Europa dice no a los objetivos económicos de Zapatero

Artículo publicado el 11 de Enero de 2010
Artículo publicado el 11 de Enero de 2010
España pretende coordinar mejor la política económica de los Estados miembro durante su presidencia del Consejo de la UE. José Luis Rodríguez Zapatero reclama objetivos vinculantes de crecimiento y no se amedrenta a la hora de exigir sanciones financieras por su incumplimiento. Los comentaristas europeos, por su parte, muestran rechazo a dichas propuestas.

Il Sole 24 Ore - Italia: Zapatero se equivoca

La dirección en materia de política económica de la presidencia española del Consejo de la UE repite los fallos de la estrategia de Lisboa que debería convertir a la UE en el espacio económico más competitivo del mundo, escribe el periódico financiero Il Sole 24 Ore: "La estrategia de Lisboa ha fracasado porque no ha identificado las prioridades. [...] El método de una coordinación suave [...] se ha mostrado ineficaz donde era necesaria una fuerte intervención europea e inútil cuando, por el contrario, la responsabilidad estaba claramente del lado de los gobiernos nacionales. Para corregir los errores resulta sobre todo necesario comprender dónde se requiere una política coordinada y dónde no existe ninguna necesidad de la misma. [...] Para evitar los errores de Lisboa convendrá concentrarse en las áreas de verdad importantes y traspasar a ellas de manera efectiva la soberanía al nivel del Gobierno europeo".

Der Tagesspiegel - Alemania: Medidas innecesarias

Las sanciones proyectadas contra los países que cuenten con una política económica deficitaria son innecesarias según el periódico Der Tagesspiegel: "A Zapatero le vendría bien algo más de humildad si se tienen en cuenta los desastrosos datos económicos de su país. Pues si sus propuestas llegaran realmente a aplicarse, incluso España tendría que temer las sanciones. Las multas serían sin duda un medio erróneo para obligar a los Estados miembro a mayores inversiones en Educación, Investigación o Desarrollo. Su único resultado sería –en ese punto tiene razón el ministro de Economía alemán Rainer Brüderle con su crítica– únicamente la creación de nuevas estructuras burocráticas. Actualmente, para los miembros de la UE, se trata más bien de buscar una reducción coordinada de sus deudas. En ello debería concentrarse Zapatero, en lugar de encender fuegos artificiales con ideas que no llevan a nada –salvo a un brillo pasajero". 

Delo - Eslovenia: España busca reforzar su propia línea política

El reclamo de sanciones económicas a nivel de la UE por parte del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero responde a consideraciones tácticas, opina el periódico Delo: "A pesar de que Zapatero no ha hecho más que poner sobre la mesa las sanciones como una idea más en el momento en que se comienza a reflexionar sobre las estrategias económicas, llegan de parte del gigante de la UE, Alemania, reacciones de decidido rechazo. La propuesta también ha encontrado oposición entre los países comunitarios que ya van trastabillando al final y que están acostumbrados a las subvenciones de la UE, así como por parte del nuevo presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy. Sólo teniendo en cuenta la posición de rechazo de Alemania se puede prever que España no acabará saliéndose con lo imposible en la cumbre de febrero. Zapatero busca más bien con todo ello reforzar su propia línea política, que ha quedado bastante limitada por el Tratado de Lisboa".