Este es mi barrio: Faubourg Saint-Denis

Artículo publicado el 13 de Julio de 2015
Artículo publicado el 13 de Julio de 2015

Las calles de Strasbourg Saint-Denis, además de ser el escenario principal del aburguesamiento de París, son conocidas por tener montones de restaurantes bio y de barbudos. Ahora que los hipsters aún no han destruido la historia de Faubourg, nos vamos de excursión zigzagueando entre los kebabs, fruteros, palomas y mucha, mucha gente.

Cuando entramos en Faubourg Saint-Denis (10º arrondissement de París) hay que tener cuidado: no hay que acercarse mucho a las palomas ni quedarse bajo los arcos, o te llenarás de plumas. Bajamos tranquilamente disculpándonos con el joven que reparte publicidad de un peep show, continuamos y vemos que un indio vende Div-X en su local, esquivamos al sintecho tirado frente al Carrefour, cruzamos la calle para adelantar a las dos abuelas senegalesas que revisan su ticket, nos tapamos las orejas para protegernos los tímpanos de la oferta en fresas que el frutero anuncia a todo volumen, nos llevamos la mano a la nariz para no oler la meada del muro del colegio, y continuamos zigzagueando para recorrer 100 metros en 15 minutos. 

_

El vientre de París

Para andar por la rue de Faubourg Saint-Denis hace falta un carné especial. Bajo con cuidado, sin escuchar música para no perderme nada. A veces, cuando llego a mi destino, me doy la vuelta para admirar el espectáculo. Son las 9:45 y ya es un caos. El paso del tiempo no ha cambiado el lugar: hace cuatro siglos ya era conocido por su agitación. La calle Faubourg Saint-Denis solía estar en las afueras de París, en el "faux bourg" (la villa falsa), como se puede comprobar por la presencia del arco "Porte Saint-Denis". En este hervidero surgió una microsociedad atraída por la corte de los milagros (zona de París habitada por mendigos, ladrones y prostitutas), de la que surgieron tanto un folklore como la novela El vientre de París de un tal Émile Zola. Hoy en día los vendedores ambulantes han sido reemplazados por fruteros y obreros de todo el mundo. En el último censo se registraron más de 130 nacionalidades en todo el barrio, pero a pie de calle encontramos muchos indios en las galerías, africanos en las peluquerías, paquistaníes en los puestos, turcos en los restaurantes y kurdos en las manifestaciones.

En los últimos años el barrio también ha sido "víctima" de un mal moderno: el aburguesamiento. El 10º arrondissement es el que más está siendo colonizado por las hordas de jóvenes hipsters. A base de cócteles franceses y pan sin gluten están echando al resto de comunidades hacia el norte para que solo quede una: la de la élite blanca, como sus zapatillas Stan Smith. Aquí hay un poco de verdad, pero ante todo es la opinión de una élite literaria a la que le gusta caricaturizarse. Las calles están llenas de clichés sobre el barrio, clichés que desmontan tanto quienes han nacido aquí como los que acaban de mudarse. Con una sonrisa.

La opinión de los vecinos

¿Cuánto cuesta?

Lo mejor de lo mejor

La gente

 

_

Este artículo forma parte parte de un nuevo proyecto de cafébabel, Meet My Hood (Este es mi barrio), que quiere descubrirnos los barrios de las principales ciudades europeas de una forma amena.

_

[BONUS] Direcciones mencionadas en el reportaje :

Le Sully (bar), 13 rue du Faubourg Saint-Denis

Le Daily Syrien (restaurante), 55 rue du Faubourg Saint-Denis

Hutch (restaurante), 63 rue du Faubourg Saint-Denis

Paris-New-York (restaurante), 50 rue du Faubourg Saint-Denis

Le Mauri7 (bar), 46 rue du Faubourg Saint-Denis

Chez Jeannette (bar), 47 rue du Faubourg Saint-Denis

Les Légumes de Saint Denis (frutería), 33 rue du Faubourg Saint-Denis

Diarry coiffure (peluquería), 8, rue Gustave Goublier

Le Napoléon (bar), 73 rue du Faubourg Saint-Denis