Equinox: la radio francesa de Barcelona

Artículo publicado el 16 de Junio de 2014
Artículo publicado el 16 de Junio de 2014

Los tres componentes de Equinox Radio acaban de mudarse a su nuevo estudio, un ático junto a la Sagrada Familia que inunda el sol de Barcelona. "Hasta hace unos meses estábamos en un espacio mucho más cerrado; esto es una maravilla". La que habla es Aurélie Chamerois, periodista originaria de Troyes y una de las fundadoras de esta emisora francesa que cumple 3 años y escuchan 5.000 oyentes al día.

El ori­gen de esta pe­que­ña gran radio, Equinox, se sitúa en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, cuan­do tres ami­gos fran­ce­ses coin­ci­den en la ciu­dad. La apa­ri­ción de ra­dios on­li­ne es­ta­ba en pleno auge y dos de ellos ya ha­bían tra­ba­ja­do en emi­so­ras de Fran­cia así que em­pe­za­ron a va­lo­rar la idea de lan­zar un pro­yec­to pro­pio. "Nues­tros ami­gos -fran­ce­ses y no fran­ce­ses- nos de­cían que qué buena idea crear una radio fran­có­fo­na. No era la idea ini­cial, pero todo el mundo lo había en­ten­di­do así, pa­re­cía que gus­ta­ba, y nos lan­za­mos", me explica Aurélie

Au­ré­lie se en­car­ga de la parte edi­to­rial y la coor­di­na­ción de en­tre­vis­tas. Tam­bién de la re­vis­ta on­li­ne que lan­za­ron en sep­tiem­bre y que ya cuen­ta con unos 2.000 lec­to­res dia­rios. Con ella tra­ba­ja tam­bién Nico Sal­va­dó. Na­ci­do en Per­pig­nan, él es el di­rec­tor de la emi­so­ra y quien se en­cuen­tra al mando de todo el as­pec­to téc­ni­co. El ter­cer fun­da­dor in­icial tuvo que re­gre­sar a Fran­cia, así que bus­ca­ron una ter­ce­ra per­so­na que pu­die­ra sus­ti­tuir­lo y así en­con­tra­ron a Les­lie Sin­gla. Esta es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo pro­ve­nien­te de Épi­nal em­pe­zó de prác­ti­cas y fi­nal­men­te se quedó para tra­ba­jar tam­bién en los as­pec­tos edi­to­ria­les y de re­dac­ción.

La ma­yo­ría de sus oyen­tes son fran­ce­ses re­si­den­tes en Bar­ce­lo­na, pero el pú­bli­co que busca co­nec­tar con la cul­tu­ra gala va au­men­tan­do. "Lo no­ta­mos sobre todo en los even­tos que ha­ce­mos ¡cada vez vie­nen más es­pa­ño­les!". Au­ré­lie se re­fie­re a los Bar­ce­lo­na French Awards, una en­tre­ga de pre­mios anual que ya va por su ter­ce­ra edi­ción y en la que eli­gen -a tra­vés de vo­ta­ción web del pú­bli­co- a los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de Fran­cia en Bar­ce­lo­na. "Es una ma­ne­ra de dar a co­no­cer qué hacen aquí, por­que hay unos 50.000 fran­ce­ses vi­vien­do en esta ciu­dad. Pero lo que no tra­ta­mos en nin­gún mo­men­to es de crear una co­mu­ni­dad ce­rra­da, al con­tra­rio: que­re­mos ser muy abier­tos".  Equi­nox emite las 24 horas del día. Casi siem­pre mú­si­ca, aun­que tie­nen dos pro­gra­mas fuer­tes. Los lunes es el turno de Sans Fron­tières, un es­pa­cio cul­tu­ral y po­lí­ti­co en el que han en­tre­vis­ta­do a per­fi­les tan va­ria­dos como el Pri­mer Mi­nis­tro fran­cés de ori­gen es­pa­ñol Ma­nuel Valls, el ex Pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya Jordi Pujol o la es­cri­to­ra belga Amé­lie Not­homb. Los jue­ves es el turno de L'Apéro, un ma­ga­zi­ne con un tono más li­ge­ro que ofre­ce un re­pa­so a la agen­da de pla­nes en Bar­ce­lo­na el fin de se­ma­na, sor­teos, his­to­rias de los oyen­tes que en­tran en di­rec­to...

Poco a poco, la radio ha ido cre­cien­do. En tra­ba­ja­do­res, en con­te­ni­dos, en for­ma­tos. Au­ré­lie y Nico se mues­tran muy or­gu­llo­sos del tra­ba­jo con­se­gui­do hasta ahora, pero no se ponen freno. Lo que sur­gió como un com­ple­men­to a los tra­ba­jos "reales" de ambos ha lo­gra­do, tras los dos pri­me­ros años de emi­sión, con­ver­tir­se en un pro­yec­to eco­nó­mi­ca­men­te in­de­pen­dien­te gra­cias a dos pi­la­res: los es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios que han em­pe­za­do a in­cluir tanto en la radio como en la re­vis­ta on­li­ne, y los even­tos.

Tam­bién los oyen­tes y la in­ter­ac­ción en redes so­cia­les ha au­men­ta­do. "Y es muy cu­rio­so cuan­do la gente nos pone cara y nos em­pie­za a ha­blar como si nos co­no­cie­ra de toda la vida. La radio te con­vier­te en uno más de la fa­mi­lia, es muy cer­ca­na" cuen­ta Au­re­lie. Algo más de la mitad de su pú­bli­co vive en Ca­ta­lu­ña, pero tam­bién tie­nen oyen­tes del resto de Es­pa­ña y de Fran­cia. Aca­ban de lan­zar una news­let­ter. Y Equi­nox Radio sigue cre­cien­do.