Entrevista al ex-comisario que quiere legalizar las drogas

Artículo publicado el 11 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 11 de Febrero de 2014

Tom Lloyd ha sido policía durante 30 años. A lo largo de su carrera ha podido observar los efectos de las drogas en las personas. Y ha llegado a la conclusión de que el problema son las leyes. Comisario retirado, hace campaña para modificar las leyes de cara a la legalización. Nos encontramos con él en Cambridge.

¿Por qué está Tom tan con­ven­ci­do de que las dro­gas de­be­rían le­ga­li­zar­se? En los co­mien­zo de su ca­rre­ra po­li­cial, Lloyd se dio cuen­ta de que algo no iba bien. Me cuen­ta como los dro­ga­dic­tos eran “ti­ra­dos a una ha­bi­ta­ción llena de sim­ples col­cho­nes" co­no­ci­da como “La fosa”. Luego, se les ponía de pie y se les echa­ba a pa­ta­das, sin la ayuda ni el apoyo ade­cua­do. La ma­yo­ría de los dro­ga­dic­tos ha­bían vi­vi­do se­rios trau­mas, ex­pli­ca Lloyd, “algo va mal en la vida de estas per­so­nas y cul­par­les por ello es un en­fo­que erró­neo. Ayu­dar­les a salir de su si­tua­ción no es sólo el plan­tea­mien­to co­rrec­to para ellos, sino tam­bién el mejor para la so­cie­dad. Es más ba­ra­to in­ter­ve­nir y aten­der­les”.

¿Qué hay de los que con­su­men dro­gas por pla­cer? ¿Esa gente que fuma hier­ba para re­la­jar­se o toma pas­ti­llas en las fies­tas? “La ma­yo­ría de las per­so­nas que con­su­men dro­gas no tie­nen un pro­ble­ma”, ex­pli­ca Lloyd, “si tie­nes un pro­ble­ma con el con­su­mo de dro­gas, lo úl­ti­mo que ne­ce­si­tas es ser arres­ta­do y pro­ce­sa­do, si no tie­nes un pro­ble­ma, lo úl­ti­mo que ne­ce­si­tas es ser arres­ta­do y pro­ce­sa­do”. Esta frase es breve y con­ci­sa pero in­creí­ble­men­te pers­pi­caz. En pocas pa­la­bras, Lloyd ha re­ve­la­do lo ab­sur­das y per­ni­cio­sas que son nues­tras leyes ¿Por qué la gente no ve esto? Lloyd culpa al sen­sa­cio­na­lis­mo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “Hay una des­vin­cu­la­ción real que de­ri­va del hecho de que le ten­ga­mos este miedo emo­cio­nal a las dro­gas y a lo que estas nos pue­dan oca­sio­nar, lo que nos con­vier­te en seres irra­cio­na­les”, co­men­ta el an­ti­guo co­mi­sa­rio.

eL EFEC­TO GLOBO

Tom Lloyd ex­pli­ca que la le­gis­la­ción en ma­te­ria de dro­gas pre­ten­de pro­te­ger a la gente pero lo que hace en reali­dad es po­ner­la en pe­li­gro. Al prohi­bir las dro­gas, el go­bierno no las con­tro­la pero lo que de hecho hace es re­nun­ciar a la po­si­bi­li­dad de con­tro­lar­las. La gente no muere por tomar éx­ta­sis, por ejem­plo, muere por los pro­duc­tos con­ta­mi­nan­tes aña­di­dos por los cri­mi­na­les a los que no les im­por­tan sus clien­tes. Ha­bla­mos del pre­do­mi­nio de las lla­ma­das ‘le­gal-highs’, que cos­ta­ron la vida de 52 per­so­nas en el Reino Unido en 2012. “Es este efec­to globo” cuen­ta Lloyd. “La gente, en vez de con­su­mir sus­tan­cias re­la­ti­va­men­te se­gu­ras como el MDMA o el can­na­bis, re­cu­rre a estos pro­duc­tos des­co­no­ci­dos y al­ta­men­te pe­li­gro­sos. Me pre­gun­to si cada vez que al­guien muere a causa de las dro­gas, la san­gre man­cha las manos del go­bierno”. Tom con­tes­ta: “Quizá sea una frase emo­ti­va pero ¿po­drían ha­ber­se evi­ta­do las miles de muer­tes por so­bre­do­sis de he­roí­na, me­ta­do­na y otras dro­gas? La res­pues­ta a esto es 'sí, prác­ti­ca­men­te todas ellas' ”.                                                                                                       

