dejaban de disparar, interrumpidos solamente por frases históricas como "Niemand hat die Absicht, eine Mauer zu errichten" (nadie tiene la intención de construir un muro) o "Ihr Völker der Welt, schaut auf diese Stadt" (Pueblos del mundo, ¡mirad esta ciudad!). Tras la enésima salva de artillería, dos mujeres empiezan a discutir en árabe. De fondo, música de órgano y gente que grita. Después, sirenas, gritos y más gritos. 

La efervescencia de la salida del trabajo se diluye y deja paso a otro tipo de sensaciones, hasta convertirse en un malestar que va en aumento a medida que pasan los minutos. En uno de los pilares del puente hay un graffiti en el que puede verse a un soldado armado con los ojos tachados a modo de venda por una línea de pintura roja. No se sabe de dónde viene el sonido de los disparos y de los gritos. Debe de haber un altavoz escondido por algún lado. 

El miedo a la guerra es un motivo suficiente para huir

Los miembros del colectivo político de arte urbano Turn the Tide le dieron vueltas a cuál podría ser la mejor manera de transmitirles a los habitantes de Berlín la cruda realidad de lo que significa una guerra, sobre todo a todos aquéllos que piensan que sirios y afganos huyen de su país, "por placer". El espectáculo no se dirige a las personas abiertas de mente, "sino a quienes no son capaces de ver la realidad de esa situación", afirma uno de los portavoces de un grupo en el que sus miembros actúan de forma anónima. La guerra es cruel, deshumanizada y, en muchos casos, mortal, así que no es de extrañar que la gente huya de ella como de la peste. "En nuestro país, pocos conocen el miedo a la guerra", declara el colectivo, pero ¿qué pasaría si de la noche a la mañana empezaran a caer bombas sobre Berlín?

La capital alemana era, hasta hace bien poco, marco de escenas de combate, muerte y exclusión. A los collages sonoros que el colectivo muestra a través de su espectáculo Noisebombs, Turn the Tide incorpora una serie de citas históricas sobre la construcción y caída del Muro de Berlín. Entre los sonidos de la guerra y los datos sobre la crisis migratoria, las grabaciones radiofónicas alcanzan otra dimensión, que llegan incluso a resultar molestas. ¿Por qué celebramos la caída del Muro y la Reunificación con tanto entusiamo, si casi al mismo tiempo estamos levantando muros nuevos en las fronteras de la Unión Europea?

Para hacer los carteles y reproducir el sonido de las bombas, Turn the Tide dispone únicamente de un altavoz, un mini amplificador y un lector de MP3, y pretenden ampliar sus representaciones por todo Berlín, para llegar a más gente. Tras Oberbaumbrücke vendrán más lugares, ya que los miembros del colectivo están convencidos de que todavía "hay mucho que decir". Para ellos esto es, además, una sátira, una reinterpretación de los métodos de representación de los medios de comunicación y la publicidad. "Lo simbólico a veces resulta difícil de comprender o de descifrar", nos dice otro de sus portavoces. "Nuestro logo, por ejemplo, es un poco rúnico (las runas fueron el primer alfabeto utilizado por los primeros pueblos germánicos) y por ello, a primera vista y sin conocernos, podrían situarnos en la derecha política".  

Tenemos que ser capaces de aprender a pensar por nosotros mismos

La ambigüedad ideológica de los símbolos es algo premeditado y con ello, Turn the Tide pretende replantear el funcionamiento de los mecanismos de percepción y de explicación de las cosas. La realidad no es de un solo color, tiene mil matices y la crisis migratoria no puede ser entendida, ni explicada, en varias frases. "Por eso, lo que pretendemos es promover la comprensión entre los seres humanos", trata de dejar claro uno de los miembros del colectivo. Deberíamos ser capaces de pensar por nosotros mismos y no cerrar los ojos frente a una guerra de la que muchos millones de personas huyen en dirección a Europa.

---

Este artículo ha sido publicado por nuestro equipo local Cafébabel Berlin.