Eurodiputados... Say what?!

Artículo publicado el 16 de Abril de 2014
Artículo publicado el 16 de Abril de 2014

¿Crees que los po­lí­ti­cos de la UE son un pu­ña­do de bu­ró­cra­tas sin ros­tro? Son gente co­rrien­te, y aquí te­néis la prue­ba. Cada se­ma­na, Ca­fé­Ba­bel os trae una se­lec­ción de los tweets más im­pac­tan­tes de los can­di­da­tos al Par­la­men­to Eu­ro­peo. Ideas bri­llan­tes, lu­ná­ti­cas, que os darán ra­zo­nes de sobra para votar en las elec­cio­nes de mayo.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo le ha pues­to los pelos de punta a Irán con una nueva re­so­lu­ción en la que cri­ti­ca los vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. ¿Cómo se atre­ven? Solo 537 per­so­nas han sido eje­cu­ta­das en los úl­ti­mos ocho meses. Cat­he­ri­ne Ash­ton tam­bién ha en­fa­da­do a los ira­níes, en­con­trán­do­se con seis mu­je­res ac­ti­vis­tas en Tehe­rán du­ran­te el día in­ter­na­cio­nal de la mujer. Y por ello ahora vemos la quema de una ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos como pro­tes­ta ante la in­ter­fe­ren­cia oc­ci­den­tal. ¿Tal vez las tien­das lo­ca­les ya ha­bían ven­di­do todas las ban­de­ras de la Unión Eu­ro­pea?

Trans­la­tion: Look what I found on the in­ter­net.

¡Y aquí viene el Ca­pi­tán Eu­ro­pa! Esta dra­má­ti­ca ima­gen re­pre­sen­ta al can­di­da­to a par­la­men­ta­rio Gr­ze­gorz Gru­chals­ki como un vi­sio­na­rio in­ter­ga­lác­ti­co de la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Que­ri­do Sr. Gru­chals­ki, sin ánimo de ofen­sa, pero ¿hizo usted mismo el mon­ta­je? Per­te­ne­ce usted a la ge­ne­ra­ción sel­fie a la que le gusta eti­que­tar el "mí, yo  y yo mismo" en cada fo­to­gra­fía de cada red so­cial. No­so­tros tam­bién lo ha­ce­mos y no nos puede en­ga­ñar. 

Las mu­je­res en Eu­ro­pa ganan un 16% menos que los hom­bres. En el úl­ti­mo año, el 87% del Par­la­men­to Eu­ro­peo votó por una equi­dad sa­la­rial. Entre estos, no se con­ta­ba el UKIP, el Par­ti­do In­de­pen­dien­te del Reino Unido. Esta for­ma­ción va de po­lé­mi­ca en po­lé­mi­ca. El ex-par­la­men­ta­rio del UKIPGod­frey Bloom ca­li­fi­có a un grupo de mu­je­res ac­ti­vis­tas de "putas" y dijo que las mu­je­res son unas zo­rras si no lim­pian de­trás del fri­go­rí­fi­co. Pero los po­lí­ti­cos cho­vi­nis­tas no son solo una es­pe­cie na­ti­va del Reino Unido. En Fran­cia, los mi­só­gi­nos ca­cae­ran como ga­lli­nas en el pa­la­men­to. En Ale­ma­nia, sue­ñan con las pe­rio­dis­tas lu­cien­do el dirndl

Desde el apo­geo de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial en el siglo XIX, las tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les han au­men­ta­do en casi un grado cen­tí­gra­do. Pero mien­tras los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos han ara­ña­do be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que­man­do com­bus­ti­bles fó­si­les, son los paí­ses po­bres, los menos desa­rro­lla­dos, quie­nes su­fri­rán las con­se­cuen­cias:  se­quías, mon­zo­nes, ci­clo­nes, etc. Pero el li­de­raz­go de la Unión Eu­ro­pea en el tema se está vien­do afec­ta­do por el in­flu­jo an­ti­ci­pa­do de po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res es­cép­ti­cos con el cam­bio cli­má­ti­co para las elec­cio­nes eu­ro­peas. Una dura ba­ta­lla está a punto de li­brar­se. 

Y fi­nal­men­te, vamos a to­mar­nos un mo­men­to para con­tem­plar la be­lle­za del Viejo Con­ti­nen­te. ¿No es acaso pre­cio­so?