ert o dt, dos televisiones públicas griegas

Artículo publicado el 12 de Julio de 2013
Artículo publicado el 12 de Julio de 2013

Una vieja televisión pública frente a un nuevo modelo, con todas las indicaciones de la Troika, se enfrentan en el panorama audiovisual griego. Entre medias, un país que avanza sin un medio de comunicación público. De momento la nueva televisión pública de Grecia, DT, ha comenzado emitiendo películas de hace 50 años. Juzguen ustedes mismos. Un texto escrito por Susanna Arús.  

Evitemos confusiones. Las siglas ERT corresponden a la antigua radiotelevisión pública griega, cerrada hace un mes de forma fulminante por orden del Ejecutivo liderado por el conservador Antonis Samarás. En cambio, el acrónimo DT es el nombre que han escogido para la nueva versión de la televisión pública, que ha empezado a emitir esta misma semana. Primero intentaron EDT, le dieron bombo y resultó que ya estaba registrado, así que se han conformado con DT.  Por mandato del Consejo de Estado de Grecia, el gobierno no podía mantener más tiempo la pantalla en negro y con la frase “sin señal” ya que convertían a Grecia en el único país de la Unión Europea sin servicio de televisión pública. Ahora, y sin saber con qué personal, DT ha empezado a emitir antiguas producciones de cine griego. Al no contar con ninguna infraestructura disponible, el nuevo ente se ha instalado en los estudios Mega, una de las mayores cadenas privadas del país griego. Lo público en lo privado, toda una contradicción.

Los trabajadores y periodistas que están ocupando el edificio de la ERT en el barrio de Aghia Paraskevi acusan al Gobierno de utilizarlos como cabeza de turco pero también sonríen tras afirmar que el Ejecutivo griego no esperaba esta protesta. 

La noticia del nacimiento de DT no ha sentado nada bien entre los trabajadores que están ocupando el edificio de la ERT, ya que supone una dura competencia a la programación que, a través de internet, siguen emitiendo de forma alegal.  Cuando llega la hora y de forma puntual empieza el telenoticias, como si nada hubiera cambiado, informando a la población griega de las últimas novedades internacionales y nacionales.

El presentador de las noticias de la noche, Prokopis Doukas, nos cuenta que intentan mantener la misma parrilla de programación de antes del cierre, para que la audiencia siga confiando en ellos. 

Ahora, tras un mes de la ocupación, la unión de trabajadores no llega a un consenso, ni entre ellos mismos ni en las negociaciones con el Ejecutivo. Tienen sobre la mesa una oferta tentadora para recibir una indemnización de miles de euros y una posibilidad de trabajar en el nuevo ente público –aunque la plantilla contará con 1200 trabajadores, aproximadamente la mitad que en la antigua ERT-.

El desacuerdo es total, parte de los trabajadores prefiere seguir con la lucha a través de la ocupación y la otra mitad ve con buenos ojos la propuesta del gobierno griego. Por el momento, las dos televisiones públicas continúan su camino, en paralelo pero si ningún punto en común.