Europa ataca al titán Microsoft

Artículo publicado el 1 de Abril de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 1 de Abril de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Al condenar a Microsoft con una multa record de 497,2 millones de euros, Mario Monti, comisario europeo de la competencia, se ha otorgado una buena publicidad. Y ha desafiado al gigante estadounidense.

Atacando a Microsoft, la Comisión Europea ha conseguido hacerse enemigos, sobre todo en Estados Unidos. Las medidas de la Comisión son «absurdas» para Bill Frist, líder de la mayoría republicana en el Senado, «lamentables» para Hewill Pate, jefe de la división antitrust del departamento de Justicia. Sin embargo, hace dos años, Microsoft fue perseguido al otro lado del Atlántico por los mismos motivos que en Europa: por «abusos muy graves y continuos» contra las leyes de la competencia, utilizando «una estrategia más amplia, concebida para eliminar los competidores del mercado», según la Comisión. La justicia norteamericana había incluso imaginado que podría obligar a una escisión del gigante de programas informáticos, una solución aún más radical que la adoptada en Europa. Pero debido a un acuerdo con la administración Bush, dichas medidas fueron abandonadas.

«Guerra» transatlántica

¿Un ejemplo a seguir? En una carta abierta a Mario Monti, 10 diputados norteamericanos afirman que debería ser Estados Unidos quien tuviese la prioridad de decidir las medidas a tomar con respecto sus empresas. Y en un documento anexo, dos de ellos van más lejos: «debemos mantener la competitividad de Estados Unidos. Esta decisión va a restringir el acceso de las empresas norteamericanas al mercado europeo. Europa debería reconsiderar su postura». Entonces, ¿Microsoft es el campeón de América ?

Dos filosofías de la competencia

Es una lástima. Porque la verdadera cuestión no esta ahí. Puede que en una cierta filosofía de la competencia. ¿El interés del consumidor estaría en los bajos precios que según Microsoft sería el único en poder ofrecer, o en un mercado competitivo y diversificado? El importe de la multa no es más que un detalle. ¿497,2 millones de euros? Es sólo una gota de agua para la firma de Bill Gates, que conserva una reserva de 50.000 millones de euros en líquido. De todos modos, gracias a su ejército de abogados dispuestos a defender su causa ante la Corte de Justicia Europea, no la pagaría antes de cuatro o cinco años. Las otras sanciones son más problemáticas: obligación de divulgar en un plazo máximo de 120 días las informaciones correspondientes a sus competidores, para que sus productos puedan dialogar con Windows, instalado en el 97% de los ordenadores personales. Ademas, se obliga a poner a la venta en el plazo de 90 días, dos versiones de Windows, una de las cuales sin Media Player, su lector multimedia integrado.

«Longhorn» en el punto de mira

¿Es sólo de un detalle? más bien no. Porque supone atacar un principio que ha dado la fortuna a Microsoft y la muerte de sus competidores: la venta ligada. No se venden ordenadores sin Windows, ni Windows sin Media Player. Si no se quieren hay que desinstalarlos, ¡y eso le cuesta mas caro al cliente! Lo que ha permitido que la firma imponga muy fácilmente sus programas de aplicación. Al atacar Windows Media Player, la Comisión crea jurisprudencia, lo que le permitirá responder a las quejas que conciernen «Longhorn», el Windows nueva generación previsto para 2006, y cuya consigna será la «integracion» de todos los programas posibles… lo que supondría la exclusión de todos los competidores.