Estonia ve el euro al final del túnel

Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2008
“Hemos sido demasiado optimistas”. Predecíamos un aterrizaje tranquilo, pero en realidad, la economía estonia entra en una época de turbulencias, tras un crecimiento exponencial. Entrevista

¿La recesión en la que Estonia se introduce lentamente le permitirá cumplir los criterios de Maastricht concernientes a la inflación? Seguramente. “En 2011, Estonia debería poder adoptar el euro”, predice Maris Lauri. Encuentro con un especialista de macroeconomía de la Swedbank, en Tallin.

¿Cuáles son las consecuencias de la crisis financiera mundial en la economía estonia? ¿Cómo se porta el ‘tigre báltico’?

(Foto: Jane Mery)Hemos sido demasiado optimistas y, a día de hoy, los estonios hacen frente a una verdadera crisis económica, por primera vez en su corta historia. El crecimiento de los últimos años ha sido demasiado fuerte: la moneda estonia no tenía bastante valor, y los inversores extranjeros hacían demasiada competencia. Estonia, como todos los países bálticos, es muy abierta, lo que significa que exportamos e importamos mucho. A parte del sector alimentario, cerca del 90 ó 95% de nuestra producción industrial es exportada (alrededor del 25% en el caso de los alimentos), una cifra bastante alta. Y como la importación es igualmente fuerte, tenemos muchos intercambios comerciales. Por eso, todo lo que pasa en el mercado mundial, tiene consecuencias extremadamente rápidas en el país.

Además, se han realizado cosas muy estúpidas también aquí,sobre todo en el sector inmobiliario, donde los precios han escalado muy alto. Fue necesario construir y renovar las edificaciones en la época soviética, pero una vez las casas construidas, la gente ya no tenía medios para pagarlas.

(Marco Pighin)

Las compañías se dieron cuenta rápidamente de que la gente no podía permitirse pedir un préstamo. Así que pagamos actualmente las consecuencias de un crecimiento excepcional, cuando al mismo tiempo, la situación mundial se deteriora. Actualmente, las inversiones disminuyen: ya no se construye tanto y gastamos menos dinero. En lo que concierne a las exportaciones, aún se experimenta un continuo y ligero aumento, pero la demanda doméstica cae en picado. Nuestra economía está en recesión. 

¿Qué va a cambiar esta crisis en la vida cotidiana de los estonios?

Desde hace solo algunos meses, la gente se pregunta sobre la crisis de la que se oye hablar en los medios de comunicación pero de la que todavía no han notado los efectos en el día a día. Sin embargo, empieza a ser cada vez más difícil encontrar un trabajo, por ejemplo. La tasa de paro aumenta y continuará a aumentar, incluso si en Estonia es tradicionalmente baja (4% en el segundo trimestre de 2008). La gente tiene también mucho cuidado con el dinero que gasta, a causa de la inflación. El gasto de la calefacción, por ejemplo, ha aumentado mucho este año: el gas natural suscita inquietud, porque hay que calentarse en invierno, mientras se espera que el precio vuelva a experimentar una bajada.

La entrada de Estonia en la zona euro se pospone desde hace varios años. ¿Cuándo piensa usted que el país estará listo para cumplir las condiciones impuestas por la Unión Europea?

(Marco Pighin)El problema de Estonia es la inflación. Es a causa de esto que no podemos cumplir los criterios de la UE para entrar en la zona euro. Nosotros no podemos influenciar sobre la tasa de cambio, como lo ha hecho Polonia (que prevé su entrada para 2012) o Eslovaquia (que ya tiene confirmada su entrada en la zona euro en 2009). Estos países han reducido la inflación depreciando su moneda. Nosotros debemos pasar por el Parlamento para realizar una maniobra de esas características, serían necesarias tres sesiones, así como dos semanas entre cada sesión… 

Para entrar en la zona euro, hubiéramos debido aumentar ciertas tasas, siguiendo un calendario gradual, sobre el fuel, el tabaco, la gasolina. Acabamos de poner en marcha este criterio este año. Pero, de golpe, el aumento de los precios ha sido increíble: 51% más para el tabaco, por ejemplo. Para la inflación ha sido una catástrofe, al coincidir con el momento en el que los precios han comenzado a aumentar en el mercado mundial, como para los productos alimentarios, lácteos, por ejemplo.

"De golpe, el aumento de los precios ha sido increíble... Para la inflación ha sido una catástrofe"

Pero en una economía en recesión, otros precios comienzan a bajar: el del gas natural, el de los productos de la vida cotidiana en las tiendas o de los servicios. En este momento, creemos que la inflación será controlada rápidamente. En el segundo trimestre de 2008, estaba en 11,4%. No me sorprendería si al final de este año, la inflación desciende al 7 ó al 8%. Esto llevará su tiempo, pero en 2010, creo que la inflación estará en el 3%. Si el gobierno mantiene un presupuesto equilibrado y controla el déficit público, podremos finalmente entrar en la zona euro en 2011.

(Marco Pighin)

¿Cómo pueden los estonios hacer frente al futuro, con el euro en el horizonte?

Por el momento, con la devaluación de la corona estonia, la gente de aquí es más pobre. Por ejemplo, para el 15% de los hogares que han hipotecado sus bienes inmobiliarios, será cada vez más difícil reembolsar su deuda, ya que las operaciones se harán en euros. Tendrán, por ejemplo, que irse a trabajar a otros países. Es muy fácil irse a ganar la vida a Finlandia, cruzando la bahía en ferri. Para mantener a sus empleados, las empresas deberán aumentar los salarios. Es, por otro lado, lo que están haciendo estos últimos años. No tenían otra opción: el paro estaba tan bajo aquí que las empresas tienen dificultad para encontrar mano de obra. Además, dentro de poco, el número de estonios activos, en edad de trabajar, va a comenzar a bajar. Nosotros no tenemos nada para atraer los trabajadores extranjeros… Nadie quiere un salario tan bajo, además de las condiciones de vida difíciles. En Portugal, al menos, el buen tiempo es más atractivo. Las empresas estonias han conseguido hacer venir a trabajadores de países donde los salarios son aún más bajos, como Polonia o Bulgaria. Pero en realidad, estas personas se forman aquí, antes de encontrar trabajo en otros países europeos. En resumen, necesitamos mano de obra constantemente, ya que esto irá de mal en peor. Entonces, especializarse en nuevas tecnologías sería un plus, por ejemplo. Tenemos que ser diferentes.