Europa a la carta: La población que navega en Internet

Artículo publicado el 1 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 1 de Marzo de 2016

Por la mañana, echas un vistazo a los correos electrónicos. A mediodía, subes a Instagram una foto de la caja de sushi que vas a comer. Y por la noche reservas los billetes para el fin de semana en Ámsterdam. Todo va en línea ahora. Nuestro mapa de la semana muestra la proporción de internautas por países. ¿Quién iba a imaginar que que los discretos luxemburgueses son los más adictos a Internet?

"Un día sin Internet es un día perdido", deben pensar en Luxemburgo. De la población total del país, el 92% utilizan Internet todos los días. Así lo afirma el resultado de una investigación realizada por el servicio de estadística de la Unión Europea, que ha examinado el uso de Internet en Europa durante el año 2015.

Justo por detrás de Luxemburgo se encuentran países como Noruega, Dinamarca y Finlandia, con un 89%, 87% y 85% respectivamente de tasas de uso diario. Por tanto los países escandinavos y Luxemburgo están muy por encima de la media de la UE, que se sitúa sobre el 67%. Rumanía (37%), Turquía (40%) y Bulgaria (46%) son los países que cierran la lista. Esta disparidad entre el norte y el sur confirma un viejo cliché sobre el diferente comportamiento de los usuarios de la red en Europa.

¿Puede el uso de Internet servir como un indicador del nivel de innovación y prosperidad? Tomemos el ejemplo de Estonia. Este país no sólo dijo "Goodbye to yesterday" ("adiós al pasado") en el último Festival de Eurovisión, sino que hizo lo mismo en la administración electrónica, un área en la que el país es pionero. Por el contrario, las autoridades alemanas y francesas parecen ser de los de la vieja escuela.

Si la clave del éxito radica en las largas horas que uno pasa navegando la red, los países de Europa del Este, Europa Central o incluso el Sur de Europa deberían adoptar una parte de la actitud friki de los luxemburgueses.

--

Este artículo es parte de nuestra serie Europa a la carta, con la que echar un vistazo a la realidad europea que nos rodea.