¿Es legal el pacto sobre los refugiados entre la UE y Turquía?

Artículo publicado el 22 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 22 de Marzo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mientras líderes de la UE se reunen en Bruselas para buscar una solución a la crisis migratoria, la tensión aumenta debido al pacto entre UE y Turquía, el cual permite a los países europeos enviar de vuelta a Turquía a inmigrantes ilegales a cambio de sírios que hayan permanecido en los campos de refugiados turcos. Dejando ética y moral a un lado, ¿es legal este acuerdo?

Recapitulemos los hechos. Más de un millar de refugiados han alcanzado suelo europeo desde el 2015. Durante varios meses, el ambiente en Bruselas a pasado de la empatía y la buena voluntad, al abrumador deseo de encontrar una solución que reduzca el flujo de inmigrantes.

Hoy se ha firmado el acuerdo final entre la UE y Turquía. Según él, todos los refugiados que hayan llegado a Europa por el mar Egeo de manera irregular serán enviados de vuelta a Turquía, mientras que refugiados sírios que hayan permanecido en campos de refugiados turcos serían enviados a Europa bajo el régimen de "reubicación humanitaria".

A cambio, Turquía pide 6 billones de euros para fines humanitarios, facilidad en la adquisición del visado para los ciudadanos turcos, así como la revisión y agilización de los trámites de su admisión en la Unión Europea.

Sin embargo, dicho acuerdo, el primero de este tipo, genera dudas sobre su legalidad. A pesar de que el objetivo de Europa sea el de retornar a Turquía a todos los inmigrantes irregulares respetando las leyes europeas e internacionales, ciertos defectos permanecen.

Veamos cuáles son los problemas bajo el ámbito de aplicación de dos sistemas legales, el internacional y el europeo.

  La ley internacional y la convención de Ginebra

La convención de Ginebra establece que "Ningún estado contratante podrá expulsar o devolver a un refugiado en ningún caso a territorios fronterizos donde su vida o libertad se vea amenazada". 

Según Human Rights Watch, hay dos condiciones básicas para que un país pueda ser considerado lugar seguro para el asilo: "el país ofrece posibilidades reales de una protección eficaz, y no existe riesgo de que sean enviados de vuelta a su país de origen o a cualquier otro donde se puedan poner en peligro sus vidas y libertades".

La cuestión es, ¿cuán segura puede considerarse Turquía para los refugiados? Y la respuesta es: no, no demasiado.

Se conoce que el gobierno turco ya había enviado a refugiados sírios de vuelta a su país. ¿Qué nos garantiza de que no lo harán otra vez al sentirse abrumados por los miles de refugiados nuevos provenientes tanto de Grecia como de Oriente Medio? 

Pero eso no es todo. Mientras Turquía sea signataria en la convención de Ginebra,  sería el único país por el momento que aplique limitaciones geográficas. Esto significa que actualmente en Turquía solo a los europeos se les garantiza la obtención de la condición de refugiados, mientras que a las personas de países no europeos no se les concede asilo.   

Entonces, ¿qué pasa con los sírios, iraquíes y demás, que constituyen la gran mayoría de demandantes de asilo que cruzan hasta Grecia?

A los sírios se les garantiza lo que los turcos llaman "protección temporal", la cual les permite vivir en el país pero sin obtener la condición de refugiado ni evitarles el enfrentarse a problemas de protección, desempleo y educación.

Y al mismo tiempo, los no sírios se enfrentan a una protección legal incluso menor.

 La ley europea y la directiva de procedimientos de asilo

¿Está el Consejo Europeo negociando en base a su propio marco jurídico?

Bajo el artículo 19 de la carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea "Se prohiben las expulsiones colectivas", el acuerdo concretamente establece que "no se realizarán expulsiones colectivas".

¡ Un punto para Europa !

En segundo lugar, UE garantiza, al igual que la convención de Ginebra, el derecho a cada refugiado de tramitar la solicitud de asilo. 

No obstante, como vemos, en la actualidad Turquía no garantiza dichos derechos a los refugiados no europeos.

Según fuentes en el Consejo, a todos los refugiados que abandonen Grecia se les concerderá un abogado, una audiencia y un recurso justos para el asilo.

¡ Dos puntos para Europa !

Para finalizar, el trasladar a los refugiados a Turquía en vez de a su país de origen, se corresponde con elprincipio de "tercer país seguro", conforme a los artículos 38 y 39 de la directiva 2013/32 del Parlamento y el Consejo.

Según los artículos, los estados miembros no pueden anticipar el control de una solicidud de asilo si un refugiado ha intentado entrar o ha entrado al país desde un país seguro. 

De esta forma , se le puede llamar país seguro si responde a un conjunto de reglas que incluyan los principios de la "no devolución" y el imperativo de que el país se haya ratificado a la convención de Ginebra sin limitaciones geográficas.

¡Muy bien UE! Turquía sigue siendo el único país que aplica limitaciones geográficas a la convención.

Por lo tanto, el considerar a Turquía como país seguro no es solo sumamente controvertido, también parece un claro incumplimiento de la legislación secundaria europea.

Mientras que el pacto sobre los refugiados y la inmigración entre la UE y Turquía  parece apuntar a los derechos internacionales y europeos respectivamente,  los numerosos defectos del texto acordado hoy por Bruselas y Ankara lo hace sospechoso desde un punto de vista legal.

Aún nos quedará por ver cómo se desarrolla el pacto.