¿Es Bitcoin cosa del pasado?

Artículo publicado el 28 de Enero de 2018
Artículo publicado el 28 de Enero de 2018

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La criptomoneda más famosa del mundo está rompiendo todos los records con un recorrido excepcional y causando frenesí allí a donde va. Pero, ahora que Bitcoin se está dando más a conocer, puede que se haya quedado ya anticuada.

Bitcoin, presentada en 2009 como la primera divisa descentralizada y encriptada de la historia, alcanzó el 1600% de su valor el pasado año y consiguió un gran impulso. Pero ahora que todos los inversores aficionados quieren sumarse a la moda de Bitcoin, el mundo de las criptodivisas ya ha evolucionado.

Casi una década es demasiado tiempo en el mundo de las innovaciones tecnológicas. Cuando nació Bitcoin, el último modelo de teléfono móvil de Apple era el iPhone 3GS. Las criptodivisas y las tecnologías que las desarrollan han avanzado desde entonces, y, por lo tanto, Bitcoin, que ahora es tendencia mundial, puede que se trate en realidad de cosa del pasado.

Para entender más fácilmente por qué Bitcoin ya no va a la cabeza sólo hay que fijarse en la velocidad. Una transacción de diez minutos parece rápida comparada con una transacción bancaria normal y corriente, cuando en el caso de unas vacaciones o de unas transacciones internacionales puede incluso llevar días. Pero con Ethereum, una criptomoneda que se dio a conocer en 2015, no tarda más de 10 segundos.

Otro defecto de Bitcoin es lo poco que gusta a aquellos amantes acérrimos a las criptodivisas, aquellos libertarios resabidos en tecnologías con la misión de «acabar con el gobierno». Se ha reiterado que la anonimidad es la mejor cualidad de Bitcoin, pero esto no es del todo cierto. Bitcoin es anónima porque puedes enviar y recibir transacciones sin facilitar tus datos personales. Y, aunque esto te ofrece la posibilidad de usar bitcoins de una forma anónima al contrario que con una tarjeta de crédito, esto no te asegura una anonimidad absoluta. Para usar bitcoins, tienes que tener una clave electrónica que lleva el seguimiento de todas tus transacciones. Si alguna vez se descubriera que esa clave electrónica te pertenece, se revelaría toda la historia de tus transacciones en bitcoins. Monero, una criptomoneda que se dio a conocer en 2014, por otro lado, protege la privacidad de sus usuarios con una tecnología particular, que no deja rastro de ninguna transferencia.

Mientras que todas las miradas se centran en Bitcoin, otras criptomonedas asoman la cabeza. Y aunque Bitcoin no va a desaparecer de un momento para otro y siempre será la primera de su clase, otras criptomonedas pueden remplazarla en el primer puesto de las listas de popularidad.