Europa a la carta: ¿Cuánto ha aumentado realmente la inmigración?

Artículo publicado el 29 de Junio de 2016
Artículo publicado el 29 de Junio de 2016

Los datos lo demuestran: los inmigrantes han cambiado la población europea. Pero la cifra ha aumentado de forma diferente según cada país y, sorprendentemente (o quizá no) en cantidades muy distintas a las que a menudo nos cuentan. ¿Hasta qué punto están justificadas las consignas de "invasión de inmigrantes" que lanzan determinados partidos políticos repartidos por Europa?

Los datos nos indican que más de 1.000.000 de personas han pasado la frontera de Europa en busca de asilo desde julio de 2015 hasta junio de 2016. Se trata sobre todo de inmigrantes procedentes de países en guerra como Siria, Afganistán o Irak, aunque también de otras zonas del mundo que "oficialmente" no están en guerra, pero en las que con las insostenibles condiciones de vida resulta imposible vivir con seguridad y dignidad.

Los gobiernos europeos han intentado ponerse de acuerdo una y otra vez en cómo enfrentarse a la cuestión, pero la realidad es que los intensos flujos migratorios ya han transformado profundamente las sociedades en las que los refugiados han presentado solicitud de asilo político y ahora residen. Lo confirman los datos de un nuevo estudio publicado por el instituto de investigación estadounidense Pew Research Center: en algunos países europeos la tasa de inmigración ha crecido más de un punto porcentual en doce meses. Puede no parecer mucho, pero en realidad se trata de un crecimiento increíble para un país occidental. Para tener un término de comparación podemos tomar en cuenta los datos sobre la migración de América Latina hacia Estados Unidos: es necesario remontarse hasta la década 2005-2015 para encontrar un crecimiento del 1%.

El país que ha experimentado un mayor crecimiento de esta cifra es Suecia (1,5 %), donde hay que tener en cuenta que en 2015 el 16,8% de los residentes estaba formado por inmigrantes (porcentaje que crece hasta el 18,3% en 2016). Le siguen Hungría, con un aumento del 1,3%, Austria, con el 1,1%, y Noruega, con el 1%. Es interesante destacar el dato relativo a Alemania, que en otoño de 2015 se encargó de abrir sus puertas a los migrantes: el crecimiento que se ha registrado es "solo" del 0,7%. Un dato que el instituto de investigación subraya como "importante, pero significativamente menor que en otros países europeos".

Por otra parte, es interesante echar un vistazo a países históricamente sujetos a intensos flujos migratorios como Francia y el Reino Unido, que han registrado un aumento de este dato del 0,2%: una cifra muy baja si se compara con la de otros países del continente. Una cifra que además justifica cada vez menos las retóricas antinmigración que recientemente han caracterizado la campaña a favor del 'Brexit' precisamente en el Reino Unido. Impresionan también los números en Italia y en Grecia, en pleno camino de quienes intentan entrar en Europa: en ambos países la cifra aumenta solamente un 0,1%. Y choca aún más el dato en España, donde incluso ha disminuido un 0,1%.

Dos cosas parecen evidentes: es cierto, los inmigrantes han cambiado Europa. Pero con cifras muy diferentes a las que quieren hacernos creer.

Migrant surge drives big increases in immigrant share for several European countries _

Este artículo es parte de nuestra serie Mapa de la Semana, con la que echar un vistazo a la realidad europea que nos rodea.