Esquí a cubierto y nieve enlatada

Artículo publicado el 15 de Febrero de 2007
Artículo publicado el 15 de Febrero de 2007
A semejanza del “Esquí en Dubai”, estación de esquí situada en pleno desierto, las estaciones de esquí cubiertas florecen por toda Europa.

El esquí en pistas cubiertas necesita oro...., pero del blanco. Tras el “esquí Dubai” en pleno desierto arábigo, las nuevas pistas se multiplican por todo el Viejo Continente. Las cada vez más variables condiciones de innovación y el alarmante recalentamiento del planeta explican en parte este éxito de las estaciones cubiertas. Situadas en los grandes centros urbanos o próximas a ellos, estas pistas abren doce meses al año y ofrecen una temperatura, un estado de la nieve y una iluminación constantes.

Una mala temporada de esquí en montaña asegura el éxito de estas pistas cubiertas que representan para muchos una oportunidad para acceder a los deportes de invierno cerca de casa y cualesquiera que sean sus ingresos.

Dubai, el invierno en pleno verano

A la entrada del Centro Comercial de los Emiratos, el centro comercial más importante de Oriente Medio, el termómetro roza los 40 grados centígrados. En cambio, pocos metros más allá nos encontramos en el puro invierno. Nieve, abetos y trineos hasta donde alcanza la vista: bienvenido a “Esquí Dubai”, una verdadera estación de esquí en pleno desierto. Tras dos años de trabajo dirigidos por una sociedad francesa, Transmontage, y una inyección de 272 millones de dólares (alrededor de 210 millones de euros), los 200 empleados de Esquí Dubai acogieron a sus primeros visitantes en noviembre de 2005. El resultado fue de 170.000 visitantes en dos meses, todo un éxito. Un año más tarde, son cerca de 3.000 los clientes diarios que disfrutan del lugar. Según Lucas Marchand, director de explotación del centro, “los usuarios son, como el país, muy cosmopolitas. Cerca del 50% son residentes de Dubai y de los Emiratos Árabes Unidos; la otra mitad son turistas que proceden de todas partes, si bien observamos que cada vez hay más ingleses y rusos”.

Las pistas cubiertas de esquí, cada vez más numerosas en Europa

La creación de este “parque de atracciones” no es lo que ha despertado el interés de los europeos. El primer centro de esquí cubierto se abrió en 1995 en Rucphen (Holanda), existiendo en la actualidad una quincena en Europa y más de una veintena en el mundo: desde Singapur al Cairo pasando por Madrid.

En la capital española, el complejo abrió sus puertas en la primavera de 2003, en el corazón de un centro comercial de 135.000 metros cuadrados que pertenece al grupo El Corte Inglés, con una pista esquiable de 250 metros de longitud. El año que viene, la ciudad de Antoing, en Bélgica, situada a 7 kilómetros de la frontera francesa acogerá el SnowValley, el mayor centro de deportes de invierno de Europa con un presupuesto de más de 300 millones de euros.

Holanda se anticipó a esta moda antes que otros países. El páis llano ha construido ya cinco centros de esquí indoor en 10 años. El empresario Nicky Broos fue el primero en apostar por ellos en Rucphen. Después, como en las pistas cubiertas de Zoetermeer, los fanáticos de los deportes de invierno son más de 300.000 al año, gastando alrededor de 20 euros por cada hora pasada en las pistas, equipación includa.

En Gran Bretaña, los aficionados al esquí también se han acostumbrado a acudir a las pistas cubiertas. La compañía dedicada a los deportes de ocio Xscape propone varios centros situados en el corazón de grandes centros comerciales: en Castleford, Milton Keynes, o Braehead, este último en Escocia. Las pistas son largas (entre 150 y 200 m de desnivel), pero los precios son los más caros de Europa: entre 26 y 31 euros la hora sin incluir el alquiler de material.

Por último, Alemania y Dinamarca están plagadas de estas pistas cubiertas. Del otro lado del del Rin, se están construyendo dos complejos en Bispingen y Wittenburg, que se unirán a los tres ya existentes (Senftenberg, Neuss, y Bottrop). Este último, posee la pista más larga de Europa con 640 metros de pendiente, pero sólo hasta la próxima apertura de 5 pistas en Lessines (Bélgica).