Eslovenia: Amenazas de muerte por investigar el tráfico de armas

Artículo publicado el 11 de Enero de 2012
Artículo publicado el 11 de Enero de 2012
Una trilogía eslovena publicada entre el verano de 2011 y la primavera de 2012 desvela los secretos del tráfico de armas durante la Guerra de los Balcanes y el papel jugado por sus políticos. Ha sido una piedra en el zapato de algunos poderosos, ricos y con intereses denunciados por este libro. Uno de sus dos autores, Blaz Zgaga, de 38 años, puede que esté escondido, pero no se quedará callado.

Los dos autores de In The Name Of The State, una trilogía sobre traficantes de armas en Eslovenia que verá cómo llega su tercer y último libro, Cover-up, esta próxima primavera, ya han hecho el trabajo más duro. ¿Existe un público esperando conocer el rol de su país durante la guerra en Yugoslavia durante 1991 y 1995? “El contrabando de armas- dice el escritor Blaz Zgaga- es la madre de todos los escándalos. Hemos mezclado hechos duros para mostrar las violaciones al embargo de la ONU. La Guerra de Yugoslavia no fue organizada por un pequeño grupo, sino que fue coordinada por los países europeos”. Zgaga vigila a su hija cuando hablamos por skype. Mientras ella juega al fondo de la estancia, él se lanza a realizar un apasionado análisis sobre la historia que le ha consumido durante cuatro años.

Escuchen a los oficiales croatas

Matej Surc, en la foto, se graduó en Economía y PeriodismoZgaga está de acuerdo con que la reputación de Eslovenia es bastante buena. “Eslovenia es la historia de éxito de un pequeño país que se convirtió en el modelo de transición que los Estados Unidos y Europa necesitaban. Es un país pequeño y aburrido, así que es complicado atraer la atención mediática internacional cuando las cosas van mal. Pero escogimos el momento justo para crear una petición contra la censura y la presión política contra los periodistas en 2007,justo antes de la presidencia europea de Eslovenia”. Blaz emprendió entonces lo que parecía una cruzada imposible con uno de los 571 periodistas firmantes de la petición, Matej Surc, un ex corresponsal de radio en Belgrado y Washington que cubrió la guerra desde los campos de batalla bosnios.

En 2009, tuvieron un enorme éxito cuando la libertad de información demandada les permitió crear cuatro bases de datos con 6.000documentos desclasificados de los ministerios de Interior y de Defensa, que aportaban las respuestas a preguntas como: “¿Cómo cruza un oficial croata la frontera con 3 millones de marcos y compra armas?” A través de un montón de emails encriptados y paseos en coche, Zgaga y Surc trabajaron en secreto en la capital para encontrar las respuestas.

El primer libro, Sell, publicado en junio de 2011, se centra en la exportación de suministros de armas del antiguo ejército yugoslavo confiscados durante la guerra en Eslovenia entre el 27 de junio y el 7 de julio de 1991; el primer conflicto armado que afectó a su territorio desde la Segunda Guerra Mundial. El segundo libro, Resell, publicado unos meses más tarde, aporta una visión más internacional, señalando a otros países exportadores de armas durante la guerra como Bulgaria, Rumanía y Rusia. El libro se lee como una novela de espionaje llena de acción: Viena sirvió como sede de operaciones, mientras que las transacciones eran ejecutadas en Budapest con compañías registradas en Panamá, con millones de dólares enviados a exportadores de armas polacos y ucranianos (vía la mafia de Odessa).

Bastardos rojos

Blaz admite que algunas veces cayó desmotivado. “Es un proyecto enorme con muchas noches sin dormir, pero mis compañeros me apoyaron en todo momento”, explica. Para ser alguien que ha recibido amenazas de muerte por internet (19 de noviembre) su historia sigue siendo jovial. “Hubo una convocatoria pública para que nos liquidaran, diciendo que nos debíamos ahogar con nuestra propia sangre” continúa, antes de señalar su propio sector como el primero en atacarles. “Fue publicado en los medios de un partido político. Incluso el director del periódico bromeó con que nosotros nos hacíamos llamar ‘bastardos rojos’ y publicó nuestras fotografías. Estos no son periodistas persiguiendo el interés del público, mira a quién pertenecen los periódicos”. En los primeros años del siglo XXI, muchos de sus compañeros fueron sustituidos o censurados por motivos políticos. “Un 80% de los editores fueron sustituidos; yo tuve problemas para publicar mis artículos. Tenía una reputación de "periodista problemático" por preguntar demasiado”, explica sobre sus problemas tras desvelar el escándalo Sava, con revelaciones sobre la inteligencia norteamericana en los Balcanes. “El apellido de Zgaga significa ardor de estómago –problemático- ”, añade Blaz.

Janez Jansa -uno de los arquitectos de la historia del contrabando de armas- perdió las elecciones el 4 de diciembre de 2011La carrera de problemas de Zgaga empezó cuando tenía 20 años y era un estudiante de sociología que comenzó  a trabajar para un periódico de la izquierda liberal, Delo, antes de emprender su propio camino. “No fue mi decisión empezar a hacer periodismo de investigación, pero siempre que llegaba suficientemente al fondo de algo, encontraba los mismos nombres. Y nadie quiere confesar que lo hizo. Las actividades de estas elites corruptas que se originaron con ese tráfico de armas siguen a la sombra. Este es uno de los obstáculos más grandes de nuestro país. El silencio es el primer ejemplo de desprecio”. Zgaga espera que esta misión de responsabilidad sea una oportunidad para su sociedad de seguir adelante. “En el King’s Collage de Londres, se ofrecen estudios sobre la guerra en el departamento de humanidades, !entre las artes!” ofrece como comparación. Vas a cualquier librería de Londres y encontrarás libros sobre guerras y revoluciones dentro de la sección de historia”.

En Eslovenia, en cambio, sólo la editorial Sanje (“Sueños”) “ha tenido el coraje de publicar los libros”. ¿Podrá esta trilogía tener impacto en un país en medio de un traspaso de poderes? ¿Impactará a los jóvenes eslovenos? “El sentido común sigue vivo entre los eslovenos” dice Zgaga, recordando las pasadas elecciones celebradas el 4 de diciembre de 2011 que vieron a Janez Jansa -uno de los arquitectos de la historia del contrabando de armas- perder las elecciones, cosechando una derrota de la derecha sorprendente. “Muchas veces la gente joven no está interesada en la política- añade-están demasiado ocupados intentando sobrevivir. Yo estoy feliz cuando mis lectores me llaman o me encuentran por la calle y me dicen que ahora lo entienden todo. Eso es importante, igual que ver que ahora Eslovenia es aburrida otra vez.

Imágenes: cortesía de la editorial de  © Blaz Zgaga y Sanje