Europa a la carta: hora de jubilarse, (¡si tienes suerte!)

Artículo publicado el 3 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 3 de Mayo de 2016

¿Sueñas con jubilarte antes de tiempo? En Italia, alcanzar esta idílica situación conlleva una espera que se hace casi eterna. Hay quienes consideran, incluso, que la jubilación es más un milagro que un alivio con el que se cuenta en los años de vejez. ¿Esto también es así en el resto de Europa?

En Italia, el tema de la edad de jubilación se asemeja un poco a la tela de Penélope: una descomunal obra en construcción que nunca puede completarse, como si lo que se levantara durante el día se desmoronara durante la noche. Y el problema está en los intentos fallidos por reformar el sistema.

¿Cuál es el resultado? Modificaciones constantes, correcciones y variaciones que nunca llegan a convertirse en propuestas concretas que satisfagan a todo el mundo. La última laguna en el plan de pensiones se remonta a 2012 con la "Reforma Fornero", famosa en los titulares de los diarios por haber dado origen a una clase de trabajadores sin empleo ni esperanza alguna de percibir una pensión. Forman parte de este grupo los adultos mayores desempleados que todavía no han alcanzado la edad jubilatoria y que, por ende, quedan atrapados en una especie de limbo administrativo. Por lo que se ve, esta situación no parece que vaya a resolverse pronto. Según los cálculos del INPS (Instituto Nacional de Previsión Social) dados a conocer la semana pasada, aquellos que hayan nacido en la década de 1980 no cobrarán pensión hasta alcanzar los 75 años de edad.

Para la legislación italiana actual, las personas pueden jubilarse a partir de los 66 años y 7 meses de edad, con leves variaciones de acuerdo al género y al tipo de ocupación. No obstante, conforme a las leyes actuales, se prevé que la edad mínima para el año 2050 aumentará a 69 años y 9 meses.

Ahora bien, ¿cuál es la situación en el resto del continente? Entre los regímenes jubilatorios más estrictos, encontramos al de Alemania, que autoriza la jubilación a partir de los 67 años, si bien aquellos que cuenten con 45 años de contribución jubliatoria podrían retirarse a los 65.

La situación es similar en Francia, ya que los nacidos después de 1955 deberían tener 67 años para asegurarse una disminución si no han cumplido con los aportes previsionales obligatorios. Lo mismo aplica para España e Islandia, que han establecido una edad de 67 años o 65  en el caso de los aportes devengados.

Lo curioso es ver cómo en el resto de Europa hay "jovenzuelos" que se las han ingeniado para conseguir una jubilación temprana. Por ejemplo, una persona puede jubilarse a partir de los 62 años en Eslovaquia y en República Checa, a partir de los 62 años y 8 meses, en el caso de los hombres y de los 61 años y 8 meses en el caso de las mujeres. A eso hay que agregarle las reducciones de tiempo por cada hijo.

De todos modos, en general, la edad jubilatoria promedio en Europa es de aproximadamente 65 años, la cual se prevé se extienda a los 67 en un futuro cercano.

Si bien existe una categoría aparte para los famosos sistemas flexibles del norte, en donde los trabajadores deciden voluntariamente extender o acortar su período activo: Finlandia (63 a 68 años), Suecia (61 a 67 años) y Noruega (62 a 75 años). Como quién diría, cada uno a lo suyo. 

_

Fuente: Camera dei Deputati – Documentazioni e ricerche

Este artículo es parte de nuestra serie Mapa de la Semana: Las estadísticas sobre Europa, en un mapa a la vez.