Europa apuesta por Irlanda

Artículo publicado el 15 de Enero de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 15 de Enero de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En el Parlamento Europeo, Bertie Ahern dejó claro que la presidencia irlandesa tenía como objetivo reunir a todo el mundo. Un proyecto ambicioso... ¿Podrá el Primer Ministro lograrlo?

Ante el aumento de las crisis en Europa que crecen más que el propio euro, ¿podrá la presidencia irlandesa de la Unión resolverlas todas? ¿O sólo será un intento de «limitar los daños» hasta que pase el mando a los alemanes en julio? La ambiciosa agenda establecida por los irlandeses demuestra claramente que están determinados en dejar una huella imborrable durante su presidencia de la UE. ¿Un proyecto muy poco realista? Quizás.

Un día después de que Bertie Ahern, el Taoiseach (Primer Ministro), haya hablado en el Parlamento Europeo, la tarea parece más insuperable que nunca. En menos de seis meses, Ahern pretende acabar con la “agenda de Lisboa”, establecida en el año 2000, pero que en realidad nunca arrancó. Ahern también definió como prioridad la reanudación del diálogo sobre la Constitución europea que fracasó bajo la presidencia italiana. Tarea difícil, visto en qué términos se concluyó el debate entre Francia/Alemania y Polonia/España. Convencer a Irlanda de renunciar a su propio rechazo del veto de las tasas y cualquier acuerdo en el plazo de seis meses sería un milagro. Bueno, Irlanda es el país de los santos y de los sabios...!

Y por si fuera poco, Irlanda estableció también una agenda muy amplia sobre justicia y política interior con el objetivo de asegurar a los europeos una mayor seguridad, además de querer mejorar las relaciones de la UE con la comunidad internacional. Para terminar, dos eventos claves tendrán lugar durante la presidencia irlandesa: la adhesión oficial de los diez países que serán miembros definitivos de la UE en mayo de este año, y la determinación del proceso que fijará el plan presupuestario de Europa para los siete próximos años.

Métodos diplomáticos “de detrás del telón”

¿Con tanto desafíos, logrará Bertie Ahern ser efectivo en el papel de presidente de la UE? Líder del Fianna Fáil, partido de centro derecha irlandés, desde noviembre de 1994, y Taoiseach desde 1997, Ahern de 52 años ha desarrollado una imagen de «hombre del pueblo» que todavía sabe disfrutar de una cerveza en un «pub» del barrio –en el que ya llevó a un miembro del equipo presidencial estadounidense una vez! Su popularidad había alcanzado su mejor nivel al final de sus cinco años de mandato, cuando fue reelecto con éxito, lo que no había pasado a un partido saliente desde 1969.

Desde entonces, los escándalos políticos y la recesión de la economía irlandesa hicieron bajar su nivel de popularidad. Actuando con éxito en su nuevo papel europeo, Bertie Ahern podría recuperar su credibilidad en Irlanda y reafirmar su posición en Europa... Y esto incita a jugárselo todo.

Ahern está visto como un negociador ágil, que goza de buenas relaciones con los otros líderes europeos. Sus métodos diplomáticos “de detrás del telón” le vendrán bien a la situación actual de los asuntos europeos, mientras que su aparente falta de necesidad de protagonismo es poco común cuando uno se fija en sus homólogos europeos.

Los buenos resultados alcanzados por Irlanda en sus presidencias previas, además de su reputación de “pragmatismo, capacidad para lograr el consenso y resolver problemas y su conducta precisa de los asuntos extranjeros” deberían permitir progresos en distintos frentes. Que eso incluya lograr un acuerdo entre Francia, Alemania, Polonia y España, ¿quién sabe? Ya se puede empezar a apostar…