Euro 2008: Por fin, ¡Viva España!

Artículo publicado el 30 de Junio de 2008
Artículo publicado el 30 de Junio de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La selección española ganó la Eurocopa 2008 de fútbol en la final contra Alemania, poniendo fin a más de cuarenta años de sequía de títulos. La guinda en el pastel del Euro2008, donde el fútbol ofensivo ha tenido su recompensa.

España comenzaba la competición entre los favoritos, y no ha decepcionado. Los jugadores de Luis Aragonés han brillado durante toda la competición, consiguiendo la victoria en todos sus partidos con doce goles marcados y solo tres recibidos. Su último partido también está hecho a la imagen y semejanza de su carrera en toda la Eurocopa: juego bonito, voluntad y, sobre todo, un destino que no podían evitar. 

Pichichi de la competición, David Villa ha demostrado en todos los partidos tener clase y saber llevar a España hacia la victoria contra Rusia, Suecia y los que ostentaban el título, los griegos. En cuartos de final, fueron los campeones del mundo italianos los que debieron inclinarse, en los penaltis, tras un partido ajustado pero dominado por los de la camiseta roja y gualda (¡No amarilla! Lee nuestro artículo sobre las supersticiones). Una nueva victoria contra Rusia y, por fin, una final manejada con eficacia, que permitió a Iker Casilla levantar el segundo trofeo internacional español, 44 años después de que lo hiciera Luis Suárez, en un campeonato de Europa de naciones. 

Alemania e Italia, fieles a sí mismas

(rchappo2002/felmar73/flickr)Alemania no ha decepcionado, más bien al contrario. Con un juego directo y eficaz, el equipo de Michael Ballack han sabido controlar el juego con turcos y portugueses para llegar a la final. Sin embargo, como ya se vio en la derrota contra Croacia (1-2), la defensa organizada por Joachim Löw no estaba a la altura para hacer frente a los mejores atacantes de Europa, con Fernando Torres, autor del único gol de la final, a la cabeza.

Por su parte, Italia no ha brillado. Goleados por los holandeses en su primer partido, los jugadores de Roberto Donadoni no han sabido adaptar a los nuevos tiempos un esquema de juego demasiado defensivo. Incluso en su victoria contra Francia 2-0, su juego no despertó demasiada ilusión.

Sorprendentes Rusia y Turquía

Sin duda alguna, la revelación del torneo ha sido el jugador ruso Andreï Archavine. Vencedor de la copa UEFA esta temporada, el ‘nueve y medio’ (atacante y medio campo) del Zenith de San Petersburgo ha servido de catalizador para un sorprendente equipo ruso que ha conseguido ganarse el respeto con su victoria frente a los holandeses en cuartos de final (3-1). 

Por otra parte, si Turquía ha conseguido colarse en la semifinal, es sin duda gracias a su espíritu de equipo y sus ansias de victoria. Contra los suizos, los checos y los croatas, el equipo turco, dirigido por Fatih Terim, siempre ha sabido reaccionar en el último momento. Incluso consiguieron empatar 2 a 2 en el minuto 86 de la final, aunque la máquina alemana no se dejó dominar en esa ocasión y logró remontar minutos más tarde. 

Holandeses raros

Extraordinarios durante la primera vuelta con tres victorias consecutivas contra Italia (3-0), Francia (4-1) y Rumanía (2-0); Holanda salió del ‘grupo de la muerte’ gloriosa. El juego ofensivo y tentador conseguido por los de Marco Van Basten lo tenía todo para gustar. Sin embargo, sin perder la compostura, los naranjas cayeron ante un rival más fuerte que ellos en cuartos: 3 a 1 frente una Rusia bien organizada.

Decepciones de la competición

Al final, la Portugal de Cristiano Ronaldo y la Francia de Lilian Thuram no han estado a la altura. Si los lusos hicieron creer en su potencial con sus dos primeras victorias frente a turcos y checos, se apagaron enseguida contra Suiza, aunque sin consecuencias, y después contra Alemania en cuartos de final (2-3). Los franceses no tuvieron ni siquiera el tiempo de entrar en el torneo. Inmóviles ante Rumanía (0-0), asustados por los holandeses (4-1) y vencidos por Italia (2-0), los azules, huérfanos tras la marcha de Zidane, no consiguieron en ningún momento encontrar el equilibrio entre los inquietos jóvenes y los viejos resabiados de su equipo. Si los españoles pueden con legitimidad aspirar al título mundial de la copa del mundo, y quizá puedan repetir la fiesta que invadió todo el país para celebrar el título europeo.

Imágenes de las celebraciones de la victoria de España en Cártama, provincia de Málaga.