Europa a la carta: Nuevo año, nuevos controles fronterizos 

Artículo publicado el 6 de Enero de 2016
Artículo publicado el 6 de Enero de 2016

El inicio del nuevo año ha visto cómo Suecia y Dinamarca se han sumado a la lista creciente de países de la Zona Schengen que han restablecido el control sobre sus fronteras nacionales. A medida que la crisis de los refugiados y los estados de emergencia parecen continuar en 2016, ¿qué aspecto tiene este nuevo mapa de Europa?

Más de 30 años después de la firma del Acuerdo Schengen, la retórica de los medios de comunicación ha empezado a sugerir que sus días pueden estar contados. El pasado 3 de enero de 2016, Suecia comenzó a imponer controles fronterizos en el famoso puente de Oresund, que une la ciudad de Malmö con la capital danesa de Copenhague.

Tras el anuncio, Dinamarca reaccionó mediante el fortalecimiento de sus propios controles en la frontera sur con Alemania, convirtiéndose en el sexto país que intensifica la vigilancia de sus fronteras en el interior de la Zona Schengen –junto con Noruega, Alemania, Austria y Francia, que retomó el control de sus fronteras tras los devastadores ataques en París del pasado 13 de noviembre.

Esta supuesta desintegración del sueño de una Europa sin fronteras sigue la estela de los otros dos eventos más definitorios de 2015, la amenaza del terrorismo y la crisis de refugiados en curso, que no muestran signos de disminuir con el nuevo año.

Además de este deterioro de la libertad de movimiento a través de las fronteras de los 26 países de Schengen, también se han intensificado los controles que se aplican en ellas. Ya se han construido vallas a lo largo de las fronteras de Eslovenia y Hungría. Y en lo que puede ser el ejemplo más preocupante de control en fronteras interiores, Austria también ha iniciado la construcción de una valla a lo largo de la linde con su nación compañera en Schengen, Eslovenia.

Con el debate sobre este asunto todavía en curso en Polonia –el recientemente elegido partido conservador ya ha coqueteado con la idea–, es posible que la perspectiva de que un séptimo país en Schengen cierre sus fronteras no esté demasiado lejos. Pase lo que pase, el futuro de la Zona Schengen parece que quedará definido durante el próximo año.

---

--

Este artículo es parte de nuestra serie Europa a la carta, con la que echar un vistazo a la realidad europea que nos rodea.