Entrevista con Max Schrems: Europa 1 - Facebook 0

Artículo publicado el 26 de Octubre de 2015
Artículo publicado el 26 de Octubre de 2015

Gracias a la demanda de Max Schrems (28 años, Salzburgo), el TJUE ha anulado el acuerdo de "puertos seguros" con EE.UU. El acuerdo no protegía los datos personales de los europeos, pues no impedía a la inteligencia estadounidense acceder a la información. En Cafébabel hablamos con este estudiante de derecho y activista de la protección de datos que decidió enfrentarse a un gigante como Facebook.

Cafébabel: ¿Te sientes orgulloso de que Edward Snowden te haya mencionado en un tweet que hablabla sobre el veredicto del Tribunal?

Max Schrems: Sí, para mi ha sido genial. Normalmente este tipo de cosas no me importan demasiado, pero esta vez me he alegrado mucho.

Cafébabel: Afirmaste que nosotros, los usuarios, todavía no tenemos instinto digital. ¿Crees que tu demanda contra la invasión de la privacidad de Facebook podría conllevar un cambio de conciencia en este sentido?

Max Schrems: Creo que las cosas ya han cambiado. Especialmente a raíz de todo lo que pasó con Snowden. Todo el mundo se ha dado cuenta hasta cierto punto de que pasan cosas [como la vigilancia encubierta y la limitada protección de datos]. Sin embargo, todavía es una sensación minoritaria que suele ser difícil de articular con precisión.

Cafébabel: Por el momento, ¿crees que Europa ha fallado a la hora de llevar a cabo una estrategia digital unificada para priorizar la protección de datos de sus ciudadanos?

Max Schrems: Cada Estado-nación es responsable de la ejecución de las reglas en todos los casos y, por tanto, la responsabilidad se reparte entre los 28 Estados miembros. Siempre ha sido así, ya que no existe ninguna autoridad europea dedicada exclusivamente a la privacidad. El problema hasta ahora ha sido que mucha gente que forma parte del sistema antiguo simplemente no ha hecho nada para solucionarlo. La sentencia podría darnos un poco más de espacio para la cooperación. 

Cafébabel: Es extraño; la defensa de la comisión irlandesa de protección de datos ante el Tribunal fue poco contundente, y dio la impresión de que aun así quería acabar con los puertos seguros.

Max Schrems: Sí, fue una mala actuación por parte de la comisión. De hecho, yo pensé para mis adentros: ¿De verdad quieren defender aquí su acuerdo o quieren acabar con él? Una parte de mí se quedó sorprendida de que no tuvieran un argumento mejor.

Cafébabel: Uno de tus principales objetivos es imponer la obligación de que incluso las grandes empresas tecnológicas actúen conforme a la ley. ¿Cómo tienes pensado publicitar más esta cuestión?

Max Schrems: No es la ambición de mi vida, tengo otras muchas cosas que hacer. De hecho, estas acciones también son responsabilidad de las autoridades y no sólo de ciudadanos individuales. La protección de datos la controla el Estado, pero las leyes no se están implementando de forma correcta. El problema es que las autoridades competentes no hacen nada, como en el caso de Luxemburgo e Irlanda, donde la mayoría de las empresas tecnológicas establecen sus sedes europeas por razones fiscales.

"Básicamente puedes romper la ley Europea porque nunca va a pasar nada". Esta frase que escuchó Max Schrems cuando estaba estudiando en EE.UU. fue para él la gota que colmó el vaso.

Cafébabel: ¿Hasta qué punto los ciudadanos normales se involucran en este asunto de la privacidad?

Max Schrems: Todo el mundo puede hacer algo; de entre los 500 millones de europeos, siempre vas a encontrar a alguien que quiera involucrarse. No soy la única persona en el mundo que se ha preocupado alguna vez por la protección de datos. Por ejemplo, otras personas se han ocupado de la conservación de datos… Y no debemos olvidar a aquel que se enfrentó a Google [el Comisario Federal de Protección de Datos, Peter Schaar, Comité de las Regiones de la UE]. Estas cosas suceden poco a poco. Esto también se podía ver el en juicio: Simplemente es un signo de que la gente se está empezando a preocupar.

Cafébabel: La página de la que eres co-fundador, Europe vs. Facebook, ha dado mucho que hablar en los últimos años en cuanto a cuestiones relacionadas con la protección de datos. ¿Puedes verte a ti mismo trabajando en un futuro para la UE?

Max Schrems: En teoría sí, pero todavía no hay nada definitivo. Lo que sucede a nivel de la UE es muy interesante. En esencia, las cosas probablemente estén funcionando bien, aunque, por otro lado, hay procesos que son interminables. Además, está el oscuro sistema de lobbies: Los Estados se reúnen en el Consejo, deciden algo y nadie sabe de dónde vienen sus decisiones o por qué las toman. En ese sentido, el trabajo resulta frustrante. También resulta fascinante cómo todavía se practica el lobby unilateral, simplemente porque una de las partes cuenta con más recursos y oportunidades que la otra.