Escocia contra el mundo

Artículo publicado el 15 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 15 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Después de David Cameron, ahora es José Manuel Barroso el que pone obstáculos para la independencia de Escocia. El referéndum, que tendrá lugar el 18 de septiembre de 2014 y zanjará la cuestión de la independencia, levanta pasiones y fomenta los discursos contradictorios.

El Primer Ministro inglés, que ha organizado y reconocido la validez de este referéndum él mismo (sea cual sea el resultado), ha pedido a los escoceses que voten en contra de la independencia en su discurso del 1 de enero de 2014. Seguidamente el debate volvió a surgir con la cuestión de la moneda en curso. El 13 de febrero el Ministro de Hacienda británico, George Osborne, subrayó que si Escocia se independizase el nuevo gobierno escocés no podría utilizar la libra como moneda de curso legal.

Por último, el 16 de febrero de 2014, el presidente de la Comisión Europea intentó dar el golpe de gracia al afirmar que la Unión Europea no aceptará a la nueva Escocia en su seno. Explicó que «sería extremadamente difícil obtener la aprobación del resto de estados miembros para la integración de un nuevo miembro proveniente de un país miembro». Comparó la situación de Escocia con el ejemplo de Kosovo, subrayando que este último no había sido reconocido como estado y por ello no podía solicitar la adhesión a la Unión Europea. Sin embargo, el partido escocés que está en el poder (Partido Nacional Escocés) se ha apresurado a recordar que Kosovo no era parte de un estado europeo y que la situación de Escocia no es, de ninguna forma, la misma.

Así que asistimos a un nuevo proceso. La Comisión Europea se pronuncia sobre los asuntos internos de los estados, algo que no había osado hacer en el caso de Cataluña. Y mientras algunos se preguntan los motivos del presidente de la Comisión y lo ven como una maniobra electoral en vista de las próximas elecciones, la cuestión de la entrada potencial de Escocia en la Unión Europea sigue en el aire. Todo está contra Escocia, que lo único que hace es seguir un proceso democrático. Sin embargo, todos los escenarios parecen factibles si tenemos en cuenta lo cercanos que están los discursos de la Comisión Europea y el británico en cuanto a la adhesión a la Unión Europea y el uso de la libra.

La cita es el 18 de septiembre.