Eslovenia preside el banquete europeo

Artículo publicado el 3 de Enero de 2008
Artículo publicado el 3 de Enero de 2008
Este país de apenas dos millones de habitantes entró en la Unión Europea (UE) en 2004 y acaba de tomar sus riendas.

Los eslovenos son novatos en el seno de la UE, pero figuran ya como los primeros de la clase. Se unieron a la zona euro el 1 de enero de 2007 y se integraron en el espacio Schengen el 6 de diciembre pasado. Así que no han dejado nada al azar para preparar su presidencia.

Desde hace dos años, grupos de trabajo presididos por diferentes ministros se suceden para empollar estos seis meses de responsabilidades: 315 nuevos funcionarios han sido contratados y 62 millones de euros han sido asignados para que este pequeño país nacido de la división de Yugoslavia haga las cosas a lo grande.

Para aprender los entresijos del oficio, los eslovenos han acompañado regularmente a los portugueses en reuniones que han presidido durante los últimos 6 meses. Los funcionarios del Secretariado General del Consejo y la memoria institucional de los Estados en la presidencia también les han ayudado mucho.

Prioridades de nuevo Estado miembro

La práctica es corriente: los Estados miembro aprovechan a menudo su presidencia para hacer avanzar algunas causas que sirven a sus intereses. Dada su situación inédita, Eslovenia suscita muchos interrogantes, especialmente en lo que concierne a la región de los Balcanes.

El primer ministro esloveno, Janez Janšaš, ha prevenido a sus socios: el pequeño país desea seguir con el proceso de ampliación de la Unión. Para él, la adhesión sólo tiene efectos beneficiosos y alienta la estabilidad política y económica de los países en los que las tensiones están todavía vivas, como en Bosnia, Kosovo y Serbia. Por lo tanto, las negociaciones de adhesión con Croacia y Turquía deberían beneficiarse de un nuevo apoyo político, aunque ciertos países como Francia critican esta estrategia.

La posición geográfica de “la Suiza de los Balcanes” (como se conoce a Eslovenia) y su Historia explican las otras prioridades de ahora en adelante anunciadas por Eslovenia: el calentamiento climático, la política energética y la dependencia respecto a Europa, así como respecto a Rusia.

Un limitado margen de maniobra

En realidad, los márgenes de maniobra de Eslovenia son muy limitados. Tradicionalmente, las “prioridades de la presidencia” deben inscribirse en la continuidad y en el marco definido por sus predecesores en diciembre de 2006, en este caso por los alemanes y después por los portugueses.

Hay otros tres elementos que también hacen pensar que los eslovenos no tendrán tiempo para hacer avanzar las causas que tienen una gran importancia para ellos. En primer lugar, a imagen de los países nórdicos, Eslovenia está preocupada por aparecer como un compañero implicado en el interés general de los países de la Unión. Por lo tanto, el país seguirá las políticas aplicadas por la presidencia alemana, y después por la portuguesa. En el programa: la estrategia de Lisboa, el reforzamiento del espacio de libertad, seguridad y justicia, así como la consolidación de la dimensión exterior de la Unión.

Actualidad internacional

Hay otro asunto que Eslovenia tendrá que abordar de lleno: la adopción del Tratado simplificado de Lisboa. Desde luego, el proceso de ratificación depende más de los Estados miembro y de sus parlamentos nacionales. Pero Igor Sencar, el embajador de Eslovenia ante la Unión Europea, ha señalado unos cuarenta puntos negros que requieren negociaciones más a fondo entre los países europeos. Los poderes del presidente europeo o el papel de la Europol, por ejemplo, carecen todavía de claridad.

Por último, esta presidencia eslovena llega tras el fin de las negociaciones sobre el estatuto final de Kosovo el pasado 10 de diciembre. Eslovenia tendrá que desplegar sus encantos diplomáticos para salvaguardar la unidad de los Estados miembro sobre la cuestión de la independencia de la ex-provincia serbia. Una división podría tener una consecuencia dramática: paralizar de nuevo la UE en la escena internacional.

Los momentos fuertes de la presidencia eslovena

13-14 de marzo de 2008 y 19-20 de junio de 2008: los dos Consejos Europeos bajo la presidencia eslovena son los acontecimientos más mediáticos, donde todos los jefes de Estado y primeros Ministros se encuentran para discutir las futuras orientaciones políticas de la UE.

24-26 enero de 2008: Reunión de los ministros de justicia y de interior para trazar la seguridad interior de la UE.

21-22 de febrero de 2008: Reunión de los Ministros de Defensa para hablar de la apertura del mercado europeo de defensa a la competencia, así como de la futura misión militar de la UE en Darfur.

11-12 de marzo de 2008: Conferencia sobre la gestión de las fronteras exteriores de la UE.

4-5 de abril de 2008: Reunión de los ministros de economía y finanzas.

11-12 de abril de 2008: Reunión de los ministros de medio ambiente.

15-16 de abril de 2008: Reunión “competitividad” de los ministros de industria.

Eslovenia pasará el testigo a los franceses el 1 de julio de 2008.