Escándalos reales: monarcas que no se comportan

Artículo publicado el 13 de Mayo de 2014
Artículo publicado el 13 de Mayo de 2014

En la UE, siete monarquías constitucionales sobreviven a oleadas de republicanismo, permaneciendo como cabezas del sistema dirigente. Pero, como muchos políticos vienen demostrando en los últimos tiempos, los que están al cargo no siempre siguen las reglas que ellos mismos establecen. Un título real no equivale a un comportamiento regio. Veamos qué monarquías se están portando mal.

A pesar de exis­tir cier­tos ejem­plos po­si­ti­vos, tales como el caso del Rey Juan Car­los, pieza fun­da­men­tal en la crea­ción de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña, que la mo­nar­quía se meta en po­lí­ti­ca no está bien visto hoy en día. Sin em­bar­go, en el Reino Unido, el prín­ci­pe Car­los ha sido acu­sa­do fre­cuen­te­men­te de in­ter­fe­rir, y el dia­rio The Guar­dian se sumó una vic­to­ria al de­cla­rar­se ile­gal el veto que im­pe­día que se pu­bli­ca­sen las car­tas del prín­ci­pe a miem­bros del Par­la­men­to, una cam­pa­ña que aún con­ti­nua. Pa­re­ce in­creí­ble, pero su pu­bli­ca­ción se había re­cha­za­do an­te­rior­men­te con la ex­cu­sa de que po­dría crear dudas acer­ca de la neu­tra­li­dad po­lí­ti­ca del prín­ci­pe, y por lo tanto dañar su fu­tu­ro papel como rey. 

No obs­tan­te, a lo largo de los años, ha sido la vida per­so­nal y no las in­tri­gas po­lí­ti­cas lo que les ha re­por­ta­do mala pren­sa. Re­cien­te­men­te, el prín­ci­pe Gui­ller­mo y Car­los to­ma­ron par­ti­do en la lucha con­tra la caza ile­gal, ha­cien­do un en­ca­re­ci­do lla­ma­mien­to por la pro­tec­ción de ani­ma­les en todo el mundo. Qui­zás hu­bie­ra re­sul­ta­do más ge­nuino si el prín­ci­pe Gui­ller­mo no hu­bie­ra es­ta­do en Es­pa­ña, per­si­guien­do y dis­pa­ran­do con­tra ja­ba­líes, tan solo 24 horas antes. Lo que re­sul­ta aún más in­tere­san­te es el hecho de que el lla­ma­mien­to afec­ta di­rec­ta­men­te al Rey de Es­pa­ña, cuyas es­ca­pa­das a Bots­ua­na para cazar ele­fan­tes le han hecho per­der su po­si­ción como pre­si­den­te ho­no­ra­rio de WWF Adena en Es­pa­ña.

Robar para dár­se­lo a los ricos

In­mer­sa en un jucio por co­rrup­ción que aún con­ti­núa, su hija, la in­fan­ta Cris­ti­na, se ha con­ver­ti­do re­cien­te­men­te en el pri­mer miem­bro de la la fa­mi­lia real en ser in­te­rro­ga­da por un tri­bu­nal. Se acusa a su ma­ri­do de usar or­ga­ni­za­cio­nes sin ánimo de lucro, de las cua­les era pre­si­den­te, para es­ta­far a los ayun­ta­mien­tos de Va­len­cia y las Islas Ba­lea­res para be­ne­fi­cio pro­pio. Se alega que la pa­re­ja usó des­pués este di­ne­ro para pagar desde fac­tu­ras de la casa hasta el re­mo­de­la­do de su re­si­den­cia, en la cual gas­ta­ron un total de nueve mi­llo­nes de euros. En no­viem­bre del año pa­sa­do fue incautada como parte de una fian­za civil des­ti­na­da a pagar por sus cos­tas ju­di­cia­les.

Aun­que este caso de co­rrup­ción es es­pe­cial­men­te san­gran­te, dadas las in­men­sas deu­das y la ele­va­da tasa de paro en el país, que as­cien­de ya a un 30%, es im­por­tan­te re­cor­dar que la fa­mi­lia real es­pa­ño­la es la menos cos­to­sa de las mo­nar­quías eu­ro­peas. Tras va­rios años de re­cor­tes, han aca­ba­do con un pre­su­pues­to de 7,78 mi­llo­nes de euros para 2014. Una can­ti­dad pobre si se com­pa­ra con su con­tra­par­te bri­tá­ni­ca, quie­nes dis­fru­tan de 37,9 mi­llo­nes de li­bras para el mismo pe­rio­do, pro­por­cio­na­das por los con­tri­bu­yen­tes. Peor aún re­sul­ta más humilde si la com­pa­ra­mos con Ho­lan­da, cuya casa real re­ci­be cua­tro veces más di­ne­ro y cuen­ta con una po­bla­ción dos ter­cios más pe­que­ña que la es­pa­ño­la

Aún más lla­ma­ti­vo re­sul­ta un re­cien­te in­for­me par­la­men­ta­rio que sub­ra­ya lo me­dio­cre que es la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca a la hora de ma­ne­jar sus fi­nan­zas. El in­for­me llega a la con­clu­sión de que la co­ro­na "ne­ce­si­ta en­ten­der la im­por­tan­cia de cómo abor­dar los re­tra­sos en man­te­ni­mien­to de pro­pie­dad". Tam­bién afir­ma que "exis­te es­pa­cio para que la fa­mi­lia real ge­ne­re más in­gre­sos y re­duz­ca los cos­tes". No es sor­pren­den­te te­nien­do en cuen­ta que solo un pu­ña­do de las 775 ha­bi­ta­cio­nes del Pa­la­cio de Bu­ckingham están abier­tas al pú­bli­co, y solo du­ran­te dos meses al año. Es más, el gasto ex­ce­si­vo del año pa­sa­do con­du­jo a que tu­vie­ran que echar mano a sus re­ser­vas de di­ne­ro, de­ján­do­los con un mí­ni­mo his­tó­ri­co de un mi­llón de li­bras.

