Estrasburgo: un sastre en la Ciudad de los Trajes

Artículo publicado el 16 de Mayo de 2014
Artículo publicado el 16 de Mayo de 2014

Una vez al mes, un ejér­ci­to de par­la­men­ta­rios, asis­ten­tes, con­se­je­ros y bu­ró­cra­tas de todo tipo lle­gan a Es­tras­bur­go con mo­ti­vo de la reunión del Par­la­men­to Eu­ro­peo. Du­ran­te esa se­ma­na, Es­tras­bur­go se con­vier­te en "La Ciu­dad de los Tra­jes". Pero esos tra­jes no cre­cen en los ár­bo­les...

Es­tras­bur­go es la ca­pi­tal de Al­sa­cia, re­gión al este de Fran­cia. Está si­tua­da justo en la fron­te­ra con Ale­ma­nia y a lo largo de la his­to­ria ha ido cam­bian­do de manos en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Pero ahora, gra­cias a 60 años de paz, esta ciu­dad es una prós­pe­ra y mul­ti­cul­tu­ral ca­pi­tal de Eu­ro­pa.

A pesar de ser una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa, no es co­no­ci­da por sus gen­tes, mo­nu­men­tos o co­mi­da. Es­tras­bur­go es fa­mo­sa por las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

Du­ran­te una se­ma­na al mes, los po­lí­ti­cos eu­ro­peos que nor­mal­men­te tra­ba­jan en Bru­se­las se tras­la­dan en masa a Es­tras­bur­go. Esta mi­gra­ción men­sual llena las ca­lles y los ho­te­les. Du­ran­te esa se­ma­na, Es­tras­bur­go se con­vier­te en La Ciu­dad de los Tra­jes

Xa­vier He­do­ire es un sas­tre que vive en Es­tras­bur­go. Llegó a la ciu­dad con una idea en mente: ves­tir y cal­zar a los prin­ci­pa­les ac­to­res de Es­tras­bur­go. Más con­cre­ta­men­te, que­ría ac­ce­der a la po­ten­cial venta de tra­jes que ofre­cían las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

Sin em­bar­go, la vida no es fácil para una per­so­na que dis­fru­ta ha­cien­do tra­jes a me­di­da y pre­ten­de vivir de ello: Es­tras­bur­go es La Ciu­dad de los Tra­jes sólo du­ran­te 7 días al mes, y es di­fí­cil en­con­trar clien­tes que vuel­van con re­gu­la­ri­dad. 

Cuan­do Xa­vier llegó por pri­me­ra vez a Es­tras­bur­go no había nin­gún sas­tre a me­di­da para hom­bres.

Pero se ave­ci­nan gri­ses nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te para Xa­vier y sus co­le­gas de Es­tras­bur­go.

Se habla de poner fin al lla­ma­do "se­gun­do asien­to par­la­men­ta­rio". Al­gu­nos po­lí­ti­cos eu­ro­peos quie­ren abo­lir el par­la­men­to de Es­tras­bur­go y que todo se haga en Bru­se­las.

Se que­jan de las mo­les­tias per­so­na­les y del coste, pero gas­tan poco según los ha­bi­tan­tes de Es­tras­bur­go, mu­chos de los cua­les de­pen­den las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas para sub­sis­tir.

Xa­vier, como mucha gente en Es­tras­bur­go, quie­re que el Par­la­men­to se quede. Para él no se trata sólo de una cues­tión eco­nó­mi­ca. Las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas de Es­tras­bur­go apor­tan tam­bién una im­por­tan­te carga sim­bó­li­ca para la ciu­dad.

Es­tras­bur­go: Un Sas­tre en La Ciu­dad de los Tra­jes, por Josep Gu­tié­rrez.

este ar­tícu­lo es parte de la serie es­pe­cial de­di­ca­da a es­tras­bur­go. forma parte de "EU-to­pia : Time To Vote", un pro­yec­to de Ca­fé­ba­bel en co­la­bo­ra­ción con la fun­da­ción Hip­pocrène, la co­mi­sión eu­ro­pea, el mi­nis­te­rio de asun­tos ex­te­rio­res y la fun­da­ción EVENS. la serie com­ple­ta es­ta­rá dis­po­ni­ble en la por­ta­da muy pron­to.