Un ar­gu­men­to al que a me­nu­do se en­fren­ta Lloyd es el que sos­tie­ne que la le­ga­li­za­ción de las dro­gas ani­ma­rá a más per­so­nas a su con­su­mo. Él re­cha­za este ar­gu­men­to, des­ta­can­do el ejem­plo de Por­tu­gal, donde el con­su­mo de dro­gas se ha re­du­ci­do a la mitad diez años des­pués de  la des­pe­na­li­za­ción. De hecho, Lloyd dice que el ar­gu­men­to que sos­tie­ne que “el con­su­mo de dro­gas au­men­ta­ría” no se en­tien­de en ab­so­lu­to. “La aten­ción de­be­ría cen­trar­se en la re­duc­ción de los daños más que en la re­duc­ción del mer­ca­do, por­que desde mi punto de vista, no pue­des dis­mi­nuir el vo­lu­men del mer­ca­do so­me­tién­do­lo a una prohi­bi­ción por­que esto au­men­ta­ría ar­ti­fi­cal­men­te el pre­cio de las dro­gas. La ma­rihua­na no es más que una hier­ba. Sólo vale su peso en oro por­que está prohi­bi­da”. Cuan­do se mudó al fron­do­so Cam­brid­ge, una pe­que­ña ciu­dad de en­sue­ño con sus finas y altas to­rres, Lloyd no es­pe­ra­ba en­con­trar tanto con­su­mo de dro­gas. Sin em­bar­go, en un solo día, siete tra­fi­can­tes de crack fue­ron arres­ta­dos. Los enor­mes in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos que la ile­ga­li­za­ción ge­ne­ra su­po­nen que el trá­fi­co de dro­gas corra como la pól­vo­ra.

Una sa­li­da fácil

In­tere­sa­da en in­cre­men­tar las es­ta­dís­ti­cas, la po­li­cía arres­ta sin vio­len­cia a los tra­fi­can­tes que son un blan­co fácil (una sa­li­da fácil). Por otro lado, pros­pe­ran los tra­fi­can­tes más im­por­tan­tes. Es como una es­pe­cie de dar­wi­nis­mo eco­nó­mi­co según el cual la pro­pia ley “en­gen­dra a las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les más vio­len­tas, más co­rrup­tas, más des­truc­ti­vas y más pe­li­gro­sas”. Lloyd me cuen­ta cómo los agen­tes so­lían in­cau­tar pe­que­ñas plan­tas de can­na­bis y arres­ta­ban a sus pro­pie­ta­rios, a me­nu­do, sim­pá­ti­cos hip­pies. Se cui­da­ban y re­ga­ban las plan­tas co­lo­ca­das en el al­féi­zar de la ven­ta­na de la co­mi­sa­ría hasta que flo­re­cían, una prue­ba só­li­da que se uti­li­za­ría en los tri­bu­na­les. Los tri­bu­na­les re­gio­na­les: ese ele­men­to di­sua­so­rio que tan caro ha sa­li­do, que no di­sua­de sino que man­cha el CV del in­frac­tor, ce­rrán­do­le las puer­tas al mer­ca­do la­bo­ral y abrién­do­se­las al de la cri­mi­na­li­dad a largo plazo. Pa­re­ce que para la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res de dro­gas, la per­se­cu­ción legal les su­po­ne un mayor daño po­ten­cial que las mis­mas dro­gas.

El go­bierno no está lu­chan­do con­tra las dro­gas sino con­tra la gente”, afir­ma Lloyd. Al con­tra­rio que en la ma­yo­ría de las gue­rras, en esta, el re­sul­ta­do desea­do por el go­bierno es un cos­to­so des­gas­te. “Tener mano dura con las dro­gas” es apos­tar a ca­ba­llo ga­na­dor. La gue­rra debe con­ti­nuar. La in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a cabo por la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca Trans­form mues­tra que las dro­gas ile­ga­les le cues­tan al go­bierno del Reino Unido más de 19 mil mi­llo­nes de euros al año. ¿Con­clu­sio­nes? No a ojos de los po­lí­ti­cos. Estos lle­van re­cha­zan­do la rea­li­za­ción de una in­ves­ti­ga­ción del aná­li­sis de los cos­tes en el Reino Unido du­ran­te más de una dé­ca­da. “La au­sen­cia de in­ves­ti­ga­ción es de­li­be­ra­da”, co­men­ta Lloyd, “por­que si el go­bierno in­ves­ti­ga­ra, pon­dría al des­cu­bier­to, tan solo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, cuan inefec­ti­va es la ac­tual po­lí­ti­ca de apli­ca­ción de la ley”. Con­clu­sio­nes es lo úl­ti­mo que ne­ce­si­tan los po­lí­ti­cos que ven los miles de mi­llo­nes gas­ta­dos en la gue­rra con­tra las dro­gas como una in­ver­sión más que como un pro­yec­to so­cio-eco­nó­mi­co.

Esta po­lí­ti­ca fa­lli­da acer­ca de la prohi­bi­ción de las dro­gas es un azote al mundo en­te­ro”, con­clu­ye Lloyd apa­sio­na­da­men­te, “es un abuso ma­si­vo de los de­re­chos hu­ma­nos”. Sin em­bar­go, el cam­bio está en el ho­ri­zon­te. La re­for­ma en la le­gis­la­ción de las dro­gas en Por­tu­gal, la Re­pú­bli­ca Checa, Uru­guay, Co­lo­ra­do y Wa­shing­ton ha pro­du­ci­do olas de agi­ta­ción y de pá­ni­co que se están ex­ten­dien­do a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de los par­la­men­tos por todo el pla­ne­ta. “Esto va a pasar”, dice Lloyd, “ahora exis­te una fuer­za im­pa­ra­ble a favor del cam­bio”.  Lo que una vez fue un dogma irre­fu­ta­ble – “La gue­rra con­tra las dro­gas”- está ahora listo para ser de­ba­ti­do.

Lee la en­tre­vis­ta com­ple­ta aquí.