Po­lí­ti­cas Agrí­co­las que fi­nan­cian Pa­la­cios

No­ta­ble­men­te, el di­ne­ro que fi­nan­cia estos es­ti­los de vida reales no solo pro­vie­ne de los ciu­da­da­nos. En­con­tra­mos, por ejem­plo, el vo­lu­mi­no­so fondo de la Unión Eu­ro­pea de­di­ca­do a la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Común (PAC), que se lleva hasta el 40% del pre­su­pues­to total de la UE. Apar­te de Es­pa­ña, Reino Unido es el país con la dis­tri­bu­ción de te­rreno menos equi­ta­ti­va: un 70% está ocu­pa­do por solo un 0,28% de la po­bla­ción, y una fa­mi­lia pro­me­dio bri­tá­ni­ca con­tri­bu­ye con 245 li­bras al año al PAC.

En 2012, una so­li­ci­tud de li­ber­tad de in­for­ma­ción emi­ti­da por la re­vis­ta po­lí­ti­ca New Sta­te­man puso al des­cu­bier­to que, entre los des­ti­na­ta­rios de este plan se en­con­tra­ba el Duque de West­mins­ter, quien, en 2012, se sumó 748.716 li­bras a sus 7'4 mi­llo­nes de pa­tri­mo­nio. En el mismo año, la reina re­ci­bió 415.817 li­bras, y el duque de Lan­cas­ter se em­bol­só unas 314.811. A esto hay que aña­dir que, hasta que una re­for­ma pla­nea­da para 2015 no tenga lugar, no hay ne­ce­si­dad de que los pro­pie­ta­rios reali­cen nin­gu­na ac­ti­vi­dad agrí­co­la para re­ci­bir be­ne­fi­cios. Cuan­to más tie­nen, más re­ci­ben. A pesar de una pro­pues­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea para li­mi­tar en 300.000 euros el sub­si­dio total que cual­quier agri­cul­tor pueda re­ci­bir, la opo­si­ción por parte de gru­pos de pre­sión hizo que tal me­di­da no en­tra­se en la ley de re­for­ma final.

Evi­den­te­men­te, nada de lo an­te­rior su­po­ne buena pren­sa, e his­to­ri­ca­men­te la ten­den­cia es que la gente ne­ce­si­ta algún tipo de de­li­to ac­ti­vo por parte de sus mo­nar­cas para que surja en ellos un deseo de des­tro­nar­los. Sin em­bar­go, pa­re­ce que la in­dig­na­ción no está lo su­fi­cien­te­men­te ex­ten­di­da como para que pueda es­pe­rar­se nin­gu­na clase de re­vo­lu­ción re­pu­bli­ca­na en un fu­tu­ro pró­xi­mo. De hecho, el re­cien­te Ju­bi­leo de Dia­man­te de la Reina Isa­bel II, su­ma­do al furor del año pa­sa­do pro­du­ci­do por el re­cién lle­ga­do "bebé real" ha lle­va­do a que se re­gis­tren las opi­nio­nes más fa­vo­ra­bles con res­pec­to a la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca jamás re­gis­tra­das. Al­re­de­dor de dos ter­cios cree que el país está mejor como mo­nar­quía, y solo un 17% pre­fe­ri­ría una re­pú­bli­ca. Esto se suma a la con­fian­za exis­ten­te en la lon­ge­vi­dad fu­tu­ra de la ins­ti­tu­ción. Solo un 14% de la po­bla­ción cree que la mo­nar­quía será abo­li­da para el 2070 (cu­rio­sa­men­te, la misma en­cues­ta de You­Gov mues­tra que un 15% cree que ha­bre­mos es­ta­ble­ci­do con­tac­to con vida ex­tra­te­rres­te para en­ton­ces).

A pesar de de­li­tos y es­cán­da­los, no son peo­res que nues­tros lí­de­res elec­tos, im­pli­ca­dos en deli­tos de co­rrup­ción, abuso se­xual y mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos que han afec­ta­do a mu­chos par­la­men­tos eu­ro­peos en tiem­pos re­cien­tes. Es bas­tan­te más in­quie­tan­te que no po­da­mos ele­gir a los mo­nar­cas que se lle­nan los bol­si­llos con nues­tro di­ne­ro. Aun­que, a corto plazo, no po­da­mos votar para des­ti­tuir­los, su si­tua­ción po­dría vol­ver­se más pre­ca­ria a la larga.

La fa­mi­lia real bri­táni­ca dis­fru­ta de un día en una gran­ja de ser­pien­tes, en 1947.