Estrasburgo y los derechos humanos: no es sólo cosa de cine

Artículo publicado el 25 de Enero de 2014
Artículo publicado el 25 de Enero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los de­re­chos hu­ma­nos han co­no­ci­do todo tipo de apoyo para su de­fen­sa: tex­tos, car­tas, actos, con­ven­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes.

Es­tras­bur­go, a tra­vés de un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal, ha ele­gi­do el do­cu­men­tal. El ob­je­ti­vo era dar que ha­blar sobre estos de­re­chos, al parecer ad­qui­ri­dos en esta ge­ne­ra­ción, pero, aún hoy, en pe­li­gro en paí­ses de todo el mundo.  

El final del año 2013 en Es­tras­bur­go ha es­ta­do mar­ca­do por la exal­ta­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. Y es que, del 23 de no­viem­bre al 6 de di­ciem­bre, la aso­cia­ción Allian­ce Ciné nos pre­sen­tó la quin­ta edi­ción del Fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de cine y de­re­chos hu­ma­nos. Pri­me­ro el cine L'Odys­sée y des­pués en los di­fe­ren­tes cen­tros so­cio-cul­tu­ra­les de la re­gión, se su­ce­die­ron 25 pro­yec­cio­nes de 16 do­cu­men­ta­les lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, vo­lun­ta­rios y par­ti­cu­la­res, a las que si­guie­ron de­ba­tes pre­si­di­dos por los di­rec­to­res o con­ter­tu­lios re­la­cio­na­dos con el tema. El fes­ti­val pre­ten­de ser «una pla­ta­for­ma de pro­mo­ción para pe­lí­cu­las iné­di­tas o poco di­fun­di­das que ten­gan como ob­je­ti­vo in­for­mar, aler­tar y, en la me­di­da de lo po­si­ble, pro­mo­ver la ac­tua­ción en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.» ex­pli­ca Saida Kasmi, en­car­ga­da de co­mu­ni­ca­cio­nes del fes­ti­val. Todos los do­cu­men­ta­les se pro­yec­tan en ver­sión ori­gi­nal con sub­tí­tu­los en fran­cés. 

Par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes

Por pri­me­ra vez, se cons­ti­tu­yó un ju­ra­do com­pues­to por siete jó­ve­nes de la ciu­dad de Es­tras­bur­go, cuyo ob­je­ti­vo era de­sig­nar el do­cu­men­tal que, según ellos, más re­fle­ja­ba la cues­tión de los de­re­chos hu­ma­nos hoy en día y que res­pon­día mejor a las pre­gun­tas que la nueva ge­ne­ra­ción se plan­tea sobre este tema. Este do­cu­men­tal fue ele­gi­do de entre una pre-se­lec­ción de tres do­cu­men­ta­les: The Boys of Ba­ra­ka: do­cu­men­tal de las di­rec­to­ras es­ta­dou­ni­den­ses Heidi Ewing y Ra­chel Grady, cuyo tema es el de­re­cho a la edu­ca­ción y en el que se sigue a cua­tro jó­ve­nes de Bal­ti­mo­re que tie­nen la opor­tu­ni­dad de pasar dos años en un co­le­gio en Kenya lejos de la vio­len­cia. No bur­qas behind bars, de la di­rec­to­ra sueca Mar­yam Ebrahi­mi, pre­sen­te en el de­ba­te, nos des­ve­la la si­tua­ción de las mu­je­res en Af­ga­nis­tán y, más con­cre­ta­men­te, la de las mu­je­res en­car­ce­la­das. Por úl­ti­mo, el do­cu­men­tal Ceuta douce pri­son de Jo­nat­han Mi­llet, di­rec­tor fran­cés, nos per­mi­te se­guir el día a día en Ceuta, pe­que­ño te­rri­to­rio es­pa­ñol en el norte de Áfri­ca, de los chi­cos que emi­gran hacia Eu­ro­pa. Al tér­mino de las pro­yec­cio­nes en el cine L'Odys­sée, se en­tre­gó un pre­mio sim­bó­li­co a la di­rec­to­ra sueca Mar­yam Ebrahi­mi por su do­cu­men­tal No bur­qas behind bars.

Los jó­ve­nes ci­né­fi­los de Es­tras­bur­go re­com­pen­sa­ron las duras con­di­cio­nes en las que se llevó a cabo el ro­da­je del do­cu­men­tal, así como el punto de vista de la ci­neas­ta. Efec­ti­va­men­te, en él se re­sal­ta la pa­ra­do­ja de la si­tua­ción de las mu­je­res en Af­ga­nis­tán. Las mu­je­res tie­nen más li­ber­tad entre rejas que en sus ho­ga­res, allí for­man una co­mu­ni­dad, sin ma­ri­do, en la que se sien­ten se­gu­ras y pue­den pro­tes­tar. La pri­sión re­pre­sen­ta la reali­dad de la so­cie­dad af­ga­na: la jus­ti­cia está co­rrom­pi­da, lo que ex­pli­ca las penas di­fe­ren­tes y ar­bi­tra­rias que se apli­can a las mu­je­res, tres años por ase­si­na­to a una, diez años por haber huido de su casa a otra. Éstas se de­fi­nen por la can­ti­dad de di­ne­ro que la fa­mi­lia o la fa­mi­lia po­lí­ti­ca está dis­pues­ta a pagar para alar­gar la pena, de­bi­do a la ofen­sa con­tra su honor, pues la huida se con­si­de­ra un cri­men moral. Con esta elec­ción, el mismo ju­ra­do quie­re poner de ma­ni­fies­to la fuer­za de las mu­je­res que, no obs­tan­te, no pier­den la son­ri­sa y la ener­gía para re­sis­tir a la pre­sión so­cial y po­lí­ti­ca, para dar tes­ti­mo­nio de su ad­mi­ra­ción por el tra­ba­jo de la rea­li­za­do­ra, que lucha con­tra las de­sigual­da­des, y por los de­re­chos de la mujer en el mundo. De­re­chos que, re­cor­de­mos, son ne­ce­sa­rios y uni­ver­sa­les.

Nadia Bend­jeb­bar

N. de la R.: A me­nu­do, la ciu­dad de Es­tras­bur­go es tam­bién lla­ma­da "Ca­pi­tal de los de­re­chos hu­ma­nos" de­bi­do a la pre­sen­cia del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, ins­tan­cia ju­ris­dic­cio­nal que vela por el res­pe­to del Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, ra­ti­fi­ca­do en 1950 por los Es­ta­dos miem­bros del Con­se­jo Eu­ro­peo cuya sede se en­cuen­tra, igual­men­te, en Es­tras­bur­go.