"¡España, mañana, será republicana!"

Artículo publicado el 4 de Junio de 2014
Artículo publicado el 4 de Junio de 2014

El rey de España, Juan Carlos I, anunció el lunes 2 de junio su abdicación en favor de su hijo Felipe y la noticia corrió como la pólvora por las redes sociales. A las pocas horas, decenas de miles de personas salían a las plazas de toda Europa para reclamar el derecho a celebrar un referéndum para decidir si España debe seguir regida por una monarquía o si debe instaurarse una república. 

"¡La Puer­ta del Sol se ha lle­na­do, me lla­man de Ma­drid y me lo cuen­tan, está llena!". Y en­ton­ces, un so­no­ro aplau­so re­co­rrió la place de la Ré­pu­bli­que, en París, donde unas 150 per­so­nas se reunie­ron ayer para exi­gir­le al go­bierno la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum que sirva para de­fi­nir el mo­de­lo de Es­ta­do: o la mo­nar­quía o la re­pú­bli­ca.  Por unas horas, el es­pí­ri­tu del 15M re­co­rrió ayer las prin­ci­pa­les pla­zas eu­ro­peas, donde de­ce­nas de miles de per­so­nas se con­gre­ga­ron por el de­re­cho a de­ci­dir. Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Se­vi­lla, Za­ra­go­za... pero tam­bién Lon­dres, París, Bru­se­las, Ber­lín o Roma. Cien­tos de es­pa­ño­les y no es­pa­ño­les se echa­ron a la calle al grito de "¡Es­pa­ña, ma­ña­na, será re­pu­bli­ca­na!", enar­bo­lan­do pan­car­tas y ban­de­ras tri­co­lor, tanto den­tro como fuera de las fron­te­ras del país. 

En París, per­so­nas de todas las eda­des ce­le­bra­ron una asam­blea a los pies de la Ma­rian­ne, sím­bo­lo de la re­pú­bli­ca fran­ce­sa, quien por unos ins­tan­tes lució los co­lo­res de la ban­de­ra tri­co­lor es­pa­ño­la. "Quie­ro de­ci­ros que Re­pú­bli­ca sig­ni­fi­ca cosa pú­bli­cacosa po­pu­lar, ahora más que nunca te­ne­mos que aunar fuer­zas, los del PSOE, los de Po­de­mos, los de Equo, por­que esto lo vamos a sacar desde la calle, no per­te­ne­ce a nin­gún par­ti­do ni a nin­gu­na aso­cia­ción. La re­pú­bli­ca viene por el pue­blo, te­ne­mos que hacer pre­sión, es­ta­mos en un mo­men­to cru­cial", ex­cla­mó un en­tu­sias­ta Juan­ma Gar­cía, simpatizante de Iz­quier­da Unida, en una asam­blea que a mu­chos re­cor­dó a las ma­ni­fes­ta­cio­nes del mo­vi­mien­to 15M. "Hace dos años es­ta­ba dur­mien­do en Se­vi­lla, en la plaza de la En­car­na­ción, a la luz de las es­tre­llas. Y había este am­bien­te", con­ti­nuó Juan­ma.  "Ahora estoy aquí, dos años des­pués, tra­ba­jan­do en un la­bo­ra­to­rio y vuel­vo aquí, al 15M, y quie­ro de­ci­ros que hemos cua­dri­pli­ca­do las fuer­zas de­mó­cra­tas de ver­dad en Eu­ro­pa… ¡En ocho o diez años la Re­pú­bli­ca ven­drá y la trae­re­mos no­so­tros!", con­clu­yó, antes de pa­sar­le el micro a otra com­pa­ñe­ra.  

Mu­chas voces y muy di­fe­ren­tes se oye­ron ayer en París, desde jó­ve­nes es­tu­dian­tes eras­mus hasta ex­pa­tria­dos for­za­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la ele­va­da tasa de paro, hijos y nie­tos de in­mi­gran­tes y exi­li­daos de la dic­ta­du­ra y ciu­da­da­nos fran­ce­ses que se so­li­da­ri­za­ron con la causa. Todos coin­ci­die­ron en la idea de que la re­pú­bli­ca "no es un pa­tri­mo­nio de la iz­quier­da, que hace falta aunar fuer­zas y cen­trar­se en el ahora por­que es­ta­mos vien­do que se puede hacer", como re­cor­da­ba Rosa, es­tu­dian­te en La Sor­bo­na. Como en París, a la misma hora, se ce­le­bra­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes en Áms­ter­dam, Ber­lín, Bru­se­las, Lis­boa, Lon­dres, Mar­se­lla, Milán, Mont­pe­llier, Praga, Roma y Mon­te­vi­deo, todas ellas or­ga­ni­za­das por la Marea Gra­na­te, la red de emi­gran­tes es­pa­ño­les que se ha for­ma­do para de­fen­der los de­re­chos so­cia­les del país desde el ex­te­rior. 

En la ca­pi­tal belga, unas 200 per­so­nas se con­cen­tra­ron fren­te al Pa­la­cio de la Bolsa para re­cla­mar el de­re­cho a de­ci­dir. Ade­más de la ban­de­ra re­pu­bli­ca­na, tam­bién on­dea­ron otras con las si­glas de Iz­quier­da Unida y del PCE, y Te­re­sa Ro­drí­guez, nú­me­ro dos en las Eu­ro­peas por la lista de Po­de­mos, tomó la pa­la­bra. Mien­tras tanto, en Lon­dres,  Carme Ve­tan­yol la­men­ta­ba que la Casa Real "no apro­ve­che una buena opor­tu­ni­dad para lim­piar su nom­bre y salir con la ca­be­za alta" si fi­nal­men­te no se rea­li­za la con­sul­ta. "Quién sabe, si el re­fe­rén­dum sa­lie­ra pro-mo­nár­qui­co, re­afir­ma­rían su nom­bre y man­ten­drían el poder por mé­ri­tos pro­pio y no de san­gre". Por su parte, tam­bién en la ca­pi­tal in­gle­sa, Laura Garau afir­ma­ba que "si la gente se mueve y sale a la calle ten­drían que acep­tar­lo, pero claro, es­ta­mos ha­blan­do del PP y del PSOE, dos par­ti­dos que se­gu­ro que ni se van a plan­tear la po­si­bi­li­dad". "No había mucha gente en la ma­ni­fes­ta­ción, para todos los es­pa­ño­les que somos en Lon­dres, me es­pe­ra­ba más", la­men­ta­ba Garau.  

Al día si­guien­te, mar­tes 3 de junio, se ce­le­bra­ron con­cen­tra­cio­nes en otras ciu­da­des como Es­tam­bul, Lyon, Lu­xem­bur­go, Mon­treal, Vil­nius y Viena

*Re­por­ta­je ela­bo­ra­do con la co­la­bo­ra­ción de Laia Fra­misIrene Ca­sa­do, Pilar Al­be­ro­la, Daniel Mayer y Mi­ner­va Bu­rro­ni.